Publicidad

Se necesitan comedores sociales en verano para la infancia más vulnerable

Se necesitan comedores sociales en verano para la infancia más vulnerable
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya hace unos años que la crisis económica hace más evidente la vulnerabilidad de muchas familias y en especial de los niños. Muchos niños no tienen posibilidades de comer adecuadamente en su casa y para ellos los comedores en los colegios son una salvación (siempre que consigan becas para poder comer, lo cual cada vez está más difícil...).

Por ello, cuando llega el verano y los colegios se cierran a estos niños les desaparecen las únicas comidas aceptables al día. Con el fin de evitarlo, se abrirán muchos colegios durante las vacaciones: los comedores escolares en verano son una triste realidad y creo que necesaria.

Algunos colegios de distintas localidades (cada Comunidad Autónoma lo plantea de una manera diferente) organizan actividades en los meses de julio y agosto a las que pueden acudir los niños en riesgo, donde no solo se come sino que se realizan actividades lúdicas y educativas que también son beneficiosas para los pequeños.

A menudo, entre los juegos y actividades no solo hay una comida, sino que también se introduce desayuno o merienda o incluso se les puede facilitar un "picnic" para la cena. De este modo no se trata solo de un "comedor de urgencia" en el que los niños podrían ser estigmatizados, sino que estos pequeños que en casa tienen una situación económica problemática viven lo más parecido a unas vacaciones, las únicas que tendrán.

En algunas regiones la apertura de los comedores sociales en verano se incluyen en el Plan de Lucha contra la Pobreza Infantil (es un tema llevado por las consejerías de Servicios Sociales, los departamentos de Bienestar social y Familia...) y hace poco hemos sabido que el Gobierno repartirá a principios del mes de julio 17 millones de euros entre todas las comunidades autónomas para que tomen medidas urgentes contra la pobreza infantil.

Un fondo destinado a la financiación de proyectos que garanticen la alimentación y el sustento de menores cuyas familias están en situación de vulnerabilidad, como los comedores sociales. Esperemos que sean muy bien aprovechados esos recursos, porque realmente hacen falta, y ello sin considerar que sean la solución a los problemas, evidentemente.

No obstante, muchas Comunidades se están planteando no abrir estos comedores en verano (o se deja en manos de la "buena intención" de los distintos colectivos sociales o ayuntamientos, echando mano de sus propios recursos) y ello a pesar de que la defensora del pueblo ha señalado la importancia de estos comedores para evitar los problemas de desnutrición de muchos niños.

De momento, solo Andalucía, Aragón y Canarias siguen la propuesta de abrir los comedores en verano y si el resto no lo hace, ¿a qué destinarán esos recursos que reciban del Gobierno central? De nuevo, esperemos que sean muy bien aprovechados para paliar la pobreza infantil y el riesgo de exclusión que no, no están a miles de kilómetros, los tenemos a la vuelta de la esquina.

Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Comedores escolares en verano, una triste realidad, La crisis, ¿enemiga de la buena alimentación?, Unicef publica un informe sobre la situación económica de los niños en diversos países: los españoles mal, claro

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir