Compartir
Publicidad

Tres consejos para que tu bebé también tenga una Feliz Navidad

Tres consejos para que tu bebé también tenga una Feliz Navidad
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos días parecen ser frenéticos con mil preparativos. Que los regalos, que la comida, que las visitas, todos asuntos que forman parte de la Navidad, pero que un bebé de pocos meses no puede entender. Cuando llega un nuevo miembro a la familia todo cambia, por tanto debemos modificar algunos hábitos para que el bebé también tenga una Feliz Navidad.

Ante todo, la Navidad es una época del año para disfrutar en familia. Es importante que todos los miembros de la familia lo pasen bien, pero la prioridad es el bienestar del bebé, especialmente si es su primera navidad. Así que os daremos tres consejos para que estos días sean inolvidables.

Evita modificar lo menos posible su ambiente y sus rutinas

Hemos comentado en otras ocasiones que lo más recomendable con un bebé pequeño es que te inviten en lugar de invitar, ya que no es lo mismo tener que ocuparse de preparar la cena, de los invitados y de tu bebé, que llegar a casa de alguien cuando todo está listo. Pero personalmente me he sentido más cómoda las Navidades en las que he invitado a casa. El bebé se siente más a gusto en un entorno que conoce, entre sus cosas, y a la hora de dormir puedes acostarlo donde lo hace cada noche. Además tienes a mano todo lo que pueda llegar a necesitar.

Ya sea que vayáis a otra casa o lo celebréis en tu propia casa intenta modificar lo menos posible sus rutinas. No intentes mantenerlo despierto si tiene sueño para que "disfrute de la Navidad" porque sólo conseguirás que esté molesto. Lo único que necesita es dormir plácidamente más o menos a la hora que suele hacerlo cada noche.

La seguridad del bebé, ante todo

Especialmente si el bebé ya gatea o da sus primeros pasos, ten mucho cuidado con cualquier cosa que pueda suponer un riesgo, como por ejemplo escaleras, enchufes, los adornos del árbol que tanto le llaman la atención, o que se lleve alguna pieza pequeña del juguete del hermano a la boca.

Con mucha gente circulando y un bebé pequeño, evita los descuidos que puedan provocar accidentes. Aunque la cena esté muy entretenida, ocúpate de no quitarle el ojo de encima a tu pequeño explorador.

Los regalos pueden esperar

Un bebé de pocos meses no entiende el significado de los regalos de Navidad, regalos que por otro lado tampoco necesita. Los familiares le compran juguetes súper ilusionados pero lo cierto es que el bebé no puede aún valorar este gesto.

Por tanto, si repartís los regalos por la noche (en casa los damos a las 12 de la noche), no intentéis que el bebé se quede despierto para abrirlos. O bien se le dan antes, o dejáis que duerma tranquilamente y ya se los entregáis mañana.

Los niños pequeños son especialmente sensibles a los estímulos, así que ten en cuenta en todo momento las necesidades de tu bebé para que también tenga una Feliz Navidad. En definitiva, es una fecha especial para que todos disfrutéis en familia, pero para ellos son días como cualquier otro.

En Bebés y más | "En sus primeras Navidades lo primordial son las necesidades del bebé". Entrevista a la psicóloga María López de Hierro

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos