Compartir
Publicidad

Cuando la adopción no tiene un final feliz: hablamos con un experto sobre el caso de la niña india de Zaragoza ‘devuelta' por sus padres

Cuando la adopción no tiene un final feliz: hablamos con un experto sobre el caso de la niña india de Zaragoza ‘devuelta' por sus padres
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los medios de comunicación se han hecho eco de un caso excepcional: la de una niña, adoptada en la India en enero, que ha sido entregada por sus padres adoptivos al Instituto Aragonés de Servicios Sociales de Zaragoza, porque tiene realmente 13 años y no siete como indicaban sus papeles.

Nos rompe el corazón pensar el duelo que tiene que estar sufriendo esta pequeña al sentirse rechazada. Aunque tampoco ha tenido que ser una decisión fácil para los padres, tras tantos años esperando tener un hijo para después decidir romper la relación.

Aunque la mayoría de las adopciones internacionales y nacionales tienen un final feliz, también existe un pequeño porcentaje de casos que terminan mal.

Benedicto García, coordinador de la Federación CORA de Adopción y Acogimiento, y padre adoptivo de una niña en la India y un niño en España, responde a nuestras dudas sobre el caso de la niña de Zaragoza en particular y de las adopciones internacionales, en general.

Lo primero que explica es que no se puede establecer una cifras concretas de qué número de niños adoptados son ‘devueltos’ por sus padres, ya que las gestiones son competencia de cada Comunidad Autónoma y no hay una estadística nacional. “Pero sí hay niños que vienen de otros países cuyos padres renuncian a su tutela, un pequeño porcentaje que puede estar entre el 3-5 por ciento de las adopciones”.

¿Cuál es el motivo para que estos padres zaragozanos renunciaran a la tutela de la niña?

Cuando se presenta alguna situación en la que la convivencia familiar es inviable, un padre (no importa que sea adoptivo o biológico) puede acudir al organismo público de la Consejería de Servicios Sociales de su Comunidad Autónoma, para renunciar a la tutela de su hijo.

Se desconoce exactamente las razones que han alegado estos padres adoptivos, pero se presupone que su renuncia ante el Servicio de Atención a la Infancia y a la Adolescencia del Instituto Aragonés de Servicios Sociales de Zaragoza (IASS), se debe a que la niña que fue adoptada en enero (aunque llegó a España en marzo) tiene realmente 13 años y no siete como se reflejaba en sus papeles de adopción.

"Y esto puede ser una posibilidad, ya que cuando un niño llega a su país de destino, sus padres le realizan todas las revisiones pediátricas pertinentes. Y una de ellas puede ser la medición ósea para determinar exactamente su edad biológica".

"Hay que entender que en la mayoría de los países de adopción la información que se tiene de los ‘niños adoptables’ es realmente escasa, por lo que es lógico que pueda existir cierta diferencia de edad entre lo que se estima y la realidad. Estas son pequeñas irregularidades que normalmente no se realizan con mala fe, sino por falta de medios".

"Pero en este caso, la diferencia es tan grande que es lógico que el gobierno indio esté investigando para ver realmente qué ha pasado".

Según informa el artículo publicado en El Heraldo de Aragón, la pareja adoptante se puso en contacto con el Organismo Central de Recursos de Adopción (CARA), afirmando que “fueron engañados respecto a la edad real de la niña, se impulsó el proceso de adopción de la menor dando una información errónea".

Así lo ha declarado Deepak Kumar, director general de CARA, que afirma que se ha formado un comité para descubrir si la agencia de adopción Udaan, situada en el estado central indio de Madhya Pradesh, mintió en la edad de la niña, tal y como afirman los padres.

De hecho, el diario online ha publicado que “la pequeña estuvo escolarizada tres meses en un centro privado de la capital aragonesa en 2º de primaria, curso que le correspondía por sus ‘supuestos’ 7 años”.

¿De quién es la responsabilidad en una adopción internacional?

Solicitud de adopción

De los diferentes agentes que intervienen. Lo primero que hacen los padres es ponerse en contacto con una agencia autorizada de adopción española (ECAIO) quien realizará a la pareja un certificado de idoneidad, donde se establece el país de adopción y la franja de edad del niño para la que ellos son idóneos.

Esa agencia envía la solicitud de adopción a la agencia en la India (u otro país, según el caso) y allí, cuando comprueban que existe un niño adoptable que reúne esas características, se lo hace saber a la agencia española.

Si da el visto bueno al expediente, se lo pasa al organismo de Servicios Sociales de la Comunidad que conforma o no su aprobación. De ser positiva, la agencia española le comunica a la familia que hay un niño asignado para ellos, que son los últimos en decidir si quieren o no hacerse cargo del pequeño.

En este caso concreto las irregularidades con la edad parecen proceder de la agencia de adopción en origen, que en realidad es un orfanato, aunque administrativamente se le denomina agencia de adopción. Según publica el Heraldo de Aragón, ya existe al menos otra denuncia similar contra este centro".

¿Qué pasará con la niña?

Manos del padre y la madre sosteniendo un corazón

"La situación es realmente complicada. Cuando se adopta a un menor en la India, llega a nuestro país siendo ya ciudadano español y pierde la nacionalidad india".

De ahí, que la pequeña permanezca en el Centro de Observación y Acogida de Aragón mientras que instituciones de India y España trabajan para buscar alternativas.

"No niego que se pueda llegar a un acuerdo para que la niña regrese a su país, pero es muy excepcional y propio de este caso por la repercusión mediática que está teniendo, ya que es española de pleno derecho y su vinculación con el país de origen es pasado".

De no llegar a un acuerdo internacional, la niña permanecerá en ‘acogimiento residencial’ mientras se resuelve un posible acogimiento familiar, para el que tiene que existir una idoneidad y un proceso que puede durar meses.

También puede producirse una nueva adopción en España, siguiendo los trámites nacionales, ya que es española. Y mientras llega la resolución, serán los servicios sociales quienes valoren la posibilidad de que la niña reciba terapia para superar estos momentos, como cualquier menor español en acogida.

"Sin embargo, la mejor solución sería que regresara a su país de origen. Aquí llegó en marzo, por lo que su arraigo social seguramente no esté establecido. Tampoco conoce la lengua ni las costumbres, mientras que en la India ha vivido 13 años de su vida y habla el dialecto su Estado. Pero, a nivel administrativo y judicial, es difícil".

Aún así, hay posibilidades, ya que la ministra india de Desarrollo de la Mujer y el Niño, Maneja Gandhi, quiere llevarla de regreso a su país, según escribió en su cuenta de Twitter:

"Es muy desafortunado que una niña adoptada haya sido abandonada en España. He pedido a nuestro embajador en España, D.B. Venkatesh Varma, que la devuelva inmediatamente a la India, donde nos aseguraremos de su reinserción y custodia”.

¿Cuál es la situación de los padres adoptivos?

Cuando las familias regresan del país de origen disponen de un apoyo psicológico, que suelen denominarse ‘sesiones de post-adopción”. Su duración y dinámica dependerá de la Consejería de Servicios Sociales de cada Comunidad Autónoma y supe contar con un gabinete de psicólogos y asistentes sociales, que asesoran a los padres y aconsejan sobre las necesidades de adaptación de su hijo. "En la mayoría de los casos esas sesiones son insuficientes".

"En cuanto a la posibilidad de volver a adoptar, no podrán hacerlo de inmediato, ya que aún están en duelo por una situación dramática. Tras superarlo, deberán pasar por otra valoración oficial que compruebe si siguen siendo aptos para adoptar. Y de ser así, comenzar de nuevo en España o a nivel internacional. Sí pueden simultanear los dos procesos, pero no realizar dos solicitudes para el extranjero al mismo tiempo".

"De cualquier forma, la decisión que les ha llevado a renunciar a su hija, ha tenido que ser realmente dura para ellos también, porque quizás no pueden ver cumplido su sueño de ser padres de nuevo".

Hoy en España se están llevando a cabo un 10 por ciento de las adopciones internacionales que había hace 10 años. Hablamos de unas 600-700 adopciones al año. ¿Las razones?

"Hay que tener en cuenta que aunque en los países de origen se ven muchos niños viviendo en la calle, abandonados, no se pueden adoptar. Un niño solo será ‘adoptable’ si se tiene seguridad de que no existe ningún familiar cercano que pueda hacerse cargo de él".

"Además, tienen prioridad las adopciones nacionales que sí se producen, y los niños que pasan a adopción internacional son mayores (7-8-9 años) o tienen problemas físicos o psicológicos. Son los que se conocen como 'con necesidades especiales'".

Hablamos de que el proceso de adopción puede durar entre 5 y 7 años.

Pero Benedicto García, como coordinador de CORA y sobre todo como padre de dos hijos adoptados y que hoy ya son adultos, no quiere concluir sus valoraciones de la noticia sin señalar que:

“la gran perjudicada es la niña, que al menos ya ha sido abandonada dos veces. Ha tenido que ser horrible llegar aquí y ver como sus nuevos padres también la repudian. Es un duelo muy duro el que tiene que estar viviendo ahora, porque todos, todos los adoptados sin excepción, viven el abandono en algún momento de su vida, por muy pequeños que fueran en el momento de ser adoptados. Y lo digo con conocimiento de causa: mi hijo tenía solo nueve días cuando se vino a vivir con nosotros”.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | "Ya somos familia": un niño de cuatro años celebra su adopción y que pronto será el hermano mayor , La actriz Sandra Bullock pide que se deje de decir "hijos adoptados": son hijos, y punto, Los niños no nacen racistas: la emotiva reacción de dos niñas cuando sus padres les presentan por sorpresa a su nueva hermanita adoptada

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio