Compartir
Publicidad

La graciosa cara (de esto no me gusta nada) de la bebé que prueba el aguacate por primera vez (vídeo)

La graciosa cara (de esto no me gusta nada) de la bebé que prueba el aguacate por primera vez (vídeo)
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Qué suele suceder la primera vez que un bebé prueba algo nuevo? Normalmente, a menos que sea algo dulce, hace movimientos de cabeza, pone mala cara y a veces hasta lo escupe. A veces no, a veces simplemente se lo come, pero es habitual una reacción como de rechazo, más o menos parecida a la de la niña del vídeo que os traigo hoy.

Hace unos días, una pareja de Pennsylvania decidió que le iban a dar a su hija aguacate y, como era la primera vez que lo iba a comer, decidieron grabarla para ver qué sucedía. ¿La reacción? La que os comento, la niña empezó a hacer gestos y expresiones en plan "esto no me gusta nada", "pero qué demonios me metes en la boca" y "por qué sigues dándomelo". Algo así como un "no entiendo nada" de la niña que hizo gracia a sus padres y que ha conseguido ya más de medio millón de visitas (podéis ver el vídeo a continuación).

¿Entonces es normal?

Si tenéis hijos seguro que lo habéis vivido. Preparar un alimento con toda la ilusión y ver que tu hijo pone unas caras que dan ganas de no dárselo más. Yo siempre explico que sentí algo parecido la primera vez que me tomé una cerveza: el rechazo fue instantáneo, hasta el punto de pensar que estaba bebiendo... (ejem, mejor no lo digo). Es normal que haya sabores que a los niños les choquen de inicio como es normal que haya niños que no digan ni mú y ya desde la primera cucharada se lo coman todo sin rechistar, o que no coman mucha cantidad pero no tengan problemas con los sabores. Así que tanto si se lo come, como si no, sabed que es normal.

¿Qué hacer si sucede algo así?

Ver la cara de la niña del vídeo deja una sensación agridulce. Dan ganas, pobrecita, de no volverle a dar aguacate en la vida. Sin embargo sería un error no hacerlo. Yo, en mi juventud, quise no volver a probar una cerveza en mi vida, pero era la bebida más económica y ante la falta de recursos, cada vez que salía, pedía cerveza. La segunda tampoco me emocionó demasiado, pero cuando llevaba unas cuantas semanas le cogí el gusto y acabó por gustarme.

Algo parecido pasa con los niños: no podemos considerar que un alimento no les gusta hasta que no lo han probado unas cuantas veces. ¿Cuántas? Depende del alimento y depende del bebé, pero se dice que son necesarias un mínimo de 10 pruebas con un determinado tipo de alimento para que un bebé lo vaya aceptando y que a partir de las 12 a 15 pruebas, el bebé ya no tiene problema con dicho alimento. ¿Que llevas esas 12 o 15 pruebas (que no hace falta que sean 12-15 días seguidos) y te sigue poniendo esa cara? Pues oye, igual de verdad no le gusta nada y vale la pena no ofrecerle más por un tiempo. Quizás en el futuro acepte ese alimento y quizás no, pues ya está, que no lo coma. No conozco a ningún adulto que coma por propia voluntad aquello que no le gusta.

¿Qué cara pusieron vuestros bebés?

Los míos también hicieron caras así (no tan expresivas) con según qué alimentos. ¿Y los vuestros? Va, contadnos un poco qué alimentos provocaron más rechazo y si también os hicieron esos gestos de "madre mía, ¿qué me estás dando de comer?".

Vía | 20 minutos
Vídeo | YouTube
En Bebés y más | Alimentación complementaria: las preferencias de los bebés, ¡Vaya caras! Retrato de niños comiendo limón, ¿No quiere probar nuevos alimentos? Lo lleva en los genes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio