Compartir
Publicidad

Cuidando la piel de mi bebé: probamos la gama de Caléndula de Weleda

Cuidando la piel de mi bebé: probamos la gama de Caléndula de Weleda
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando sufres de dermatitis te conciencias bastante con respecto a las fórmulas de los productos que utilizas... claro, cuando llega un bebé te vuelcas a mirar con lupa cada uno de los ingredientes porque no quieres ponerle elementos que puedan perjudicar su delicada piel. Ese es mi caso y por eso los primeros productos que elegí para usar con mi hija han sido los de la gama de Caléndula de Weleda, así que hoy os cuento mi experiencia con ellos.

Estos productos son de origen natural y están elaborados específicamente para cuidar la piel de los bebés. El gel para baño y ducha no contiene jabón y están enriquecidos con extractos de caléndula bio para calman la piel sin irritar los sensibles ojos de los niños. En su fórmula encontramos aceite de almendras dulces, de sésamo, extractos de caléndula y aceites esenciales naturales.

Por su parte el aceite está indicado para el cuidado diario y el masaje del bebé. Se recomienda usarlo después del baño, ya que en teoría previene el desecamiento cutáneo y mantiene la piel suave (y según la marca incluso le ayuda a mantener su temperatura corporal).

En su fórmula encontramos aceite de almendra, extractos de flores de caléndula y de manzanilla y aceites esenciales naturales.

Mi experiencia con la gama de Caléndula para bebés

Yo he sido usuaria de esta marca desde hace mucho por los problemas de piel que sufro, así que estoy familiarizada con ella y siempre me ha dado buenos resultados. Claro, solo había probado productos faciales y corporales para adultos.

Cuando empecé a usarlos con mi bebé lo hacía cada tres días, ya que el pediatra me recomendó usar gel máximo unas 3 veces en la semana para prevenir la resequedad de la piel. Un par de semanas después de nacer empecé a notar cómo comenzó a 'pelarse' (cuestión que es absolutamente normal), pero al cabo de unos pocos días ya estaba perfectamente.

La pediatra también me recomendó poner unas gotas de aceite en el agua de la bañerita para evitar que su piel se resecara, pero debo decir que el experimento no me gustó... no porque no fuese efectivo, sino porque la niña se me resbalaba un poco y el pelo le quedaba con aspecto graso.

El uso que le he dado al aceite es justo el que recomienda la marca: justo después del baño le suelo hacer un masaje con la piel un poco húmeda y se nota que le encanta y le relaja. A mi también, principalmente porque tiene un aroma herbal muy delicado, aunque su tacto graso no me termina de convencer del todo.

El gel me duró aproximadamente 4 meses, ya que un bebé no necesita mucho producto para quedar limpio. Este producto me gustó mucho y definitivamente es muy suave con su piel... de hecho cuando lo terminé empecé otro que me regalaron en una canastilla y noté muchísimo el cambio, tanto que dejé de usarlo.

Sin duda los recomiendo a quienes tengan bebés o niños con la piel muy sensible porque se nota mucho que son productos bastante suaves. Si hay indicios de dermatitis o de descamaciones, definitivamente es para tenerlos en cuenta.

¿Los conocíais?. ¿Alguna de vosotras los ha probado?

En Bebés y Más | Bebé Derma, la nueva gama 'bio' de Weleda para cuidar las pieles atópicas de los pequeños, Dermatitis átopica: la importancia de la detección precoz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio