Compartir
Publicidad

Especial Alimentación Infantil: recetas para niños de entre uno y dos años (II)

Especial Alimentación Infantil: recetas para niños de entre uno y dos años (II)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nuestro Especial sobre Alimentación Infantil sigue adelante, esta vez, con recetas para niños menores de dos años, introduciendo algunos alimentos que es preferible no haberles dado antes del año (los huevos o el tomate) y otros que, por diferentes razones, no vamos a incluir hasta los 18 meses.

Huevos con tomate

Los huevos empezaremos a partir del año, poco a poco, pues son alimentos alergénicos. Se suele aconsejar poner primero la yema en una sopa, aunque tengo que decir que su sabor de ese modo no suele gustarle demasiado a algunos niños. Pero cuando ya coman huevo va a ser un producto habitual como plato principal o introduciéndolo en la composición de otras recetas.

El plato de hoy, rico en proteínas y con verduras llenas de vitaminas y fibra, seguro que les encanta y además, como es nuestra intención, sirve para la comida de toda la familia, es muy completo: huevos con tomate, patatas y guisantes.

receta de huevos

Primero, coceremos unas patatas, bien limpias y bonitas, con poca agua y haremos un puré con ellas, añadiéndoles un poco de leche siempre que el niño no sea intolerante a la leche de vaca.

Mientras, habremos tomado unos tomates bien lavados, maduros y quitándoles las pepitas, y los coceremos al vapor con una cebolla, triturándolos después. La salsa resultante no es un tomate frito, pero se asemeja mucho en su sabor. Cuando los niños sean más mayorcitos, simplemente podremos hacer el tomate, en vez de cocido, frito con poco aceite una vez sofritita la cebolla.

Por separado coceremos unos guisantes, que darán la nota verde a este colorido plato.

Los huevos van, sencillamente, cocidos. Hay que usar huevos frescos, con la cascara entera y limpios por fuera. Luego los cortaremos en rodajas finas. Es importante, especialmente con los niños, extremas las medidas de seguridad en la preparación de los huevos.

Para montar el plato pondremos las patatas, el tomate y encima, el huevo cocido, e incluso podemos naparlo con una salsa bechamel. Para quienes sean alérgicos al tomate, que es uno de los productos que si pueden causar reacciones en los niños, podemos cambiar la salsa por una hecha triturando zanahoria o calabaza, que consiguen el contraste de colores igualmente.

receta salmon

Salmón con guarnición

Otro plato delicioso y ajustado de precio es el salmón con guarnición, que nos permite incluir el pescado azul sin tener que luchar con las espinas ni con el problema del mercurio que acumulan las especies más grandes como el atún o el pez espada.

El salmón ideal es el que se presenta ya en lomos limpios, aunque, si usamos rodajas, ricas estarán, pero tenemos que limpiarlas con extremado cuidado para los pequeños. El olor fuerte de este pescado a la plancha lo vamos a evitar con las preparaciones que os propongo.

Podemos hacer el salmón al horno, sobre un lecho de cebolla o en una cazuela que no se pegue, sofriendo cebolla muy picada en una cucharada de aceite de oliva virgen y cubriendo luego el pescado con zumo de naranja, dejándo que se reduzca el caldito cociéndolo destapado y a fuego suave.

El acompañamiento ideal es arroz blanco y unas ramas de brócoli al vapor.

receta de bizcocho

Bizcocho casero

Si hemos decidido que es el momento de darle a nuestro hijo dulces, nada mejor que hacerlos en casa, controlando todos los ingredientes. Existen recetas para bizcocho especiales para personas que no pueden tomar ni gluten (del trigo), ni leche, ni huevos, y más adelante os las ofrecerémos, pero ahora vamos a hablar del típico bizcocho casero, sano y riquísimo, ideal para el desayuno o la merienda.

La receta más sencilla lleva un yogurt, 3 medidas de harina (la medida será el vasito del yogurt y puede ser integral), 2 medidas de azúcar (preferible que sea ecológica e integral de caña, que tiene fibra, vitaminas y minerales), un vasito de aceite de oliva virgen y cuatro huevos y un sobrecito de levadura química, pudiendo añadirle un poco de rayadura de limón o naranja para darle sabor, pero igualmente estará rico tal cual.

Podemos ponerle dentro una manzana muy picada o, y este es nuestro favorito, coco rayado (en ese caso reduciremos la cantidad de aceite, de hecho, nosotros ni le ponemos y queda igualmente rico).

Bien batido todo y con las claras a punto de nieve al añadirlas, lo meteremos en una fuente engrasada y al horno a 180 grados aproximadamente una hora. No hay chuchería mejor que esta.

Me han faltado algunos platos deliciosos que ya pueden comer los niños de un año y que son óptimos para que puedan acompañarnos a la mesa, logrando el objetivo de unir nutrición, disfrute y comunicación familiar, en el próximo tema creo que me dedicaré a ellos, porque las legumbres, que ya las pueden comer, deben convertirse en uno de los platos habituales en la mesa familiar. Pensemos que la mejor manera de dar una buena educación nutricional es comer todos juntos y comer lo mismo siempre que se pueda y es el objetivo de nuestro Especial sobre Alimentación Infantil de Bebés y más.

En Bebés y más | Especial sobre Alimentación Infantil en Bebés y más, Especial Alimentación Infantil: recetas para menores de un año (II), Especial Alimentación Infantil: recetas para menores de un año (I), Especial Alimentación Infantil: recetas para niños de entre uno y dos años (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos