Compartir
Publicidad
Publicidad

La leche es la primera causa de alergia en los niños

La leche es la primera causa de alergia en los niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La leche es la primera causa de alergia en niños menores de cinco años, según el alergólogo Pedro Ojeda, secretario de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

La alergia a la leche es la primera alergia alimentaria en aparecer, sin embargo tan solo el 15 por ciento de los niños que la padecen lo siguen siendo después de los 6 años.

La alergia a los alimentos afecta a entre un 2 y un 6 por ciento de la población española, siendo la quinta enfermedad en orden de frecuencia diagnosticada por los alergólogos, tras la rinoconjuntivitis, el asma, la hipersensibilidad a los medicamentos y la urticaria. "La mayor parte de este tipo de alergias suele afectar fundamentalmente a la población infantil, especialmente los lactantes (0-12 meses) y primera infancia. En niños mayores de cinco años, las causas más frecuentes son por el contrario, frutas frescas, frutos secos, pescado y marisco", comentó el doctor Ojeda.

Las proteínas de la leche de vaca suelen ser las causantes de las alergias. Es por ello que un niño alérgico a la leche debe evitar todo alimento que contenga proteínas lácteas.

Pensar en leche y derivados es fácil, pues eliminándolos, junto con batidos, helados, horchata,... parece solucionado el problema. Sin embargo hay muchos productos manufacturados que también pueden contener proteínas de leche como el pan, fiambres, embutidos, pescados congelados, golosinas, conservas, cosméticos y medicamentos. De ahí que sea obligatorio convertirse en un buen detective de etiquetas y buscar las proteínas de la leche en cualquier alimento que nuestro hijo vaya a ingerir.

De hecho, en niños muy sensibilizados hay que tener cuidado incluso con los fotoprotectores o leches hidratantes, puesto que algunas pueden contener suero lácteo.

La edad de aparición de la alergia a la leche depende básicamente del momento en que los niños empiezan a tomar leche de fórmula, ya que es el primer contacto que tienen con las proteínas de la leche de vaca. En la actualidad la máxima incidencia se sitúa entre los 4 y 5 meses de edad.

Esta es una de las razones por las que la leche y los derivados lácteos, incluyendo las leches de fórmula si un niño está tomando pecho, no se recomiendan hasta pasados los 12 meses.

Los síntomas más comunes son cutáneos (eritema, urticaria, angioedema...) que se asocian en un 30% de los casos a vómitos y diarreas.

De manera poco frecuente y siempre de forma aguda pueden aparecer síntomas respiratorios que se inician con edema de glotis, dificultad respiratoria y disfonía. En este sentido, "las pistas sobre las que unos padres deben estar advertidos para sospechar una alergia a la leche es la aparición de ronchas (rojeces y habones) alrededor de la boca, o el resto del cuerpo, con la toma del biberón (o en niños más mayores con otros lácteos), generalmente en los primeros minutos de la toma".

El diagnóstico se realiza mediante la exploración física, la demostración de sensibilización mediada por IgE mediante pruebas cutáneas en el brazo y un análisis de sangre. Estas pruebas tendrían que hacerse cuanto antes, ya que de esta manera se podrá realizar un tratamiento adecuado.

Vía | Europa Press Foto | Flickr (//amy//) En Bebés y más | La alergia a la proteína de la leche en bebés perjudica a nivel familiar, Buena noticia para los niños alérgicos a la leche de vaca, Las alergias más comunes en los niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos