Compartir
Publicidad

Unos tanto y otros tan poco... ¿Con cuánto pelo nació tu bebé?

Unos tanto y otros tan poco... ¿Con cuánto pelo nació tu bebé?
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si tienes ardores, nacerá con mucho pelo. Es solo uno de los mitos más conocidos del embarazo, pero en realidad la acidez de estómago no tiene nada que ver con la cantidad de cabello del recién nacido. Unos nacen con mucho pelo, otros son pelones... ¿con cuánto pelo nació tu bebé?

No penséis que si nace calvito o calvita tendrá menos pelo cuando crezca y tampoco una poblada melena de recién nacido asegura que vaya a tener gran cantidad de pelo de mayor. En general, lo que podemos afirmar es que el pelo del recién nacido es muy fino, haya mucho o poco.

Y como ese primer pelo puede acabar cayéndose en buena medida, no hemos de sacar conclusiones precipitadas, ya que incluso es habitual que el color de pelo del bebé vaya cambiando. Suele ser al principio muy clarito u oscuro, pero con frecuencia va cambiando, oscureciéndose o aclarándose.

El hecho de que el pelo sea tan fino al nacer hace que no sepamos tampoco si lo tendrá liso o rizado. Como en el color, esto dependerá de los genes de los padres, pero pasará un tiempo hasta que se defina claramente.

Otro de los mitos que acompañan habitualmente al pelo del bebé es que no se le puede cortar hasta que tenga un año o, por el contrario, que hay que rapárselo para que le crezca con fuerza. No sucede nada si le cortas cuidadosamente el cabello al bebé.

El primer corte de pelo puede darse cuando lo desees, pero pensando que el cabello de recién nacidos les proporciona bastante calor corporal. Por ejemplo, si hace frío, tal vez convenga esperar a que pase para dejar la cabecita más despejada. Y, al contrario, si hace mucho calor y el bebé tiene mucho pelo, estará más fresquito si lo cortamos.

Por otro lado, raparle la cabecita no va a hacer que el pelo crezca con más fuerza aunque, eso sí, puede que empiece a crecerle más igualado, pues es habitual que a los más pequeños se les hagan pequeñas "calvas" en la parte de atrás de la cabecita (la zona occipital) que es la que más tiempo tienen apoyada. De hecho, es habitual ver pelitos en las sábanas cada día...

Recordemos que muchos bebés nacen con un vello finito, el lanugo, que acaba desapareciendo del cuerpo, aunque puede que a los más "peluditos" les cueste más. En algunos bebés "pelones" este lanugo se confunde con el pelo de la cabeza.

El periodo que va del nacimiento con el lanugo a la salida del cabello definitivo es incierto, pero aproximadamente hasta el séptimo u octavo mes la salida del cabello es irregular; después empieza a ser más constante, aunque a algunos niños tarde más en crecerles el pelo 8sobre todo se nota más en las niñas, a las que se les suele cortar menos la melena).

El pelo del bebé recién nacido

¿Y si tiene costra láctea?

Cuando se produce la transición entre el lanugo y el cabello definitivo puede aparecer la "temida" costra láctea, que es muy común en los lactantes. Se trata de un conjunto de costras blanquecinas o amarillentas que aparecen en el cuero cabelludo o las cejas del bebé y están relacionadas con un trastorno de la piel llamado dermatitis seborreica.

No obstante, la costra láctea no es preocupante y suele desaparecer en pocas semanas sin necesidad de tratamiento. Solo por preocupación estética de los padres se puede decidir ablandar las costras para facilitar su caída, a través de cremas específicas o de aceite corporal de bebés.

Se desconoce cuál es su causa, pero parece que hay implicados factores genéticos y otros externos que influyen. Probablemente sea debido a la producción excesiva de sebo del los folículos pilosos. La cantidad de pelo del bebé no determina la aparición o no de la costra láctea ni tampoco el hecho de que se lo cortemos o dejemos crecer.

Lo que sí puede suceder en algunas ocasiones es que los bebés con costra láctea presenten cierta pérdida de pelo, aunque este suele volver a crecer tras la remisión de la costra láctea. Consulta al pediatra si notas que la costra láctea se va haciendo más amarilla, se extiende o se asocia a enrojecimiento y comezón.

En definitiva, lo más probable es que el pelo del recién nacido se parezca poco a la idea que teníamos y al aspecto que tendrá en unos años. Y vuestro bebé, ¿nació con mucho pelo o con poco? ¿Le cambió mucho al crecer? Seguro que de cualquier modo ahora están hermosísimos...

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | El pelo del recién nacido, Cuidados del pelo del bebé, Cuidados del recién nacido: el primer corte de pelo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio