Compartir
Publicidad

Besos en la boca entre los niños, ¿es normal?

Besos en la boca entre los niños, ¿es normal?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay un hilo muy divertido en Twitter de un padre que relata cuando su hija de seis años le confiesa que le gusta un niño, que lo quiere y que aunque ellos "todavía" no se han besado en la boca, otros compañeros de colegio de su edad sí lo han hecho.

Es normal que como padres hiperventilemos y se nos atragante la comida al darnos cuenta que, de repente, nuestro pequeño angelito que apenas está aprendiendo a leer, piensa en darse besos en la boca con otro niño. ¿Es normal? ¿Cómo deberíamos reaccionar si nos vemos en esa situación?

¿Por qué se besan en la boca los niños?

Aunque nos asuste porque lo veamos como algo "de mayores", es un comportamiento normal entre los más pequeños. Ellos imitan lo que ven hacer a los mayores en la tele, en la calle, o a los padres en casa, pero no lo hacen con la misma intención que tiene un beso en la boca para los adultos.

Cuando dos niños de la misma edad se besan en la boca no están haciendo nada malo. Lo hacen desde la inocencia, desde la curiosidad y es una parte natural de su desarrollo afectivo-sexual. La psicóloga Mamen Jiménez, nos apunta:

"Los besos de los niños no tienen el componente sexual y erótico que tiene para nosotros, los adultos, y eso es muy importante que lo tengamos claro a la hora de valorar estas conductas".

Una muestra de cariño especial

Para los niños, los besos en la boca son una muestra de cariño para una persona especial.

"Piensa en lo que hacéis tu pareja y tú en casa, cuál es el modelo que vuestro hijo está teniendo al respecto. Lo más probable es que os haya visto besaros, por lo que entenderá el beso en la boca como una muestra de afecto a una persona que para nosotros es importante."

Así como nosotros los besamos (a veces en la boca), los abrazamos y les demostramos nuestro afecto, cuando empiezan a relacionarse con otros niños ya no somos sus únicos referentes de amor, y empiezan a surgir sentimientos especiales hacia sus pares.

Y aunque con cuatro o cinco años (incluso con doce) venga a contarte que tiene novio o novia, no te asustes: no es una relación de pareja tal como la interpretamos los adultos.

También es importante apuntar que si nuestro hijo o hija da un beso en la boca y se lo permitimos, no significa que estemos fomentando una precocidad sexual a futuro. Desde que son pequeños tienen curiosidad al respecto y es normal que algunos niños tengan etapas en las que exploren su sexualidad besándose con otros niños, o incluso tocándose.

¿Cómo reaccionar como padres?

En primer lugar, es positivo que nuestros hijos sientan que pueden confiar en nosotros y contárnoslo. En segundo lugar, debemos pensar que si nos enfadamos les estamos enviando el mensaje de que están haciendo algo malo. Y como hemos comentado antes, no lo es.

Si les reñimos o se lo prohibimos, solo conseguiremos que la próxima vez no sienta confianza para contarnos sus intimidades, o nos mienta, y con el tiempo, ambas cosas acabarán afectando la comunicación con nuestros hijos.

Lo que podemos hacer es acompañarlos en esta etapa de su desarrollo, sin juzgar y enviándoles mensajes de normalidad. Tampoco es necesario alentarlos, pero sí mantener una actitud comprensiva.

"Sin resultar invasivos y sin hacer de ello un evento (es mejor educar en el día a día, a través del juego, de las conversaciones o situaciones naturales) sí que resulta conveniente explicarles, por ejemplo, que no deben forzar a otro amiguito a darles un beso si éste no quiere, que debe respetar a los demás siempre…"

También hay que observar algunas influencias que pueden recibir nuestros hijos. Hay niños que por estar más expuestos a ciertos programas de televisión, canales de Youtube, o algunos niños con primos o hermanos mayores, pueden mostrar un interés precoz por estos temas.

Como padres, es importante que controlemos que lo que consumen nuestros hijos sea acorde a su edad de desarrollo para evitar que "quemen etapas" y vivan su infancia con la inocencia propia de esta etapa.

Cuándo debería preocuparnos

  • Si el niño es forzado por otro a dar besos en la boca, o a hacer algo que no desea.
  • Si la diferencia de edad entre los niños es muy amplia (pongamos más de cinco años), ya que las fases de desarrollo de la sexualidad son diferentes.

En Bebés y más | Los niños tienen que poder elegir a quién besar y a quién no, Olivia Wilde comparte una foto besando a su hijo en los labios y le llueven las críticas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos