Compartir
Publicidad

A debate el uso de las leches adaptadas a partir de los 12 meses

A debate el uso de las leches adaptadas a partir de los 12 meses
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mercado de las leches para bebés es amplio y diverso. Podemos encontrar leches de inicio hasta los seis meses, leches de continuación para niños mayores de 6 meses y leches de crecimiento a partir de los doce meses.

Antes del año nadie pone en duda que la leche de vaca no es recomendable para los bebés, por lo que la opción está clara, o le das la leche tipo 1 o de inicio los doce meses, o a partir de los seis la cambias por la leche tipo 2 (dejando de lado la leche materna, que sabemos todos que es la alimentación ideal).

A partir de los doce meses, sin embargo, aparece la duda del qué hacer. Un bebé puede seguir tomando leche de continuación, puede tomar leche de crecimiento y puede tomar también leche de vaca. Hace ya tiempo que se viene debatiendo acerca de la necesidad (o innecesidad) de dar leche de crecimiento para el periodo que se inicia a los 12 meses y ahora el Ministerio de Alimentación de Alemania ha creado un informe para tratar de arrojar un poco de luz en este asunto.

¿Son recomendables las leches de crecimiento?

Según se comenta en dicho informe, los nutrientes añadidos (no olvidemos que son leches enriquecidas) pueden cubrirse con una dieta saludable, por lo que no es preciso centrarse en el consumo de este tipo de leches. De hecho, el contenido poco controlado de algunos de estos nutrientes hace que aumente el riesgo de ingestas excesivas.

Ante esta situación la recomendación de dicho informe es, a partir del año, pasar a tomar leche de vaca natural, sin modificar y sin enriquecer, o sea, leche de la que tomamos nosotros los adultos.

Qué leche dar a los niños, ¿entera o desnatada?

Las grasas tienen muy mala fama, así que además de eliminarlas lo más posible de nuestras dietas tendemos a eliminarlas también de la dieta de nuestros hijos, cuando resulta que las necesitamos. Resulta además, que ellos necesitan la grasa aún más que nosotros, porque ellos están creciendo y porque sus cerebros, que están desarrollándose a un ritmo vertiginoso, necesitan ácidos grasos para seguir haciéndolo.

Por esta razón se recomienda dar leche entera a los niños y a partir de los dos años empezar a valorar la necesidad de ofrecer lácteos semidesnatados o desnatados, siempre en función de cuál sea la dieta de cada niño (si ya recibe grasas del pescado y de otros alimentos podría tomar semidesnatada, por ejemplo).

Vía | Consumer
Foto | CarbonNYC
En Bebés y más | Las leches de “crecimiento” no son necesarias, Los lácteos en la alimentación infantil: ¿qué leche artificial es mejor?, La leche de continuación no es realmente necesaria para los bebés de seis o más meses

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos