Compartir
Publicidad
Publicidad

Tomar biberón después del año fomenta la obesidad

Tomar biberón después del año fomenta la obesidad
Guardar
6 Comentarios
Publicidad

La obesidad infantil es una enfermedad cada vez más frecuente en la infancia. Como padres, debemos hacer cualquier cosa que esté en nuestra mano para evitarla. Una de las últimas investigaciones sobre los factores de riesgo vinculados a esta enfermedad entre los niños pequeños señala que tomar biberón después del año de edad fomenta la obesidad infantil.

Se cree que la sobrealimentación al tomar biberón podría aumentar un 30 por ciento el riesgo de obesidad si la costumbre se extiende más allá de los doce meses.

Según un estudio realizado por expertos de la Universidad de Temple y de Ohio y publicado en 'The Journal of Pediatrics', el problema está en el mal uso que se hace del biberón.

Se suele utilizar como tranquilizador, en sustitución del chupete, como forma de conciliar el sueño y haciendo tomas regulares durante el día, excediendo el aporte de calorías que necesita el niño y favoreciendo la obesidad.

Del total de 6.750 niños que participaron en el estudio, el 17,6% era obeso a los cinco años y medio y el 22,3% de ellos tomaba biberones de leche hasta los dos años. La mayoría mantenían este hábito antes de irse a la cama y el resto utilizaba el biberón de forma regular también durante el día.

La prevalencia de obesidad entre los pequeños que mantenían dicha costumbre a los 24 meses era del 23%, frente al 16% de los bebés a los que ya se les había retirado el biberón. Por lo que sugieren que retirar el biberón después de cumplido el primer año es una forma de prevenir la obesidad infantil.

Desde luego que hay otros factores genéticos y ambientales que predisponen a la obesidad, pero los buenos hábitos alimenticios son un pilar fundamental en la prevención de la enfermedad.

“Una niña de 24 meses que se va a la cama con un biberón de leche de casi un cuarto de litro recibe aproximadamente el 12% de sus necesidades calóricas diarias", señalan los autores del estudio.

El biberón de leche (a veces con cereales) no suplanta la cena, se suele dar antes de ir a la cama como complemento de ésta e inductor del sueño, una costumbre que habría que retirar poco a poco cuando el bebé alcanzara el primer año.

Vía | El Mundo Foto | Dawn Ashley en Flickr Más información | JPEDS En Bebés y más | Los lácteos en la alimentación infantil: inconvenientes de la leche artificial (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos