Compartir
Publicidad

Una excesiva protección frente a los microorganismos en la infancia podría aumentar el riesgo de asma

Una excesiva protección frente a los microorganismos en la infancia podría aumentar el riesgo de asma
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que el asma es una enfermedad respiratoria, especialmente frecuente en la edad infantil, y que afecta a los niños más pequeños, es algo por todos sabido. Especialmente por los padres que tienen algún hijo diagnosticado de esta patología, que, en muchos casos es leve y desaparece con el tiempo; pero que, en otros, puede ser de tratamiento complicado, además de prolongarse.

Por eso, cada noticia o hallazgo que surge en torno a este cuadro suele armar un pequeño "revuelo", entendible en cuanto que cualquier padre desea estar al tanto de si ha aparecido algo nuevo que pueda ayudar a su hijo.

En este caso, la noticia está muy clara, según un nuevo estudio, aparentemente muy serio (está realizado por tres universidades, nada menos que Harvard, Tsukuba y Birmingham): un exceso de protección frente a los microorganismos en la infancia, podría aumentar el riesgo de asma.

Como todo estudio, siempre es conveniente analizar una serie de aspectos, para no sacar conclusiones que puedan llevar a error, por precipitación en la interpretación de los resultados.

Aspectos fundamentales del estudio

Según el trabajo, parece que el asma es más frecuente en niños que, de pequeños, han tenido una menor exposición a ciertos microorganismos.

La hipótesis de salida fue plantearse que, de forma paradójica, el aumento de la frecuencia de asma pudiera estar relacionado con una menor exposición a estos gérmenes, gracias a las mejores condiciones higiénicas que, poco a poco, se van alcanzando en muchos países.

El estudio ha sido realizado con ratones, en los que se vio que el contacto con el virus de la Gripe A, de pequeños, hacía que cuando alcanzaban la edad adulta, tuvieran menos posibilidades de padecer asma. Al parecer, el contacto con este virus fomentaba el desarrollo de un tipo de células defensivas (las denominadas "NKT"), que podrían proteger de la aparición de asma.

Otro de los aspectos que destaca el trabajo, muy complejo, es que quizás se podrían enfocar tratamientos para el asma, basados en la activación de poblaciones de células "NKT".

Pero... ¿qué significa todo esto?

Pues realmente, no mucho, a efectos prácticos: es un estudio muy serio, pero realizado en ratones, en circunstancias muy controladas, con gérmenes seleccionados, y con conclusiones parciales.

Si nos fijamos, el proyecto no termina de concluir si lo útil es que el niño entre en contacto con determinados microorganismos cuando es pequeño (cosa que suena, a todas luces, muy rara); o bien que nuevos tratamientos de esta patología pueden basarse en este hallazgo, sobre todo si se confirma que es cierto que la proliferación de células "NKT" puede contribuir a proteger a los niños (cosa que parece algo más lógica).

Sin embargo, y como suele ocurrir con cada avance, son necesarios más estudios, para confirmar que se camina en la dirección correcta, pues un error de interpretación a este nivel puede hacer que se inviertan años y millones de euros en investigaciones que, en muchas ocasiones, no obtienen resultados.

Por eso es importante tomar este tipo de estudios con cautela. Con esperanza también, por supuesto, pues se abren nuevas vías de estudio y desarrollo de tratamientos.

Pero nunca sacar conclusiones precipitadas del tipo "si mi hijo padece más infecciones de pequeño, luego no tendrá asma", porque evidentemente pueden ser muy peligrosas, además de falsas!

Vía | Jano Foto | The Journal of Clinical Investigation | En Bebés y Más | Diez datos sobre el asma, La lactancia materna reduce el riesgo de asma en la infancia, Un estudio relaciona el consumo de hamburguesas con el asma infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos