Publicidad

En San Valentín los padres no quieren una noche de sexo increíble, lo que quieren es dormir

En San Valentín los padres no quieren una noche de sexo increíble, lo que quieren es dormir
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando llegan los hijos, cambian muchas cosas en nuestras vidas, y también la relación de pareja. Si antes teníamos citas interminables y noches de pasión, ahora las noches son muy diferentes. Duermes poco, pero no por haber tenido una noche apasionada, sino porque el bebé no te ha dejado pegar ojo más de dos horas seguidas.

Hoy se celebra San Valentín, y según una encuesta online realizada a casi mil padres sobre qué desean sinceramente el Día de los Enamorados, los padres respondieron que prefieren dormir toda la noche sin interrupciones a tener una noche de sexo increíble. ¿Os sentís identificados?

Dormir, lo que más desean los padres

Durante el primer año del bebé, los padres pierden unas 700 horas de sueño. Si lo traducimos, son casi dos horas menos de sueño cada noche durante los primeros doce meses después del parto.

Salvo que os haya tocado un pequeño lironcito dormilón, al acabar el día lo único que quieren los padres es dormir, así sea San Valentín o cualquier otro día del año. La falta de sueño afecta a la salud no solo física, debido al cansancio, sino también a la salud mental influyendo en las funciones ejecutivas y en nuestro estado de ánimo.

Por eso no nos extrañan para nada las respuestas de los padres en la encuesta.

  • Al preguntarles qué es lo que realmente (subrayado realmente) quieren de tu pareja para el Día de San Valentín, no ganaron ni bombones, ni flores, ni una cena especial. La mayoría dijo que el mejor regalo que le puede hacer su pareja es cuidar de los niños para que pueda dormir una siesta.

  • También respondieron sobre cómo es la vida sexual de la pareja después de tener hijos. Un 14 por ciento respondió que ha mejorado, un 25 por ciento que quedó igual y un 61 por ciento dice que ha empeorado.

  • En cuanto al romanticismo en la relación, también malos resultados: un 48 por ciento dice que ha empeorado, frente al 26 por ciento que dice que ha mejorado y un 26 por ciento que ha quedado igual.

Una noche de sueño ininterrumpido, mejor que el sexo

  • Y aquí lo más revelador de la encuesta. Al preguntarles si prefieren una noche de sexo increíble o una noche de sueño ininterrumpido, no hubo lugar a dudas. Un 65 por ciento eligió la segunda opción.
san-valentin
  • Pero no todo es tan malo. A pesar de lo cansado que es tener hijos pequeños, la mayoría concuerda en que la llegada de los hijos fortalece el amor en la pareja. Un 65 por ciento confiesa que tener hijos le ha hecho sentir más profundamente enamorados de su pareja.

Así que, si sois de los que preferís el sexo al sueño, que paséis una noche increíble y si sois de los segundos, os deseamos los menores despertares nocturnos posibles. Y tranquilos, que es solo una etapa que pasará.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir