Publicidad

Cuatro formas de escapar de la habitación del bebé

2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Una de las técnicas y habilidades que más se necesitan en el primer año de vida de tu bebé es la de desaparecer sin hacer ruido, sobre todo en esos momentos en los que debemos dejar al bebé durmiendo para pòder hacer alguna de las 300 cosas de la lista de "cosas por hacer" que tenemos pendientes antes de que acabe el día. Aquí os dejamos cuatro formas de escapar de la habitación del bebé.

Y rodar y rodar

¿Quién no ha salido rodando de la cama, o el sofá, donde te has acostado con tu hijo a dormir la siesta? Es sencilla, pero no exenta de peligros. Tenemos que tener en cuenta diferentes factores: - Saber dónde se encuentra el bebé. Parece una tontería, pero el cansancio juega malas pasadas y al final corremos el peligro de salir rodando sobre nuestro pequeño mandando al traste toda la operación. - Verificar que tenemos una vía de escape. Es imporate evitar esas molestas paredes o mesillas de noche que van a molestarnos en nuestra huida. Y ya si intentamos salir del lado más cercano al de la puerta 10 puntos. - Ensayar antes de hacerla, sobre todo si eres alguien grande o estás en el último trimestre de embarazo. Créeme, no estás tan ágil como crees.

Evitar el suelo chirriante

No hay peor enemigo a la hora de salir de la habitación que un suelo que cruje (recuerda cuando eras un adolescente y volvías a las tantas de la noche). Debemos localizar los "puntos seguros" y marcarlos. Una cosa importante a tener en cuenta es la agilidad que nos quede a nuestros años y no poner un punto a dos metros del siguiente.

El cambiazo

Esta técnica ha sacado a la luz a verdaderos mastros del disfraz y el atrezzo. Consiste en salir de la cama dejando un doble o similar en nuestro luga. Es importante no dejar cualquier cosa, así por ejemplo un peluche, la almohada o una prenda nuestra de vestir puede ser una buena opción, pero el perro, una muñeca hinchable o el flotador de la piscina van a levantar sospechas.

La técnica ninja

Es importante a la hora de aplicar esta técnica conocer bien nuestros límites y ser sinceros con nosotros mismos. Salir de la habitación d un doble salto con tirabuzón puede que termine con nuestros huesos en la consulta de la enfermera. No obstante, con los meses todo padre desarrolla el ninja que lleva dentro para este tipo de situaciones.

Vía | youtube
En Bebés y Más |La Navidad con el bebé no siempre es como esperabas (humor) , En el primer año del bebé, los padres pierden más de 700 horas de sueño

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios