Compartir
Publicidad

Las primeras gafas del niño

Las primeras gafas del niño
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es muy importante que desde el nacimineto se preste atención a los ojos del bebé. Los problemas de visión en la infancia son mucho menos "problemas" si conseguimos detectarlos a tiempo, por eso son necesarios los controles médicos periódicos realizados por un oftalmólogo.

Podemos llevarnos sorpresas, lo digo por experiencia. Hace cosa de un mes llevé a mi niña a un control por un leve estrabismo y salimos de la consulta con una receta para gafas por un astigmatismo bastante alto. Y eso que nunca se había quejado de ninguna dificultad para ver.

Por suerte, se ha tomado muy bien la novedad y enseguida salimos a elegir unas gafas que le gustaran. Pero antes de comprar, es preferible estar informados sobre los requisitos que deben cumplir las primeras gafas de un niño.

● Por empezar, es conveniente que el niño participe en la elección. Que opine en cuanto a formas, colores, y por supuesto, comodidad, ya que en definitiva será quien las lleve buena parte o durante todo el día.

● La montura debe ser ligera, flexible e irrompible. Hay que tener en cuenta que cuando se les coloque el cristal no deben ser pesadas y deben que ser fácilmente manipulables por el niño.

● Hay algunas monturas metálicas que incorporan almohadillas ajustables en el puente siendo bastante cómodas para los pequeños pues se adaptan mejor a la nariz.

● Las patillas no deben apretar encima de las orejas ni quedar muy por detras de ellas, sino se deslizarán y podrían caerse facilmente cuando mire hacia abajo. Hay algunas monturas con bisagras flexibles que se abren hacia el exterior.

● Los cristales deben ser orgánicos, son más finos, más ligeros y más seguros. En caso de accidente hay menos probabilidades de que se rompan.

● Las cintas para sujetar las gafas son muy recomendables para los niños pues evitan que se deslicen o se caigan mientras juegan, corren o realizan sus actividades cotidianas.

● Es recomendable tener un par de gafas de repuesto. Hay algunas tiendas que por poca diferencia de precio, e incluso gratis, ofrecen un segundo par.

● Si el pequeño no se toma muy bien la noticia de tener que llevar gafas debemos animarle de alguna forma. Podemos acudir a libros donde los personajes usen gafas, recordarle algún amigo, primo o pariente que las lleve, ver fotos de niños con gafas...

● También es conveniente hacer un plan de acostumbramiento del uso de las gafas empezando por una hora al día que vaya aumentando paulatinamente. Hay que tener en cuenta que el niño tiene que acostumbrarse a llevarlas.

Más información | Unav En Bebés y más | La importancia de los controles de visión En Bebés y más | Atención a los ojos del bebé En Bebés y más | Problemas de visión infantil En Bebés y más | Llevar gafas es un engorro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos