Compartir
Publicidad

Manualidades divertidas: un teléfono

Manualidades divertidas: un teléfono
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Una idea más para los mañosos, una manualidad divertida que consiste en hacer un teléfono. Además de ser un trabajo artístico que pone en funcionamiento las habilidades psicomotrices es además un sencillo experimento científico que acercará a los pequeños a las ondas sonoras y su transmisión.

Necesitaremos un par de vasos de yogurt vacíos o un par de rollos de papel higiénico usados. Si elegimos la segunda opción, que es la que nosotros hemos hecho, precisaremos también cartón y pegamento, para hacer unos círculos y pegarlos en uno de los extremos de manera que no queden huecos en las junturas.

Una vez pintados con acrílicos haremos un agujero pequeño en la base de nuestros cilindros y pasaremos por ellos un cordel, preferiblemente de fibra orgánica, como el esparto. Hay que hacer el agujero del tamaño exacto para que pase el cordel sin dejar huecos. La cuerda, nuestro cable de transmisión, la ataremos con un nudo en la parte interior del cilindro.

Luego empieza la diversión, pues al hablar por uno de los cilindros nos daremos cuenta de que el sonido llega al receptor con bastante claridad y será una experiencia sorprendente para el niño.

Esta propuesta de manualidad divertida y científica de realizar un teléfono puede, además, darnos la oportunidad de hacer otros sencillos experimentos sobre las propiedades del sonido o de las ondas, que seguro que fascinan a los niños, y que os iré proponiendo en temas sucesivos.

Bebés y más | Manualidades divertidas: un pulpo de lana, Manualidades divertidas: cuerda para saltar, Manualidades divertidas: cómoda en miniatura

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos