Compartir
Publicidad

¿Por qué elijo educar a mis hijos varones en el feminismo?

¿Por qué elijo educar a mis hijos varones en el feminismo?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dicen que nuevos tiempos requieren nuevos cambios y muchos de ellos comienzan desde la más temprana edad, es justo ahí cuando todo se inicia, cuando se forman las bases para el resto de nuestra vida. Hoy la sociedad está pidiendo un cambio en sus cimientos, cambios tan esenciales que quizás nuestros nietos no reconozcan esa sociedad de la que habla el abuelo. Pero para ello, para que eso suceda debemos empezar por la educación, una educación alejada de los estereotipos actuales más igualitaria, más feminisita. ¿Por qué elijo educar a mis hijos varones en el feminismo?

¿Por qué educar a los niños en igualdad?

Sé que muchos piensan que por qué cambiar, como hombre se supone que estoy en una buena posición, además no tengo hijas por las que cambiar las reglas del juego, en mi casa ser hombre es lo que toca. ¿Para qué cambiar? ¿Por qué debería enseñar a mis hijos a ser feministas entonces?

Para mi la respuesta es simple, porque quiero provocar el cambio para que puedan vivir en una sociedad mejor.

No es oro todo lo que reluce. Sería estúpido por mi parte pensar que como hombre tengo la vida igual de complicada que si fuera mujer. Tendría que estar ciego para no ver que yo ahora, y mi hijos en el futuro, no tenemos ciertos beneficios por el simple hecho de ser hombres en esta sociedad ordenada entorno a los valores y preceptos patriarcales.

Valores que llevamos tanto tiempo escuchando que han pasado a formar parte del ADN de nuestra sociedad. Ni siquiera pensamos si alguna de nuestras acciones del día a día es o no machista y no lo hacemos porque nos sale de forma automática, sin necesidad de pensar. Es más, lo tenemos tan dentro de nosotros que en muchos casos no sabríamos como actuar de otra manera y no solo los hombres sino también las mujeres y esto es debido a la profundidad a la que tenemos asumidos cierto conceptos.

Cambiemos la educación de nuestros hijos para cambiar el futuro

Pero lo mismo que nos hace actuar valiéndonos de nuestros privilegios sin darnos cuenta que nos estamos aprovechando de situaciones injustas, de tópicos infundados o de situaciones en las que presuponemos cierto tipo de comportamientos sin existir la más mínima lógica o razón para ello, lo mismo que nos hace creernos todo esto no nos deja ver el precio que se paga por ello, porque desde luego, como se suele decir, nada sale gratis en esta vida.

Esa posición privilegiada obliga también a mantener cierto tipo de comportamientos ante la sociedad, nos obliga a reprimir gran parte de nuestra propia naturaleza en beneficio de otra mucho más oscura.

Nos vendieron eso de "los niños no lloran porque no es de hombres", nos dijeron que la mejor forma de resolver los conflictos era a golpes, que nos "daban" a una mujer para nuestra vida y lo compramos, vaya que si lo hicimos y cambiamos compañeras por sirvientas y la justicia por la ley del más fuerte.

Nuestra responsabilidad

Como padre primero y hombre después creo que es mi responsabilidad dar a mis hijos el mejor mundo posible dentro de mis posibilidades, en darles las herramientas necesarias para que ellos puedan enfrentarse por si mismos al futuro. Pero no es el obligarles a aceptar una herencia que marcará su vida para siempre.

Está en mi mano servir de ejemplo para ellos, el enseñarles que hay conductas que a pesar de estar admitidas y muy extendidas no son moralmente aceptables, que hieren y que no aportan nada bueno a nuestras vidas. Que en una sociedad en la que prima el "yo", la obtención de beneficios sin importar el precio, mientras lo paguen otros, debemos de ser quienes les muestren qué está bien o mal.

Como tratemos a los demás, en especial al sexo opuesto será la base del trato que ellos den en el futuro, el respeto empieza por nosotros mismos hacia los que tenemos más cercanos a no dejar pasar ningún comportamiento machista y señalarlo. Como les eduquemos o las herramientas que les demos para educar a sus hijos serán piezas claves de futuro.

Pero no es fácil reconocer y cambiar actitudes que han estado siempre con nosotros, no es fácil, sobre todo para nosotros lo adultos reiniciarse y eliminar el machismo de nuestra vida, probablemente nunca seamos capaces de eliminarlo al 100% pero es seguro que marcando ciertas pautas a nuestros hijos, el tratar siempre con respeto a los demás sean quienes sean, en no callarse ante ciertos comportamientos hará que el futuro sea mucho mejor.

¿Cómo educar a los niños en igualdad?

No es cuestión de eliminar todo lo que suene a "macho" de la vida de nuestros hijos, no tiene el más mínimo sentido sacar a nuestro hijo del equipo de fútbol y apuntarle a ballet o a clases de cocina de la misma forma que tampoco lo tiene decirle a nuestra hija que ya no puede vestirse de princesa, porque el problema no está en ser o no princesa sino en creer que su meta sea ser rescatada por el príncipe o que no pueda ser otra cosa por el hecho de ser niña.

Leer Cuentos 2

No existen juegos o cosas de niños o de niñas.

Una de las frases que más suelo oír en el cole o por la calle es "eso es de niños/niñas". Normalmente la veo usar para hacer que nuestro hijo o hija no siga haciendo aquello que no queremos que haga, cuando lo que deberíamos de decirle es exáctamente eso, que no queremos que siga con esa actitud o jugando a ese juego, o que le tiene que devolver el juguete que ha cogido, pero nunca que ella o él no puede hacerlo porque no haya sido definido para su sexo, porque no es cierto (salvo que haya que utilizar los genitales en la actividad y no conozco yo ningún juego infantil en que haya que hacerlo). Con este tipo de comportamientos estamos creando un muro entorno a nuestros hijos, limitando sus posibilidades y coartando su imaginación. Por no hablar que estamos provocando que el machismo se extienda más allá de nuestra generación.

Reforzar los comportamientos inclusivos de nuestros hijos.

Decirles que las niñas pueden jugar al fútbol también o que no pasa nada si quiere que juguemos a hacer comidas o a peinar a mamá, si quiere muñecas o coches para reyes.

Decirles a nuestras hijas e hijos que no hay nada que no puedan hacer.

Que solo ellos y nadie más que ellos debería decidir sobre su futuro, que incluso las princesas pueden desde cambiar el aceite al coche, operar un corazón enfermo o escribir los cuentos más bonitos, el sexo solo ha sido algo que nos ha venido de forma aleatoria, que marcará ciertos aspectos naturales de nuestra vida, pero no nuestra vida en si.

Y todo esto solo será posible si empezamos a cambiar la educación desde hoy mismo, si les enseñamos a nuestro hijos el camino correcto y no por que hemos ido siempre. Soplan vientos de cambio y no parece que vayan a parar.

En Bebés y Más | Para el primer ministro de Canadá criar hijos e hijas feministas es una necesidad para conseguir la igualdad, Los padres y las madres de hijos varones tenemos mucho que hacer para evitar futuros asesinatos por violencia machista Imágenes |imagesack

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos