Compartir
Publicidad
Publicidad

Y en medio del caos de Irma surge la magia de la bondad humana

Y en medio del caos de Irma surge la magia de la bondad humana
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante estos días hemos visto las terribles imágenes que ha dejado a su paso el huracán Irma en Florida, obligando a desplazarse de sus hogares a millones de personas. Pero el caos y la incertidumbre no son bienvenidas en el Hospital Infantil Johns Hopkins de San Petersburgo, donde el personal sanitario decidió dar una fiesta de cumpleaños a una niña hospitalizada.

Willow Stine fue diagnosticada de leucemia el pasado 8 de septiembre, apenas dos días antes de su tercer cumpleaños y de que Irma entrara de lleno en la península de Florida. Pero los estragos del huracán no pudieron con la empatía, solidaridad y amor de las decenas de personas que hicieron de aquel día, un momento especial para la pequeña.

Héroes de bata blanca

Willow Stine estaba a punto de cumplir tres añitos cuando fue diagnosticada de leucemia y tuvo que ingresar en el Hospital Infantil Johns Hopkins de Florida. Su madre, Jennifer, la acompañaba pero el resto de su familia y amigos tuvo que refugiarse en sus hogares o incluso abandonarlos ante la llegada del huracán Irma.

Por ello, nadie, salvo su mamá, pudo acompañar a Willow en la celebración de su tercer cumpleaños, algo que los trabajadores del hospital quisieron remediar organizándole una fiesta sorpresa con los recursos de los que disponían dadas las circunstancias.

La decoración corrió a cargo de las enfermeras de la unidad, los dulces los aportó la cafetería del hospital y los regalos que recibió Willow fueron donaciones que se hacen al centro durante todo el año.

En este vídeo compartido por el centro hospitalario y que en tan sólo dos días ha alcanzado más de 40.000 visualizaciones, puede verse a la pequeña sorprendida ante esta emotiva sorpresa que con tanto cariño prepararó el equipo médico.

"Los regalos que le hemos hecho son donaciones que las personas hacen durante todo el año, así que cuando nos enteramos de que a la pequeña le gustaba Frozen el equipo escogió los mejores regalos para ella sobre esta temática" - explicó al diario Huffington Post el gerente de relaciones públicas del hospital, Danielle Caci.

La madre de Willow se emocionó hasta las lágrimas con la sorpresa y confesó sentirse muy desorientada con todo lo que está ocurriendo:

"Mi niña tiene 3 años y tiene cáncer, y además tengo otra hija de 4 años que está con mi marido a una hora y media de distancia por culpa del huracán. Sólo estoy tratando de procesar todo esto" - decía

El día posterior a su fiesta de cumpleaños, la niña recibió su primera sesión de quimioterapia con la emoción de lo vivido:

"¡Siempre quise esto!" - exclamaba emocionada cuando abrió sus regalos y vio la muñeca de Elsa.

Personalmente, no he podido evitar emocionarme viendo el vídeo y la felicidad que transmite la pequeña a pesar de su enfermedad. Pero sobre todo, me quito el sombrero ante el gesto de amor desinteresado del personal del hospital que hizo tan feliz a esta pequeña. ¡Ánimo preciosa Willow!

Vía Huffington Post

En Bebés y Más Un niño con cáncer no deja de ser un niño: Día Mundial contra el Cáncer Infantil, Una madre le organiza una boda simbólica a su hija de cuatro años con leucemia, La hora de los perros: un hospital de Madrid permite que los niños reciban la visita de sus mascotas, Hospitales infantiles que luchan contra la enfermedad con imaginación, Unos padres celebran su boda en el hospital donde permanece ingresado su hijo con cáncer

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos