Publicidad

Se acabó el pastel (o queda menos) para los fabricantes de leche artificial por el auge de la lactancia materna

Se acabó el pastel (o queda menos) para los fabricantes de leche artificial por el auge de la lactancia materna
4 comentarios
HOY SE HABLA DE

Hace unos meses Eva comentó que como consecuencia de la crisis las tasas de lactancia materna estaban aumentando. Esto repercute obviamente en la salud de los niños, para bien, pero como suele suceder, no todo el monte es orégano, y esta tendencia está perjudicando a los fabricantes de leche artificial, que tiene que buscar otros mercados y otros productos para poder seguir creciendo.

Poniéndolo en cifras, el aumento de la prevalencia de lactancia materna a partir de los seis meses de vida ha aumentado en un 114% entre el año 2000 y el 2010, y se cree que entre el 2010 y 2013 el porcentaje se ha podido incrementar notablemente. Esto ha hecho que desde el año 2008 el mercado de alimentación infantil haya caído un 16%. Es decir, se acabó el pastel para los fabricantes de leche artificial y de alimentación infantil, o mejor dicho, para ser más exactos, queda menos del pastel a repartir.

La crisis y el soporte a la lactancia como responsables

Son muchas las causas que hacen que ahora más mujeres den el pecho a sus hijos, tendencia que probablemente seguirá al alza en el futuro próximo:

  • El aumento del paro: hace que muchas madres sigan sin trabajo cuando el niño ya tiene seis o más meses y que estén en casa con él, pudiendo amamantarle con menos impedimentos y que hace que miren más por la economía y decidan dar la única leche que a una madre le sale gratis.
  • El soporte a la lactancia: con los grupos de apoyo a la lactancia haciendo un trabajo impagable, con cada vez más profesionales de la salud formados y capaces de resolver conflictos y de no dar consejos erróneos, culpables muchas veces del final de las lactancias.
  • Las madres tienen también más y mejor información: gracias a lo anterior, las mujeres dedican más tiempo al cuidado de sus hijos y reciben además más conocimientos relativos a la lactancia materna, que les otorga confianza y el saber que si tienen algún problema hay personas que pueden ayudarles.

Uno de los perjudicados por todo ello es José Campos, director general de la empresa española Laboratorios Ordesa, que en un artículo en El Periódico llegó a afirmar lo siguiente:

El aumento de la lactancia materna y su prolongación es una buena noticia, pero afecta al mercado [...] El pastel de la alimentación infantil se ha hecho más pequeño en España por la lactancia materna y la caída de la natalidad, y además está más disputado por la entrada de nuevos competidores muy agresivos en el precio.

A pesar de ello, Ordesa ha conseguido un crecimiento anual de un 2%, gracias a que han ampliado su gama de productos con la creación de una línea de nutrición para mujeres y otra para personas de la tercera edad. Además, han entrado en nuevos mercados internacionales hasta el punto que el 55% de los ingresos de esta empresa catalana ya vienen de fuera de España. Ahora, al parecer, están tratando de entrar en México, país al que consideran "emergente y con una alta natalidad".

Sin duda, hablamos de datos muy positivos para los niños y para su salud. Es, de hecho, por lo que muchos profesionales de la salud llevamos años luchando, por lograr que cada vez más niños puedan alimentarse con la leche materna de su madre y conseguir que todas las madres que quieran dar el pecho puedan hacerlo, superando obstáculos y problemas.

La consecuencia es que el mercado de alimentación infantil se resiente. Bueno, es lógico. La crisis está acabando con muchos mercados, y la evolución de la sociedad acaba también con algunos estilos de negocio que parecían inamovibles o casi eternos (la compra de CDs de música, por ejemplo, o los videoclubs como fuente de películas). Ordesa se está reinventando y es lo que tendrán que hacer otras empresas si la tendencia es esta. Ley de vida, o ley de mercado, me temo.

Vía | El Periódico Foto | pfly en Flickr En Bebés y más | En tiempos de crisis el Estado debería invertir más en lactancia materna, La lactancia materna nos ahorra 600 euros al año, Por qué muy pocos bebés toman lactancia materna exclusiva hasta los seis meses

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio