Compartir
Publicidad
Sin bollería ni cereales industriales: propuestas de desayunos saludables para los niños
Nutrición Infantil

Sin bollería ni cereales industriales: propuestas de desayunos saludables para los niños

Publicidad
Publicidad

Hace unos días os contábamos la polémica surgida en Twitter a raíz de la fotografía que publicó una madre nutricionista de su hijo desayunando garbanzos. Muchas personas criticaron esta opción nutricional proponiéndole, además, alternativas nada saludables.

Y es que por desgracia, todavía son muchas las personas que creen que el desayuno o el almuerzo de media mañana debe componerse de ciertos alimentos insustituibles, sin ser conscientes de la cantidad de azúcar oculto y grasas trans que pueden contener. Hemos hablado con María Merino, diplomada en Nutrición y Dietética, sobre las alternativas saludables que podemos ofrecer a nuestros niños en el desayuno.

Un desayuno saludable

Según nos explica la nutricionista, el primer mito que hay que romper con respecto al desayuno es el que lo considera la comida más importante del día.

"El desayuno, pese a lo que se cree, ni es la comida más importante del día, ni es imprescindible. Hay niños que se levantan sin apetito y no hay que forzarles jamás a comer. En estos casos un vaso de leche ó 4 nueces serán suficientes hasta que llegue la hora del patio, donde seguro ya tendrán hambre y podrán desayunar en mayor cantidad el almuerzo que les hayamos preparado"

Hecha esta aclaración, son muchas las personas que todavía creen que el desayuno debe componerse siempre de un lácteo y una ración de cereales (industriales), ya sean cereales envasados, bollería o pan o galletas industriales.

La publicidad, el marketing y la industria alimentaria tal y como está concebida hoy en día pueden llevarnos erróneamente a pensar así. Y si no, reflexionemos un momento el tipo de productos que encontramos en el pasillo del supermercado catalogado como "Alimentos de Desayuno": magdalenas, bizcochos, croissanes, todo tipo de galletas, panes de molde industriales, cacaos solubles, zumos envasados, bebidas lácteas...

Por eso, los nutricionistas insisten en la importancia de huir de este tipo de alimentos procesados y altamente azucarados y ofrecer a los niños alternativas naturales:

"Mi consejo es ofrecer a los niños "alimentos", da igual cuáles sean mientras sean naturales. Siempre sin obligarles a comer y ofreciéndoles alternativas para que sean ellos quienes elijan qué y cuánto comer"

"Dentro de esas alternativas, la oferta tiene que ser siempre saludable y sin opción de productos ultraprocesados tipo bollería, los mal llamados "cereales del desayuno" (cereales comerciales de caja rectangular y colores llamativos), galletas, pastelitos, zumos, postres lácteos..."

Por tanto, ¿qué alternativas saludables y naturales podemos ofrecer a nuestros hijos?

  • Tostadas de pan integral con...

Ya sea en forma de tostada o en bocadillo, podemos acompañar el pan con un chorrito de aceite de oliva, huevos revueltos o tortilla, crema casera elaborada a base de aguacate y leche, o patés vegetales como el clásico guacamole o el hummus, por ejemplo.

El hummus, receta elaborada a base de legumbres, se convierte en una excelente alternativa para acompañar el pan ya que las legumbres son una gran fuente de proteínas de origen vegetal, y en concreto los garbanzos son además proteína de calidad, es decir contienen todos los aminoácidos esenciales.

María nos recomienda un consumo de legumbres mayor de lo que se hace habitualmente, por los múltiples beneficios que aportan: ayudan al control de peso, tienen un alto poder saciante, son ricos en vitaminas, minerales y micronutrientes esenciales para el organismo y son una excelente fuente de fibra.

Desayuno De Tostada
  • Cremas de cacao o de frutos secos

Para los que les guste el chocolate y deseen huir de la clásica crema untable industrial cargada de azúcares y grasas, María recomienda elaborar una crema casera a base de cacao puro soluble y sin azúcar, mezclada con plátanos triturados, dátiles y avellanas.

Y si lo que queremos es una crema elaborada exclusivamente a base de frutos secos, nuestros compañeros de Vitónica nos muestran cómo preparar una crema de almendras o de cacahuetes cargada de nutrientes como magnesio, calcio, fósforo y hierro.

crema de cacahuetes
  • Fruta

Entre las propuestas saludables de desayuno para ofrecer a los peques, no podía faltar la fruta. María recomienda ofrecer cualquier tipo de fruta, entera, picada o mezclada con otras a modo de macedonia pero sin el zumo.

En Vitónica también nos proponen otras alternativas para consumir fruta de forma diferente y muy saludable, a base de mermelada casera para untar en el pan.

Mermelada
  • Lácteos

Además del clásico vaso de leche (sin cacao en polvo, ni azúcar) María nos recomienda ofrecer a nuestros peques un yogur natural sin azúcar ni edulcorantes, al que podemos añadir frutos secos o fruta, por ejemplo.

En Directo al Paladar nos proponen varias recetas para consumir yogur de forma sana y nutritiva como los vasitos de yogur skyr o el crujiente con pomelo y yogur, por ejemplo.

Vasitos De Yogur
  • Galletas caseras y cereales

¿Y quién puede resistirse a unas ricas galletas caseras? María nos anima a olvidarnos de las galletas industriales, que contienen grandes cantidades de azúcar, y preparar nuestras propias galletas caseras. Es cierto que algunas recetas necesitan tiempo, pero quedan exquisitas y son una excelente alternativa para ofrecer un desayuno rico y saludable a nuestros peques.

galletas caseras

Con respecto a los cereales, la nutricionista nos recomienda consumir cualquier tipo de cereal siempre que sea integral. Lo podemos tomar en forma de pan, galletas o repostería casera, o si lo preferimos, en grano entero mezclándolo con el yogur, la fruta o la leche.

  • Tortitas caseras

Las tortitas caseras elaboradas con harinas integrales de diferentes cereales también son una gran alternativa a la hora de desayunar. Podemos acompañarlas de fruta, mermelada casera o crema de cacao elaborada por nosotros.

tortitas caseras

Huyendo de alimentos poco saludables

Como hemos comentado en varias ocasiones, en nuestras manos está educar a nuestros hijos contra los malos hábitos de vida, entre los que por supuesto se incluye el consumo de productos poco o nada recomendables para la salud.

Es un hecho que la cifra de niños obesos ha aumentado considerablemente en los últimos años, y con ella las enfermedades asociadas como la diabetes o las enfermedades cardíacas. La OMS lleva tiempo alertando de este problema y son muchos los organismos, instituciones, asociaciones y profesionales que están tratando de concienciar a la población sobre la importancia de cuidar nuestra alimentación.

La obesidad va ligada a múltiples enfermedades y problemas de salud asociados, y el ejercicio físico y la correcta alimentación son las claves para combatirla.

Eduquemos el paladar de nuestros hijos desde su infancia y reduzcamos drásticamente el azúcar de sus dietas. Huyamos de alimentos procesados cargados de sal y grasas saturadas, y ofrezcamos en su lugar alternativas naturales. ¡Otra alimentación es posible!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio