Compartir
Publicidad

Un abuelo de California crea un parque temático inspirado en Disneyland, en el patio trasero de su casa

Un abuelo de California crea un parque temático inspirado en Disneyland, en el patio trasero de su casa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A tan solo 15 minutos en coche del parque de atracciones Disneyland de California, se encuentra el parque "Dobbsland", una réplica en miniatura que un hombre llamado Steve Doobs ha fabricado para sus nietos en el jardín trasero de su casa.

La ilusión de este abuelo por hacer realidad los sueños de sus nietos comenzó en el año 2008 con una modesta atracción inspirada en la película Piratas del Caribe. Pero, desde entonces, el pequeño parque temático no ha hecho más que crecer y actualmente tiene una capacidad de hasta 50 personas. ¡Os dejará boquiabiertos!

Ingeniero aeronáutico jubilado y fan de Disneyland

Steve trabajó toda su vida como ingeniero aeronáutico de Boeing, y el hecho de haber vivido siempre a escasos minutos del parque Disneyland le convirtió en un gran fan. Por eso, el hombre pensó en la posibilidad de poner en práctica sus conocimientos profesionales para recrear un sencillo parque de atracciones para sus nietos.

Y así fue como comenzó esta increíble aventura, en el momento en que Doobs se jubiló.

Inicialmente, este abuelo construyó una primera atracción basada en la película de Piratas del Caribe. Para ello fabricó pequeños barcos de madera, que decoró con pintura y cañones, a través de los cuales los niños disparaban pelotas de ping pong.

Winni

Después, Doobs inauguró la atracción de Winnie the Pooh, consistente en una acogedora casa habitada por personajes de peluche animados, en donde pueden escucharse narraciones de historias a través de una voz en off.

Otra de las impresionantes joyas de este particular parque de atracciones es el castillo de la Bella Durmiente, con los personajes de Frozen recreando diversas escenas de la película y otras historias temáticas.

Pero sin duda, la "joya de la corona" es una montaña rusa de tamaño adulto y 30 metros de largo, fabricada en madera y PVC, y capaz de alcanzar los 19 km/h. Para su diseño y construcción, Steve pidió ayuda a un equipo de estudiantes de ingeniería de la Facultad en la que actualmente trabaja como profesor.

El parque se completa con un pequeño cine con proyecciones de Disney, espectáculos de muñecas animadas, impresionantes luces y divertidos juegos inspirados en los personajes más entrañables de la factoría.

Este abuelo está tan orgulloso de su creación que quiere que cualquier niño pueda disfrutar de ella, por lo que permite el acceso a "Dobbsland" de forma gratuita y cede sus instalaciones para la organización de fiestas infantiles y cumpleaños.

"Quería mostrarle a mis nietos que todo es posible"

En una entrevista realizada al diario Babble, Steve explicó que con la construcción de este parque de atracciones lo único que pretendía era enseñar a sus nietos que en la vida todo es posible si se trabaja duro y se sueña en grande.

Salvando las distancias (porque sin duda, crear semejante parque de atracciones en el patio trasero de tu casa es algo inigualable), la historia de Steve nos ha recordado a la de otros padres que también decidieron hacer realidad los sueños de sus hijos, con construcciones e inventos que en su momento nos dejaron con la boca abierta.

Hace unos años nos hicimos eco de un padre que había decidido transformar su jardín en una pista de hielo para que sus hijos jugaran a deslizarse en trineo. También nos sorprendió la enorme casa de madera que otro padre, constructor de profesión, había creado para sus hijas.

Y otras historias que también se han llevado nuestra admiración son aquellas centradas en padres de niños con parálisis o algún tipo de dificultad motora, que decidieron vencer todos los obstáculos con grandes dosis de creatividad, imaginación y amor.

Fotos @Disney_Family

Vía Babble

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio