Publicidad

Estivill recomienda no dejar llorar a un bebé por la noche: ¿qué problema hay si solo son unos días y luego no lo recuerdan?

Estivill recomienda no dejar llorar a un bebé por la noche: ¿qué problema hay si solo son unos días y luego no lo recuerdan?
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ayer mismo os comentamos que Eduard Estivill aclaró en una entrevista que su método no se basa en dejar llorar a los bebés para que aprendan a dormir solos y que si alguien lo ha aplicado así es porque no se ha leído su libro.

El caso es que muchos padres sí se lo han leído y aún así han aplicado el método dejando llorar a sus hijos porque así es como han entendido que funciona el tema, y ahora no entienden muy bien a qué viene esto de decir que "un bebé no debe llorar para aprender a dormir", porque en su caso solo fue unos días, unos ratitos, y ahora el niño duerme feliz cada noche y no recuerda aquellos momentos. Pues para dar respuesta a esta inquietud trataremos de responder a esta pregunta: ¿qué problema hay si solo son unos días y luego no lo recuerdan?

En su libro no dice nada de "no dejar llorar"

Lo sé porque tengo el libro. Mi edición es de hace 10 años, pero yo no he sido capaz de encontrar el capítulo en el que dice que el bebé no puede llorar por la noche, o que si llora es que estamos haciendo mal el método. Sí leo que dice que los padres no deben dudar y que ninguno de los dos debe dar su brazo a torcer, porque si no el método no funciona. Estos avisos solo tienen sentido si detrás de la puerta hay un bebé llorando y gritando, porque no creo que se refiera a: "si tu bebé duerme tranquilo en la cuna desde el primer día, manteneos firmes, unidos y no deis vuestro brazo a torcer... solo con que uno de los dos quiera despertarlo el método fallará".

Además, como dijimos ayer, anima a los padres a mentir a los vecinos en caso de que alguien haga algún comentario con respecto al niño, explicando que está enfermo y por eso se queja por las noches, e incluso les avisa de que el niño podría incluso vomitar.

Lo dejo caer, todo ello, para dejar claro lo que dice y lo que no dice el método Estivill.

Pero, si solo son unos días...

Dejar llorar a los bebés

Muchos de los padres que aplican el método no acaban de entender cuál es la queja en contra, dado que después de unos pocos días sus hijos duermen mucho mejor que antes y ya no les llaman por las noches, o no tanto como días atrás. Imagino que serán de esos padres a los que el método les funciona, porque los hay a los que no.

Muchos niños no lloran cada vez menos, sino que lloran cada vez más. Y cada vez más, hasta que después de mucho llorar simplemente caen rendidos, y así noche tras noche, después de una o dos horas de llanto. Esto les genera un estrés terrible que ellos no saben gestionar, porque están gritando, pidiendo ayuda, y no la reciben. Esto, cada noche, es muy duro para muchos bebés.

Otros sí que mejoran con el método y cada cierto tiempo se "desprograman" y vuelven a requerir unas cuantas noches de lágrimas y falta de contacto por parte de sus padres. Suele pasar cuando el niño crece, madura y es más consciente de su soledad, cuando la familia pasa unos días juntos de vacaciones, etc., esto viene a demostrar que lo normal y natural es precisamente que los padres y los hijos duerman cerca por las noches, que los mayores atiendan a los pequeños, porque si lo normal fuera dormir solos no habría que ir aplicando el método en varias ocasiones a medida que el niño crece y madura.

Pero si luego no lo recuerdan

También son muchos los padres que hacen uso de este argumento: que solo son unos días y que esto no les genera ningún trauma porque crecen felices y duermen contentos cada noche, que no recuerdan que sus padres les dejaron llorar unas noches, a ratitos, para que dejaran de pedir lo que sentían que necesitaban.

Es cierto, los bebés no recuerdan eso, pero sí sus cerebros, que crean continuas conexiones neuronales nuevas en base a sus experiencias y acaban por aprender que hay momentos del día en los que no serán atendidos, por más que lo requieran, sí su carácter, sí su personalidad. Para llegar a trauma hay que hacérselo pasar muy mal a un bebé, en todos los aspectos, y no es el caso, pero el que un acto no provoque un trauma no lo hace mejor.

Yo puedo pegarle a mi hijo una vez al día durante dos semanas, porque cuando le digo que no entre gateando a mi habitación va y lo hace y conseguiré que deje de entrar a la habitación y seguro que no tendrá ningún trauma en el futuro, pero eso no hace que sea un método lógico ni correcto.

El problema es que estamos faltando a su llamada de auxilio

Así que el problema es que el bebé llora, nos pide ayuda porque se activa su llamado sistema de "huida o lucha" y nosotros no acudimos. Nosotros sabemos que no le va a pasar nada por estar solo, pero él no. Sabemos que está seguro en su cuna, en nuestra casa sin peligros, pero él no. Y sufre porque la evolución ha determinado que lo más seguro para la supervivencia de los bebés es permanecer cerca de sus padres tanto de día como de noche, y para asegurar que suceda les ha dotado del llanto, como consecuencia de un estado de nervios, estrés y ansiedad en el que se saben totalmente indefensos. Sería el equivalente a ver que en pocos segundos vas a morir, pedir ayuda a gritos, y no recibirla, pese a ver que hay ayuda disponible.

Ese es el problema. Ese, y que cuando un padre o una madre aprende a desoír el llanto de un bebé por la noche, aprende a desoírlo también por el día. No siempre, claro, pero sí en muchos momentos. Y entonces la relación ya no es la adecuada, porque el bebé pide lo que necesita y el padre lo interpreta como le parece: "ahora creo que sí me necesitas, ahora creo que lo que tienes es cuento". "Ahora voy, ahora no". Y así no se puede establecer una relación adecuada de cuidados y demandas, y esto puede generar carencias en los niños, provocando que, en vez de ser personitas más seguras e independientes se conviertan en niños inseguros, dependientes, y a menudo buscando afecto, atención y cariño de los demás, porque sienten que carecen un poco de todo ello.

Fotos | Daniel Lobo, Markus Reinhardt en Flickr
En Bebés y más | Lo que el Dr. Estivill debería explicar (si fuera sincero), Los fetos ya duermen solos antes de nacer y muchos padres les ayudamos a desaprenderlo, dice Estivill, A la hora de dormir, ¿dejarle llorar o ayudarle a coger el sueño?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir