Compartir
Publicidad
Publicidad

Heridas, qué hacer y cómo tranquilizar

Heridas, qué hacer y cómo tranquilizar
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Generalmente los niños pequeños suelen lastimarse muy a menudo, esto se debe a sus ansias de explorar, de tocarlo todo y de experimentar. Como consecuencia tienen pequeños accidentes como son golpes, cortes, rasponazos, etc.

Las heridas nos pueden parecer leves pero debemos prestar la máxima atención y sobre todo consolar al niño por muy mínima que nos parezca la herida. Para ello debemos hablarle y tranquilizarle, de esta manera la cura será mucho más fácil.

Si el niño se ha cortado y la herida sangra, lo mejor es presionar con una gasa y cuando pare la hemorragia le aplicamos un antiséptico y luego le ponemos una tirita.

Si es un rasponazo, pueden tener algún cuerpo extraño y debemos sacarlos con unas pinzas esterilizadas con alcohol, después el antiséptico y se deja la herida al aire. En caso de golpe aplicaremos frío a la zona con unos cubitos de hielo dentro de un paño. Aunque es preferible, si se ha golpeado en la cabeza y vemos que está algo mareado o desorientado lo llevemos al médico de urgencias.

A pesar de todo, lo mejor para la seguridad del niño y nuestra tranquilidad es no dejarles solos nunca, de esta forma evitaremos males mayores.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos