Cómo presentar el bebé al hermano mayor: siete consejos para que el momento sea positivo e inolvidable para todos

Cómo presentar el bebé al hermano mayor: siete consejos para que el momento sea positivo e inolvidable para todos
Sin comentarios

Cuando un nuevo bebé llega a la familia, uno de los momentos más esperados por los padres es cuando se lo presentamos al resto de los hermanos. Y es que esos primeros instantes en que ves a tus hijos juntos por primera vez son muy emotivos, y permanecerán por siempre en nuestro corazón.

Si tienes más de dos hijos, seguro que ya cuentas con sobrada experiencia en enfocar este momento de forma positiva. Pero si se trata de tu segundo bebé y tu único hijo hasta el momento acaba de convertirse en hermano mayor, es probable que te surgen miles de dudas sobre cómo llevar a cabo la tan ansiada presentación.

En este artículo queremos darte algunos consejos que facilitarán el momento haciendo que sea inolvidable y maravilloso para todos.

Cuida todos los detalles: la primera impresión es importante

hermanos

Cuando visitamos un lugar por primera vez, hacemos una entrevista de trabajo, conocemos a una persona... inconscientemente comenzamos a fijarnos en decenas de detalles que se quedan grabados en nuestra mente, y que nos generarán una primera impresión positiva o negativa del momento.

En este caso sucederá exactamente lo mismo, por lo que es sumamente importante cuidar cualquier detalle, por trivial que nos parezca, para que el primer encuentro entre nuestros hijos sea agradable y positivo.

Hay cinco aspectos básicos que debemos procurar:

  • La madre debe estar bien

Lo primero y principal antes de proceder a la presentación es que la madre se encuentre en las mejores condiciones posibles. Si está cansada, dolorida, aturdida por la anestesia o incómoda, es preferible posponer el momento hasta que se haya recuperado.

Así no solo evitaremos que el niño se asuste o no entienda por qué mamá no es la de siempre, sino que pueda culpar al bebé del estado en el que se encuentra su madre.

  • Intimidad

Conocer al nuevo hermanito en una habitación atestada de gente pendiente  de las reacciones del niño mayor, no es lo más idóneo. Por contra, es recomendable que la presentación se haga en la intimidad del núcleo familiar, y a ser posible solo con los padres presentes.

  • Ambiente relajado

Procura un ambiente relajado, confiado y alejado de cualquier estímulo que interfiera en la presentación (música, televisión encendida, cestas de regalos al recién nacido...). Debemos conseguir un ambiente sereno y tranquilo en el que no imperen las prisas.

  • Cuida tu lenguaje verbal

Debemos evitar decirle a nuestro hijo cosas como "eres el hermano mayor y tienes que dar ejemplo" o "ahora tienes que cuidar del hermanito". Se trata de frases que los adultos decimos a menudo al niño que acaba de convertirse en hermano mayor, sin tomar conciencia de la repercusión emocional que puede acarrear.

En su lugar, podemos incentivar su colaboración pidiéndole ayuda o haciéndole partícipe de los cuidados del bebé de forma respetuosa y voluntaria.

  • Cuida tus gestos

Pero además de cuidar lo que decimos, también es sumamente importante prestar atención a nuestro lenguaje no verbal, pues los niños son grandes observadores pero malos intérpretes, de ahí que determinados gestos, muecas o actitudes corporales nuestras puedan desorientarle.

Los padres deben ser los encargados de la presentación

hermanos

Al hilo de lo anterior, es recomendable que la presentación del bebé corra a cargo de los padres. En este sentido, quizá nos toque ser asertivos y pedir educadamente la retirada de la escena a cualquier miembro de la familia deseoso de tomar las riendas del asunto.

Si es posible, otorga al niño el privilegio de ser el primero en conocer al bebé

Aunque no siempre es posible, siempre que podamos es conveniente otorgar al niño mayor el privilegio de ser el primero en conocer a su hermanito, después de mamá y papá.

Este detalle no solo le ayudará a comprender el importante hueco que ocupa en la nueva estructura familiar (por delante de abuelos, tíos, primos o cualquier otro miembro), sino que le hará sentirse importante, querido y tenido en cuenta por sus padres.

Evita recibir al hijo mayor con el bebé en brazos

hermanos

Siempre que sea posible y el recién nacido esté tranquilo, es recomendable colocarle en la cunita para tener los brazos libres a la hora de recibir al niño mayor. De este modo, en esos primeros momentos podremos abrazarle, acurrucarle o sostenerle en nuestro regazo de manera exclusiva.

Y es que uno de los mayores miedos de los niños ante la llegada de un nuevo hermanito es que este le robe el amor de mamá y papá, por lo que hay que evitar que se encuentre de sopetón a sus padres (sobre todo a su madre) sosteniendo en brazos a otro niño.

No esperes nada concreto de tu hijo. Solo acompáñale

Aunque todos soñamos con que el momento en que nuestro primogénito vea a su hermano por primera vez sea maravilloso, debemos rebajar nuestras expectativas y aceptar que tan válido es que sonría con dulzura al bebé, le bese o le abrace, como que se enfade, llore o muestre una absoluta indiferencia hacia el recién nacido.

Permite a tu hijo sentir libremente, sin juicios, etiquetas y sin cuestionar su amor de hermano.

Obsérvale y pregúntale lo que siente, acompáñale en ese delicado momento de forma respetuosa y ayúdale a gestionar el maremoto de emociones que probablemente se estén sucediendo en su interior.

Fomenta la conexión entre los hermanos

bebé

Conectar con la persona que tenemos en frente es básico e imprescindible para iniciar una buena relación. Es por eso que debemos permitir que nuestro hijo mayor busque la mejor forma de conectar con su nuevo hermanito.

En algunos casos, esa conexión podría lograrse involucrando al mayor en los cuidados del recién nacido, siempre que así lo pida. En otros, podría ser importante dejarle espacio con el bebé, permitir que lo tome en sus brazos, que lo acune, que hagan piel con piel...

Algunas familias recurren también al intercambio de regalos entre hermanos; es decir, el bebé regala al hermano mayor algo que desea, y el mayor hace lo mismo con el pequeño.

Dedicar tiempo para hablar de lo que supuso su nacimiento

Es normal que los primeros días tras el nacimiento del bebé, el hermano mayor se sienta un poco desubicado por las nuevas rutinas en casa, los cambios de horario y las atenciones que recibe el recién nacido.

Para ayudarle a asimilar y comprender estos cambios podemos recordar con nuestro peque lo que supuso su nacimiento: las anécdotas que vivimos en el hospital o los primeros días en casa, lo que sentimos cuando le vimos por primera vez, podemos revivir algunos momentos divertidos con fotos y vídeos...

De este modo, nuestro hijo mayor comprenderá que al igual que le sucedió a él, el bebé va a necesitar tiempo y espacio para adaptarse a la vida fuera de la tripita de la mamá, y que en ese trascurso de tiempo se sucederán un sinfín de anécdotas y momentos emocionantes que compartirán juntos.

Fotos | Portada; Foto 1 (Foto de Goda Morgan en Pexels); Foto 2 (Pixabay) ; Foto 3 (Foto de Andrea Piacquadio en Pexels); Foto 4 (Foto de RODNAE Productions en Pexels)

En Bebés y Más | Cómo y cuándo decirle al hermano mayor que viene un bebé en camino, Siete cosas que deberías hacer cuando visites a un niño que acaba de convertirse en hermano mayor

Temas
Inicio