Compartir
Publicidad

Una comunidad antivacunas de Holanda sufre una epidemia de sarampión (otra vez)

Una comunidad antivacunas de Holanda sufre una epidemia de sarampión (otra vez)
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha vuelto a pasar. Les ha vuelto a pasar. Entre 1999 y el año 2000 la población del llamado Cinturón Bíblico holandés, que es una zona que cruza el país de un lado a otro y donde la mayoría de personas son calvinistas, que rechazan las vacunas por motivos religiosos, sufrió un brote de sarampión que afectó a 3.292 personas, con 150 ingresos hospitalarios y cuya mayor mancha fue la muerte de tres niños.

Les ha vuelto a pasar porque se ha declarado que dicha comunidad antivacunas está sufriendo actualmente una nueva epidemia de sarampión. Por el momento se han declarado 466 casos de niños afectados, aunque se cree que podrían ser muchos más, por tratarse de un tipo de población que no siempre acude al médico ni avisa a las autoridades sanitarias.

Ahora el RIVM (Instituto Nacional de Salud Pública) ha puesto en marcha una campaña para vacunar de urgencia hasta a 6.000 bebés de entre 6 y 14 meses. Obviamente, se trata de una campaña informativa de cumplimiento voluntario porque allí, igual que aquí en España, las vacunas son opcionales.

Difícilmente se vacunarán

Si después de un brote como el de los años 99 y 2000 los calvinistas siguen sin vacunar a sus hijos está claro que no lo harán ahora por un brote, al parecer, menor. Se trata de una confrontación entre conocimientos y fe, entre ciencia y creencias, y nada se puede hacer cuando considera que los virus y las enfermedades forman parte del plan de Dios y que no son más que pruebas que les pone Dios a los niños.

Los médicos raramente pueden visitarles, excepto si hay efectos secundarios de las enfermedades que puedan considerarse graves. Por esta razón, porque pueden ver los casos más problemáticos, se sabe que entre los afectados hay dos casos de encefalitis y dos de neumonía. Además, un niño está muy grave y cinco más se consideran en estado grave.

Y en el 71 sufrieron una epidemia de poliomielitis

Si miramos aún más atrás, esta comunidad lleva ya unos cuantos brotes de enfermedades porque en 1971 sufrió una epidemia de poliomielitis en la que murieron cinco niños y quedaron con secuelas cuarenta y cuatro. Está claro que si no han cambiado de opinión tras tantas décadas, no lo harán ahora.

El brote no está controlado

Como la mayoría de población está sin vacunar y son por lo tanto susceptibles de contagiarse (el riesgo de contagiarse sin vacuna es 224 veces mayor que con ella) se está liando la marimorena en el país. Los políticos sostienen que deberían vacunarse y vacunar a los niños para evitar que la enfermedad se siga disipando y que siga afectando a la población. Los predicadores, en cambio, siguen diciendo que "no hay nada por encima de la Biblia".

Hasta la fecha, como hemos dicho, tienen las de ganar, porque la vacunación es opcional. Sin embargo, son muchos los políticos que están empezando a sugerir un cambio en la legislación para que el Estado proteja a los niños de las decisiones de sus padres. Contrarios a ellos, los profesionales del RIVM, que están preparando las más de 6.000 cartas dirigidas a los calvinistas con información sobre el sarampión y la recomendación de vacunar a los niños, sostienen que en el resto del país el porcentaje de vacunación es muy alto y que ese éxito se debe, muy probablemente, a que las vacunas no son obligatorias, ya que de ser así, de haberse impuesto el calendario, el rechazo habría sigo seguramente mayor.

Es una pena, pero sirven como argumento en defensa de las vacunas

Es una pena, de verdad, que piensen que todo lo que sucede es porque Dios lo quiere así, negándose a que los médicos visiten a sus hijos (a menos que sea grave) y negándose a vacunar. Sin embargo, el que tengan esas creencias y las defiendan a capa y espada ayuda a los que creemos que las vacunas son un beneficio para nuestros hijos a tener argumentos. En pleno siglo XXI, con agua corriente, electricidad e higiene suficientes, no vacunar a los niños les pone en riesgo de padecer enfermedades relativamente graves que pueden llegar a poner sus vidas en riesgo.

Vía | El País Foto | Dave Haygarth en Flickr En Bebés y más | Qué dice la liga para la libertad de vacunación acerca de las epidemias de sarampión, Carlos González responde a la pregunta: "vacunas sí o vacunas no", Por qué no vacunar a los niños hace peligrar la salud de todos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio