Compartir
Publicidad
Publicidad

¡Adiós al pañal!

¡Adiós al pañal!
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Guía para enseñar a tu hijo a controlar los esfínteres

El proceso de aprendizaje comienza hacia los dieciocho meses y debe ir siempre acompañado de tu tolerancia y comprensión. Explícale lo que esperas de él. Piensa que, si te despreocupas demasiado del tema, es probable que tu hijo no interprete el mensaje.

Al principio, pon el orinal en el baño. Cuando sea un poco más grande, acompáñalo al lavabo cada poco tiempo, si hace falta cada cinco minutos; si no le sale el pipí no te enfades ni le regañes. Insiste siempre con el mismo ritual para que el niño aprenda a repetirlo de un modo automático.

Acostúmbralo a utilizar el excusado tan pronto como sea posible. Es probable que en un comienzo sienta aprensión por el inodoro: consíguele un asiento adaptador adaptador de los que venden en el mercado (algunos pediatras lo recomiendan especialmente porque sirve de transición hacia el uso del inodoro convencional), ¡o siéntate tú primero para tranquilizarlo con el ejemplo! Cuando creas que ha llegado el momento, sácale los pañales pero deja el orinal a mano. Algunas madres optan por variantes de pañales que parecen ropa interior y ayudan al pequeño a desarrollar la habilidad de subirse y bajarse la ropa para usar el excusado. Este producto es menos complejo que el pañal común y te facilita el trabajo cuando ocurren accidentes (¡que siempre ocurren!); además, aumenta la participación del niño en el proceso porque puede desecharlo él mismo. Pasar de los pañales a la ropa interior desechable puede convertirse en un gran acontecimiento para tu hijo, pues le indica que está en vías de usar ropa interior convencional sin dejar de sentirse protegido. Hay madres que usan esta alternativa para las noches, cuando sus hijos ya controlan esfínteres durante el día, pero siguen teniendo incontinencia mientras duermen.

Felicítalo cada vez que te pida hacer pipí y cada día que consiga llegar a la noche sin haberse mojado la ropa. No te des por vencida, por muy desesperada que estés.

Si orinar le produce dolor a tu hijo, consulta a un especialista. En la mayoría de los casos la enuresis se debe a problemas afectivos o a un retraso en el desarrollo del pequeño. Ahora bien, si al niño se le escapa el pipí durante el día a pesar de haber cumplido ya los cuatro años, si al orinar padece escozor o dolor, si la orina tiene un olor muy fuerte, si se le escapan gotitas incesantemente, debes consultar a tu pediatra; puede tratarse de una infección en la orina y para curarla será necesario realizar algún tratamiento a base de antibióticos. La consulta con el especialista te ayudará a descubrir si tu hijo tiene algún problema físico.

Nota: No olvides que las edades aquí descriptas son orientativas, pues todo depende de la maduración de cada niño

Más información | PottyTraining En Blog de bebés | "Ha mojado la cama: la enuresis":https://www.bebesymas.com/2005/09/17-ha-mojado-la-cama-la-enuresis.php

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos