Compartir
Publicidad

No te emborraches delante de tus hijos, no se lo merecen

No te emborraches delante de tus hijos, no se lo merecen
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No voy a negarlo, suelo beber y mis hijos saben perfectamente que papá bebe cerveza, vino u otras cosas que ellos no pueden. Vivimos en un país donde lo más normal es beber alcohol con las comidas o salir a tomar unas cervecitas y yo no soy una excepción, no me oculto de mis hijos cuando bebo (con moderación), por tanto tampoco puedo decir que en este tema sea un buen ejemplo para ellos.

El vídeo que os he traído formaba parte de una campaña contra el alcoholismo de hace varios años que he querido recuperar, para sobre todo, llamar la atención de los efectos que esta enfermedad tiene sobre los hijos de quienes la padecen. Y es que muchas veces no nos damos cuenta de cómo nos ven ellos, no hace falta ser alcohólico, simplemente el que nuestros hijos nos vean borrachos les afecta, somos el espejo en el que se miran ¿qué clase de ejemplo damos ahí? ¿Cuántas veces hemos creído que con un par de copas de más estamos más graciosos y sin embargo los demás no ven lo mismo? No te emborraches delante de tus hijos, no se lo merecen.

No, el alcohol no es bueno

Se de sobra que el alcohol no es bueno, ya no solo para las mujeres embarazadas, ni en pocas cantidades, ni del bueno, ni el más ecológico que podáis encontrar. El alcohol es un oxidante y como tal un producto insano para nuestro organismo. Pero, aún así el alcohol forma parte de mi vida social y la de gran parte de mi familia, vale que la mayor parte del tiempo es en dosis moderadas, pero no siempre es así y algún día la fiesta se alarga mas de la cuenta y cuando te quieres dar cuenta ya no solo es que no puede coger el coche, es que ni siquiera te acuerdas de dónde lo dejaste.

Y si hay algo en lo que me esfuerzo es en que mis hijos no me vean así. No soy un iluso, se de sobra que si no cambian demasiado las modas, en unos cuantos años mis hijos harán lo mismo que yo hice cuando era un adolescente, (aunque en mi fuero interno espero que lo hagan mucho más tarde que yo), se también que va a ser imposible evitarlo, así que lo único que me queda es prepararles para que tengan la cabeza suficiente como para poder parar a tiempo y por ello no quiero que ni yo ni nadie de su entorno sirva para justificar o normalizar el consumo habitual de alcohol, sobre todo en exceso.

Al igual que les protegemos de los males que les rodean y que tantas veces os quitan el sueño, igual que les protegemos cuando están dentro del útero o dejamos de fumar delante de ellos, lo mismo deberíamos hacer en el día a día y vigilar que no estemos mostrando una imagen de excesiva tolerancia ante el alcoholismo.

Somos sus ejemplos, pero al perder el control por el alcohol esos ejemplos se convierten en monstruos salidos de la peor de las pesadillas.

Vía | Neatorama
En Bebés y Más | [Lactancia materna y alcohol, ¿puedo beber si estoy dando el pecho?](Lactancia materna y alcohol, ¿puedo beber si estoy dando el pecho?), Los efectos de beber alcohol durante el embarazo (vídeo)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio