Compartir
Publicidad

La emocionante carta de disculpa de una madre a su suegra después de su muerte

La emocionante carta de disculpa de una madre a su suegra después de su muerte
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La relación de las mujeres con sus suegras cuando devienen madres puede llegar a ser muy complicada; tan complicada que puede haber grandes diferencias relacionadas con el modo de criar o cuidar a los hijos, consejos que la madre no le pidió, comportamientos que pueden considerarse como de suplantación (cuando la suegra se entromete demasiado), etc.

Algo así es lo que le pasó a Tina Plantamura, quien después de una relación muy erosionada con su suegra, y tras su muerte, decidió escribir en Asbury Park Press una emocionante carta de disculpa que tituló: "A mi suegra: yo estaba equivocada, y ya es demasiado tarde".

Unos días después de la publicación se publicó traducida en The Huffington Post, de donde la hemos rescatado para saber y entender cómo esta madre cambió de opinión cuando vio que sus hijos no la echaban de menos por todo lo que les compraba o consentía, sino por quien era.

A mi suegra: yo estaba equivocada, y ya es demasiado tarde

Siempre me robaste protagonismo. Les diste todo lo que querían. Nunca les dijiste que no a nada.

Doble ración de postre. Chucherías antes de la cena. Unos minutos más en la bañera. Dinero para helados.

Lo que tuve que luchar por mostrarte respeto y afecto mientras intentaba que no mimases a mis hijos. Pensé que los convertirías en mocosos egoístas dándoles todo lo que querían. Pensé que nunca aprenderían a esperar, a pedir su turno o a compartir, porque siempre les concedías sus deseos en cuanto abrían la boca.

Los cogías para que se durmieran y los tenías un buen rato en brazos. ¿No entendías que tenían que aprender a dormirse solos?

Corrías hacia ellos en cuanto emitían el mínimo sonido. ¿Cómo iban a aprender a calmarse por sí mismos?

Te guardaba rencor por comprarles los mejores regalos y los más caros para sus cumpleaños y Navidad. ¿Cómo podría yo competir contigo? ¿Cómo crees que me sentía al saber que los mejores regalos -con los que se emocionaban mis hijos- no procedían de sus padres?

Y además, les encantaba pasar las tardes contigo. Les preparabas su cena favorita, tres comidas diferentes para tres niños diferentes. Siempre les guardabas una pequeña sorpresa. Un regalito, un dulce o una chuche especial. No quería que te asociaran con regalos y caramelos. Pensaba que debían quererte por quien eras. Intenté decírtelo, pero no me escuchabas. Seguías consintiéndoles de todas las formas posibles.

Pasé mucho tiempo preguntándome por qué hacías todo eso y cómo podía convencerte para que aflojaras el ritmo. Sé que las abuelas suelen mimar a los niños para después mandarlos a casa, pero lo tuyo me parecía... ridículo.

Hasta que te fuiste.

Tuve que coger a mis hijos y decirles que su abuela había muerto. No parecía posible. Se suponía que ibas a estar ahí en todos los momentos clave: graduaciones, bodas... Pero no, perdieron a su abuela demasiado pronto y de forma demasiado repentina. No estaban preparados para decirte adiós.

Durante esos años en los que quise que dejaras de mimarlos, nunca pensé en lo mucho que los querías. Tanto que se lo demostrabas de cualquier forma posible. La cocina. Los regalos. Los dulces. Tu presencia. La forma en que recordabas cada detalle y cada momento, ya fuera un movimiento perfecto en un partido de béisbol o una nota ligeramente desafinada en un concierto escolar. Tu amor de abuela por ellos no tenía límites. Tu corazón desprendía amor por todos los lugares: tu cocina, tu bolsillo, tus palabras y tus brazos incansables.

No tiene sentido vivir en el arrepentimiento, pero a menudo pienso en lo equivocada que estaba. Me equivocaba en la percepción que tenía de tu generosidad. Mis hijos, ahora adolescentes, te echan mucho de menos. Pero no echan de menos tus regalos o tu dinero. Te echan de menos a ti. Echan de menos correr a tu puerta a saludarte y abrazarte antes de entrar. Echan de menos mirar a las gradas y verte a ti, una de sus mayores fans, sonriendo y embelesada para no perderse nada. Echan de menos hablar contigo y escuchar palabras de sabiduría, ánimo y amor.

Si pudiera hablar contigo una vez más, te diría que cada vez que un bonito momento me roba el corazón, cada vez que les veo alcanzar un nuevo hito y cada vez que me sorprenden por su perseverancia, talento o por sus triunfos, pienso en ti. Y pienso que ojalá te tuvieran de vuelta.

De vuelta para darles tu amor una última vez, como nadie que no sea su abuela puede dárselo. Con tus caramelos y sorpresas. Para hacerles regalos por sus pequeños logros. Para prepararles con esmero sus comidas favoritas. Para llevarles donde quieren. Simple y llanamente porque los quieres.

Ojalá pudieras volver. Lo deseo con todo mi corazón.

Y que te sentaras durante horas conmigo en las gradas. Que volvieras y observaras su actitud decidida, sus esfuerzos y sus rituales cuando está nervioso. Podríamos estudiar la cara de mi hijo y ambas sabríamos sin duda si está confiado, intimidado, sediento o aburrido.

Que volvieras y le escucharas tocar el saxofón y vieras su cara conmigo. Ambas sabemos cuáles son sus canciones favoritas sólo con observar sus ojos cuando toca. Que vieras cómo se remueve en su asiento, mantiene el contacto visual con sus amigos y suspira con alivio al final de cada canción.

Que volvieras y escucharas su tono grave en el coro del instituto. Que te deleitaras con su voz, su alma y su corazón al cantar. Sus ojos verdes brillantes de pasión, cerrados con ternura en las notas más largas.

Te miraría y sabría que nadie lo quiere tanto como tú o como yo.

Que volvieras y lo vieras con toga y birrete. Que vieras cómo el viento le aparta el pelo de la cara y que te maravillaras conmigo al vislumbrar el hombre en que se está convirtiendo. Que te quedaras a mi lado, sin mediar palabra, asombradas por lo rápido que han pasado los años.

Cuanto más pienso que deberías volver, más me doy cuenta de que, en cierto modo, nunca te fuiste.

Ahora lo entiendo. Ahora sé que los querías como podías y sabías. Ahora entiendo que ser su abuela te daba alegrías y objetivos. Por supuesto, sé que no puedes volver, pero sé que tu amor por ellos siempre permanece. Tu amor les formó y les protegió de un modo indescriptible. Tu amor constituye una gran parte de quien son hoy y de en quién se convertirán. Por ello, por todos los caprichos y regalos y por todas las veces que los cogiste y los consolaste (demasiado) o que les dejaste quedarse despiertos hasta tarde, siempre te estaré agradecida.

Y siempre lamentaré que no puedas volver a hacerlo de nuevo.

Tina

Igual estropeo el momento... lo lamento si es así, pero sólo puedo decir una cosa: entiendo cada una de las palabras de Tina Plantamura y en realidad no creo que estuviera tan equivocada. Es un sentimiento lícito de madre el sentirse de algún modo violentada por una persona que, queriendo mucho a sus hijos, los consentía de un modo que para ella era excesivo.

Por explicar un poco lo que quiero decir: cuando íbamos a casa de mis padres con mis hijos, mi padre hacía con ellos lo mismo que hizo con nosotros de niños, que es gritarles y abroncarles cuando hacían algo que le molestaba, para educarlos. Lo hacía desde el amor por ellos, lógicamente, pero yo le tuve que pedir que no lo hiciera, que veníamos a su casa para pasar un buen rato con él y la abuela, que de educarlos ya me encargaba yo, que por favor, se dedicara a disfrutar de sus nietos. Yo no quería que lo vieran como el abuelo cascarrabias.

De haber sido ella, Tina, yo habría hecho lo mismo, si así lo hubiera sentido. Le habría dicho que se estaba excediendo, que era demasiado, que no ponía en duda el amor pero que ella como madre quería hacerlo de otra manera con sus hijos, y que no tenía sentido que se esforzara en enseñarles el valor de las cosas para que luego ella les hiciera creer que todo estaba al alcance de un capricho.

Pero falleció y ellos demostraron cuánto la querían, y entonces fue cuando ella vio cuánto amor había en cada decisión de ella. ¿Habría pensado lo mismo sin dicha pérdida? ¿Se habría disculpado personalmente con el tiempo?

Fotos | Mark Doliner, Asbury Park Press
En Bebés y más | 15 momentos en los que desearías no tener suegra después de tener un hijo, Cuando los abuelos se entrometen demasiado‏, ¿Visitas molestas? No, gracias: el bebé necesita calma‏

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio