Publicidad

El pediatra que usa el arte de la distracción para que los bebés no se enteren de las vacunas

El pediatra que usa el arte de la distracción para que los bebés no se enteren de las vacunas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las vacunas son imprescindibles para proteger a nuestros hijos de enfermedades prevenibles, pero es uno de los momentos que peor lo pasamos, tanto los padres como los niños en la consulta del pediatra. Es por eso que se agradece la actitud de profesionales como el del vídeo que os enseñamos para conseguir que los niños se enteren lo menos posible del pinchazo de las vacunas.

Casi ni se da cuenta

Sin importar la edad que tengan, recibir un pinchazo no es agradable para los niños porque (obviamente) duele. Y a los niños pequeños les molesta aún más porque no entienden por qué una persona les hace daño. Ellos todavía no entienden que es por su bien, así que lo más interesante es tratar de conseguir que lo lleven lo mejor posible.

Una de las técnicas para aliviar el estrés y el dolor del pinchazo de las vacunas es lograr desviar la atención del bebé o niño, ya sea haciéndole juegos, hablándole de cualquier otra cosa, o cantándole, como hace este pediatra, en cierto modo para 'marear' y hacer reír al niño.

La técnica de distracción

Saber utilizar el arte de la distracción es muy importante en estos casos. Y no solamente cuando hablamos de bebés.

Cuando son más pequeñitos se habla de hacerles succionar, incluso de engañar a su cerebro con algo que les guste succionar, algo relativamente dulce. Ya sabemos que dar el pecho ayuda en esos momentos. También se puede recurrir a su juguete favorito, un libro, o música para distraer al bebé.

Cuando son algo mayores, ponerle un vídeo en el móvil con sus dibujos favoritos puede ayudar a desviar la atención del niño y hacer menos molesta la vacunación. Y si hablamos de niños mayores y adolescentes, puede oír su música favorita, entretenerse con juegos o vídeos en dispositivos móviles, hacer respiraciones profundas...

Lo que hace este pediatra es un ejemplo a seguir. Niños y padres lo pasamos bastante mal durante la vacunación y hacer que casi no se note que le han pinchado es un gran alivio para todos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir