Publicidad

Monta una fiesta de cumpleaños para su hijo con autismo y no acude nadie (hasta que Facebook le salva)

Monta una fiesta de cumpleaños para su hijo con autismo y no acude nadie (hasta que Facebook le salva)
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

Esta entrada resume en un momento lo que puede llegar a ser la humanidad. Somos capaces de hacer cosas maravillosas y somos, a la vez, capaces de hacer cosas deleznables. Y lo resume porque lo primero que sucedió fue horrible y lo segundo, esperanzador y de agradecer.

Hace unos días, los padres de Glenn Buratti, un niño de 6 años de edad con trastorno del espectro autista y epilepsia decidieron celebrar su fiesta de cumpleaños invitando a 16 niños de su clase. Nadie acudió. Su madre, triste, lo explicó en Facebook y, de improvisto, el que parecía que iba a ser uno de los peores días de la vida de esa familia se transformó, seguro, en uno de los mejores.

Desahogándose en Facebook

Como muchos hacen cuando algo les enfada o asquea, cuando necesitas contarle a alguien lo que te acaba de pasar, la madre explicó en Facebook, en un grupo de su comunidad, lo sucedido:

Sé que esto puede parecer poco importante, pero mi corazón sufre por mi pequeño hijo. Invitamos a toda su clase (16 niños) a su fiesta de cumpleaños, porque hoy cumple 6 años. No ha venido nadie.

Simplemente lo explicó del mismo modo que lo explico yo hoy, mostrando lo horrible que puede llegar a ser la gente. De los 16, ninguno acudió. Entonces sucedió algo que ni ella podría esperar. Quince niños de la zona, con sus respectivos padres, acudieron a la fiesta de cumpleaños de Glenn.

Pero es que no fueron los únicos. Los bomberos y la policía también fueron a la fiesta y pasaron un buen rato con el niño, con regalos y todo, como podéis ver en estas fotos:

Glenn1
Glenn2
Glenn4
Glenn5
Glenn6

¿Qué clase de persona quieres ser?

No lo digo mucho, pero en más de una ocasión he llegado a hacer esta pregunta a mis hijos. Cuando han hecho algo que no me ha gustado, cuando no han hecho algo que deberían haber hecho, cuando creo que están faltando el respeto a alguien, cuando hacen cosas que probablemente a ellos no les gustaría que les hicieran (pocas veces, ya digo), les digo: "¿qué clase de persona quieres ser? ¿Quieres ser así? ¿Quieres que te recuerden por esto? Porque eres lo que haces." ¿Quieres ser uno de esos niños que invitan a sus amigos y se quedan solos?, habría que decirle a esos niños que no acudieron. Pero claro, los niños no van solos a las fiestas, van con sus padres.

Entonces es a ellos a los que habría que preguntarles: ¿Qué clase de persona quieres que sea tu hijo? ¿Quieres que sea uno de esos niños que no van a la fiesta de un niño porque tiene autismo? Enhorabuena, lo has logrado. Quizás no hayan hecho siquiera esa reflexión, o quizás sí, pero el mensaje que los niños se llevan es terrible, más teniendo en cuenta que lo que más cala en un niño es el ejemplo que les damos.

Menos mal que quince padres con sus quince hijos acudieron a la fiesta, sin haber sido invitados, y menos mal que la policía y los bomberos actuaron de manera increíble ante lo que consideraron una "emergencia". Bravo.

Vía | Upsocl
Fotos | John Buratti
En Bebés y más | Para futuros papás: vuestro hijo os va a querer más que a nada en el mundo, El valor del ejemplo (1): ¿qué enseñamos a nuestros hijos?, El valor del ejemplo (2): vídeo "Children see, children do", Tratando de que nuestros hijos no sean adultos mediocres‏

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir