Compartir
Publicidad
Publicidad

Los padres al volante están de moda

Guardar
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ser padre e ir conduciendo el coche con un bebé se ha puesto de moda en publicidad. Seguramente habréis visto en televisión un par de anuncios de coches que coinciden en el hilo central del argumento: varios hombres, al menos uno de ellos padre, van en un coche con un bebé.

No sé si será la cercanía del Día del padre o que finalmente los publicistas en este sector se han dado cuenta de que tener un coche no es sólo para hombres (el soltero que va a buscar a la señorita a la salida del cole ante la mirada estupefacta-envidiosa del resto de hombres-padres; el hombre-abstracto que saca el brazo por la ventanilla…) o que tener un hijo no es sólo para mujeres (¿hace falta que ponga ejemplos de esto?).

Como reza el primero de los anuncios que vamos a analizar, “Son padres, pero son hombres” (mmmmm… bueno, a las mujeres seguro que también les podría gustar el coche en cuestión, ¿no?). Vamos a ver qué nos presentan estos anuncios de padres al volante.

Renault Scénic y padres preocupados por el bebé

En el primer anuncio, el del Renault Scénic, un grupo de cuatro hombres van tarareando en voz baja una canción, “I love Rock ‘n Roll”. El motivo de que susurren, pronto lo sabemos, es que un bebé duerme en uno de los asientos traseros, convenientemente sujeto a su sistema de retención infantil.

Enseguida descubrimos que los chicos se dirigen al fútbol, como anuncian las camisetas en las que van enfundados algunos de ellos. Pero antes, tienen que dejar al niño con mamá, que está con las amigas tomando un café en una terraza. Una breve parada, “intercambio de niño” y beso a la mujer.

Entonces, ya sin el bebé a bordo, los chicos empiezan a cantar a lo grande la canción que susurraban al principio: ya no molestan al peque y hay que desatar esa “furia pre-futbolera” que unos demuestran así y otros con otros cánticos y agitando banderas gigantes mientras se dirigen en masa al estadio de fútbol.

Por supuesto, el anuncio no deja de incurrir en tópicos (hombres-futbol) y puede que haya algún truco de edición, porque hay un momento en que vemos a los dos hombres en los asientos traseros y parece difícil que ahí vaya la sillita del niño, pero me gusta porque es el padre el que se ocupa del niño (¿estaba con él en casa? ¿lo ha recogido de la guardería?...), y además lo hace bien, no permitiendo que se despierte.

Por cierto, para los marchosos y marchosas que deseen susurrar o gritar esa pegadiza canción, se trata de un tema compuesto por Alan Merrill y Jake Hooker, de la banda británica Arrows en 1975, titulado “I Love Rock ‘n’ Roll”, y que popularizó Joan Jett junto a The Blackhearts en su álbum homónimo editado hace ya casi 30 años.

Mini Countyman y padres más preocupados por el coche

El otro anuncio corresponde al Mini Countryman, y aunque me gusta menos que el anterior, también le encuentro su gracia y sobre todo excepcionalidad en esto de mostrarnos a padres al volante.

En este caso, el anuncio empieza de manera contraria al anterior: los hombres profieren unos alaridos impresionantes, mirando hacia uno de los asientos traseros en los que no sabemos aún qué hay pero que bien podría tratarse de una tarántula gigante o un alien surgiendo de un huevo interestelar.

Ahora sólo vemos tres hombres (las dimensiones de este coche creo que no permiten más pasajeros junto al SRI), algo más jóvenes que los del anuncio anterior. Entonces vemos al niño, que es algo mayor que el bebé del Scénic, y descubrimos la causa de los gritos, ya que el pequeño se está haciendo pipí (o ha empezado a hacérselo).

Por cierto, no sé si el modo en que está sujeto al SRI es el más adecuado para su edad, con el cinturón cruzado. El caso es que buscan el lugar para detener el coche (sin intermitentes o luces de emergencia, por cierto) y sacan corriendo al niño para que haga pipí fuera del auto.

El lema en este caso es “No lo manches por dentro, mánchalo por fuera”, y el anuncio acaba con unos trompos en un terreno fangoso dignos de cualquier competición todoterreno.

El miedo a mancharlo por dentro es algo que probablemente hayamos sentido todos alguna vez al principio de tener hijos pero que como sabréis los que ya sois padres pronto se acaba pasando, qué le vamos a hacer: niños en el coche, coche “menos-limpio”.

Pero bueno, no les quitaré razón a los papis (aunque los anuncios tienden a exagerar las reacciones) cuando se asustan porque un pipí en el asiento del coche es algo bastante grande, aunque también lo sea, por cierto, en la ropa y el trasero del niño.

El tema musical que escuchamos en el anuncio es del grupo The Rights Ons con su canción “Pretty Slick”.

Anuncios de padres al volante: conclusiones

En definitiva, vemos que, con perspectivas similares, ambos anuncios nos muestran esos hombres-padres-futboleros-amantes de los coches-todoterrenos.

Además, los dos dan cuenta de que no todo tienen que ser amplios coches familiares o monovolúmenes para las parejas con hijos. En una época de crisis, esto es de lo más normal, el target o destinatarios de los productos se amplía y adecua a la realidad social: hombres que son padres y además no necesitan coches grandes.

El ser padre no se encuentra reñido con tener un coche más o menos grande, más o menos deportivo, como veíamos en otro anuncio que no me gustaba en su planteamiento y he mencionado más arriba.

Se trata del anuncio de Renault Clio en el que el hombre soltero que va a recoger a su pareja a la salida del colegio (la maestra), mientras que el resto de hombres-padre que van a recoger a sus hijos lo miran a él, a su pareja y a su coche con cierta envidia. Es un ejemplo evidente de que el target de este coche es otro (jóvenes sin hijos) pero es que encima, y esto da para otro post, se huele cierto tufillo despectivo por el resto de hombres-padres.

Sí, los padres al volante están de moda y así lo vemos en estos anuncios de televisión, porque al fin y al cabo ser hombre no está reñido con ser padre, pareja, amigo, con más o menos tópicos, y sea en el coche que sea.

En Bebés y más | La preferencia de los niños por los coches y de las niñas por las muñecas es genética, ¿Podemos comparar el jamón a la Coca-Cola?, Comparativa de monovolúmenes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos