Compartir
Publicidad

¿Aún no tienes los pijamitas del bebé? Compra los que se abrochen por delante

¿Aún no tienes los pijamitas del bebé? Compra los que se abrochen por delante
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las cosas que como padre nunca entendí es el diseño de muchos pijamitas de bebé, totalmente Father Unfriendly, o lo que es lo mismo: hechos para que al cambiar a tu bebé se despierte, se queje, esté molesto y tengas que volver a calmarlo o dormirlo.

Ahora os lo cuento mejor, pero si os pillo con poco tiempo quedaros con este consejo: comprad los que se abrochen y desaten por delante.

Los bebés tienen que dormir boca arriba

Boca arriba y con la cabeza ladeada, tal y como se recomienda desde que allá por el año 1992 se concluyera que era el modo más seguro de dormir, o el que disminuía más el riesgo de muerte súbita del lactante. Entonces, si los bebés duermen boca arriba, ¿por qué hacen pijamitas con los botones detrás?

Pijamitas del bebé

Porque cuando están despiertos pues mira, lo giras para un lado o el otro y listo, pero por las noches, esas noches en que se despiertan para comer y puedes estar más de media hora para conseguir que vuelva a dormirse, lo último que quieres es desvelarlo demasiado con el cambio de pañal, o despertarlo cuando ves que se ha hecho caca y sigue dormido.

Que me ha pasado un montón de veces: oyes el apretón, la caca salir, y en vez de quejarse sigue dormido. Por un momento te planteas dejarlo así, pero te dices que "pobrecito, se le va a quedar el culo como un mono y no vale la pena"; lo preparas todo para cambiarlo y te das cuenta de que lleva ese maldito pijama que se ata por detrás y acaba cerrando por la zona del culo, por encima. Esto se traduce en que tienes que hacer una extraña maniobra para desatar el pijama por detrás y una aún más extraña maniobra para sacarle las piernas por abajo, quedando las perneras del pijama por delante. Vamos, es un milagro si no despiertas al bebé.

Esos pijamas con botones hasta en las piernas

Entiendo que no cierran tanto, que tienen más huequecitos porque se abrochan por más sitios, e incluso que tardas más en ponerlos cuando los vistes, pero siempre he adorado (casi diría "amado") esos pijamas con botones por delante cuya abertura sigue hasta las piernas, hasta los pies.

Pijamita del bebé

Vas abriendo mientras el peque duerme, solo por las piernas y dejas medio cuerpo expuesto sin que el pequeño casi se entere (no siempre, claro, a veces se despiertan a la mínima, pero si coincide que está en ese momento de sueño profundo es un regalazo).

Estos pijamas no los descubrimos hasta el tercer hijo, en gran parte porque con el segundo aprovechamos los del primero, y qué queréis que os diga, habría besado a la diseñadora, porque más de una noche conseguí los cambios durmientes, esos cambios de pañal en que Guim no se despertaba, tras un momento de máxima tensión, de gota de sudor en la frente y de intervenir casi pidiendo a tu pareja que te vaya pasando los utensilios mientras te alumbra con la linterna del móvil. Acabas, te tumbas y te sientes el rey del mundo.

Y todo porque el pijama se abrocha por delante.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Cómo lavar y cuidar la ropa de tu bebé, Ropa para bebé con cierre magnético, Primera puesta, ¿qué ropa es la más adecuada para un recién nacido?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos