Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Sabes cuando los médicos dicen que hay que hacer el ciclo completo de antibióticos? Podría ser un error

¿Sabes cuando los médicos dicen que hay que hacer el ciclo completo de antibióticos? Podría ser un error
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que tenemos un problema importante con las bacterias y los antibióticos es algo que nadie pone en duda. Las bacterias se hacen cada vez más resistentes (ya se habla incluso de las superbacterias, para las que no hay tratamiento posible), provocando una menor eficacia de los antibióticos; el abuso de estos provoca, además, alteraciones en la flora intestinal porque no solo muere la bacteria que se quiere eliminar, sino también muchas de las bacterias "buenas" que habitan nuestro cuerpo.

Una de las soluciones para prevenir o reducir este problema era la recomendación de cumplir adecuadamente los tratamientos y no dejar el jarabe aun cuando los síntomas ya hubieran desaparecido. El problema es que esta indicación podría ser un error, porque si se toma antibiótico más días de lo necesario, también se provocan resistencias.

Demasiados días tomando antibiótico

Según leemos en El Mundo, un estudio publicado en la revista British Medical Journal ha llegado a la conclusión de que dicha recomendación, la típica que los pediatras nos dicen siempre a los padres: "Tienes que acabar la pauta de antibióticos, porque si no, se crean resistencias", podría estar equivocada si tenemos en cuenta que en muchos casos, los tratamientos son demasiado largos.

Y es que si hacer un tratamiento demasiado corto es un problema porque puede ser insuficiente para acabar con la infección bacteriana que se quiere controlar, hacer un tratamiento demasiado largo puede serlo también porque, aunque se pensaba que así se evitaba el riesgo de que aparecieran resistencias, resulta que es así, precisamente, como se provocan.

Los tratamientos largos refuerzan las bacterias que no mueren

Antibióticos

Nuestro cuerpo está lleno de bacterias que conviven con nosotros sin que eso nos suponga un problema. Las tenemos externamente, en la piel, y las tenemos internamente, sobre todo en los órganos del sistema digestivo.

Mientras todas están en equilibrio relativo, no suponen ningún riesgo para nosotros, y de hecho aportan múltiples beneficios para nuestro sistema inmunitario. Sin embargo, en el momento en que una de las bacterias empieza a replicarse por encima de lo deseable, aparece una infección que produce una amigdalitis, una otitis, una neumonía, etc.

Entonces el médico indica un tratamiento antibiótico, que se intenta que sea el más sensible para la bacteria a tratar, pero que no lo es para todas las bacterias que habitan en nuestro cuerpo. Un tratamiento muy corto puede no acabar con la bacteria a controlar, y la infección vuelve, siendo necesario repetir el tratamiento. Un tratamiento muy largo sí acaba con la bacteria, pero como no ataca a algunas de las otras bacterias resistentes a dicho antibiótico, consiguen hacerse aún más resistentes.

Dicho de otro modo: cuando el antibiótico acaba con la bacteria A (por llamarla de alguna manera), que es la que está provocando una infección, pero no acaba con la bacteria B, que simplemente está en el cuerpo tan tranquila, y A tarda mucho en volver a aparecer, porque el tratamiento es más largo de lo ideal, B se hace más fuerte contra ese antibiótico; se hace más resistente todavía, y la persona tiene entonces más riesgo de sufrir, en adelante, una infección por la bacteria B, que resulta que por ser más resistente será más difícil de tratar.

En la búsqueda de los días exactos

Así, el nuevo reto de los investigadores es encontrar el número de días necesarios para acabar con una infección, para evitar sobreinfecciones en caso de dar antibiótico pocos días, y evitar resistencias en caso de darlo más días. Por ahora, y bajo la premisa de que necesitan más estudios para determinar en qué momento es seguro detener los tratamientos, han realizado un cuadro como este (compartido también en 'El Mundo'), donde se muestra que las pautas actuales de tratamiento podrían ser demasiado agresivas:

Propuesta antibióticos

¿Se puede dejar el antibiótico cuando ya no haya síntomas?

Si es esta la pregunta que os sugiere esta entrada la respuesta es un rotundo no, porque podríamos caer en el error de acabar antes de tiempo. El mensaje no es: "Los que dejabais el antibiótico antes de tiempo lo estabais haciendo genial", sino "Seguid cumpliendo con la pauta que os diga el médico, mientras se revisa cuál es la mejor pauta para cada enfermedad y para cada edad, según la gravedad de cada caso".

Quizás de este modo consigamos que los antibióticos, que llevan décadas salvando muchas vidas, sigan haciendo su función unos cuantos años más.

Fotos | iStock
En Bebés y más | El uso de antibióticos al inicio del embarazo podría aumentar el riesgo de aborto espontáneo, Y tú, ¿usas bien los antibióticos?, Administrar antibióticos durante los primeros tres años de vida deteriora la flora intestinal del bebé

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos