Compartir
Publicidad

Cómo ve nuestro bebé

Cómo ve nuestro bebé
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El bebé nace prácticamente ciego, aunque a las pocas semanas ya reconoce nuestra cara, su sentido de la vista es fundamental para que se relacione con el mundo. Los ojos de nuestro bebé están perfectamente desarrollados al nacer, pero son incapaces de ver, ya que el proceso visual requiere un largo aprendizaje, tanto como diez años.

La vista es el sentido que más tarda en ser efectivo, el cerebro necesita aprender a interpretar lo que sus ojitos van viendo poco a poco. Es un proceso madurativo e intenso sobretodo en su primer trimestre y a partir de ahí va decreciendo poco a poco hasta los cinco años de edad. A partir de esta edad, su agudeza visual es similar a la nuestra, aunque le falta completar ese aprendizaje que se prolonga cinco años más.

Nada más nacer, nuestro bebé sólo ve luces y sombras, sus retinas sólo son capaces de captar los intensos cambios de luz, sus pupilas responden débilmente y sus ojos aún no se mueven. Ve menos de la mitad de lo que vemos nosotros, pero a partir de los diez días de nacimiento ya empieza a fijarse en un punto luminoso, aunque lo sigue viendo borroso y con discontinuidad. Es curioso que a la distancia que enfoca con mayor nitidez, es a la distancia que tiene a la mamá mientras toma el pecho, a unos 20 centímetros, de ahí el vínculo visual que le une a la madre desde los primeros días.

En su primer mes ya enfoca objetos situados a casi un metro, pero lo que más le llama la atención son los rostros de las personas que le rodean. Los objetos que más le seducen son sencillos y en blanco y negro, pero sólo los puede captar si están estáticos, el movimiento lo captan cuando es algo muy voluminoso y lento. Es a partir de los tres meses cuando pueden seguir figuras en movimiento ligero y gira la cabeza hacia él.

Por fin, a partir del cuarto mes, ya empieza a coordinar el movimiento entre el ojo y la mano, se observa sus manos y juega con ellas. Cuando captamos su atención con un juguete, intenta cogerlo, la visión del color empieza a madurar. Al principio sólo diferenciaba los contrastes, pero ahora ya ve distintas tonalidades.

Nosotros debemos ayudarle a desarrollar su sentido visual mostrándole objetos de diferentes formas y colores, es un juego que nos hará disfrutar a toda la familia.

Más información | Terra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos