Compartir
Publicidad
Publicidad

El tabaquismo pasivo causa 165.000 muertes anuales en niños, según la OMS

El tabaquismo pasivo causa 165.000 muertes anuales en niños, según la OMS
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Noticias como esta siempre son un motivo de preocupación entre los pediatras.

Y es que según un estudio que publica la prestigiosa revista The Lancet, y del que se hace eco la web española Jano, el tabaquismo pasivo causa 165.000 muertes anuales en niños.

Y ojo que esto lo suscribe no sólo la revista, de reconocido prestigio, sino que la propia Organización Mundial de la Salud publica este dato en su web, como uno de los más preocupantes actualmente.

Aún así conviene matizar una serie de aspectos, muy importantes para comprender los datos del estudio y, sobre todo, sacar las conclusiones que nos ayudan a revertir esta situación.

Datos sobre el efecto del tabaquismo pasivo en niños

Lo primero a destacar es que los datos se refieren al año 2004, ya que este es el último año en el que la OMS dispone de datos con los que poder hacer una estadística tan global.

Los resultados afirman que el 1% de las muertes producidas en el planeta se deben al tabaquismo pasivo. Es una afirmación muy seria, ya que estaríamos afirmando que 165.000 niños murieron como consecuencia de ello.

La clave de esto reside en que casi la mitad de los varones y un tercio de la población femenina e infantil están expuestos de forma pasiva al humo del tabaco de forma más o menos habitual. El problema es que la mitad de las muertes por tabaquismo pasivo se dieron en mujeres, ocupando el segundo lugar los niños y el tercero los varones.

La mayoría de las muertes se produce en los países más pobres, asociadas a enfermedades infecciosas, cuyos efectos se agravan con la combinación con el hunmo del tabaco.

¿Qué conclusiones podemos sacar de este estudio?

Los datos del estudio se refieren al año 2004. Los más "atrevidos" protestarán diciendo que esos datos están desfasados, y es posible que lleven razón.

Sin embargo también es posible que el desfase haga que datos de años posteriores puedan ser peores que los presentados, ya que muchas de las medidas antitabaco que por fin se están aplicando en muchos países, son posteriores al año al que se refieren los datos; por lo que estos aún podrían ser peores en años como 2005, 2006 ó 2007, por ejemplo.

Y aún con estas medidas en marcha, está por ver el impacto real que tienen en nuestra salud y sobre todo en la de nuestros pequeños, ya que como todos sabemos estas medidas aún no son del todo "completas": aún hay muchos locales donde es fácil que el humo pase de la zona de fumadores a la de no fumadores; o simplemente que no se respeten esas áreas, como ocurre incluso en los hospitales, donde por desgracia no constituye ninguna sorpresa descubrir fumando no sólo a integrantes del personal (casos excepcionales y generalmente criticados por los compañeros, afortunadamente)... sino a los propios pacientes, en cualquier hueco o escondite que puedan encontrar dentro del recinto.

Por otro lado, es muy importante destacar que, a pesar de su menor exposición, los niños pequeños y las madres sufren muchísimo más las consecuencias del tabaquismo pasivo.

Este dato es tan llamativo que debería replantear mucho los hábitos del tabaco en los progenitores que fumen en casa: el Estado, los gobiernos autonómicos, locales, etc, pueden hacer mucho por mejorar la calidad de vida de todos en general con las prohibiciones sobre fumar en sitios donde pueda ser perjudicial para otros.

Pero si esa actitud no se lleva a cabo en las propias casas, entonces el daño seguirá produciéndose, con las terribles consecuencias que vemos en el estudio.

Qué podemos hacer para evitar el tabaquismo pasivo en niños

La respuesta es clara... no fumar. De acuerdo en que es drástica, pero este post es una excelente oportunidad para plantearse dejar de hacerlo. Al fin y al cabo el tabaco produce casi seis millones de muertes directas al año, una cifra brutal.

Pero es que encima vemos que, de forma pasiva, mata anualmente al 1% de la población mundial, afectando nada menos que a 165.000 niños.

En caso de fumar, la recomendación es evitar hacerlo delante de los niños, y procurando salir al patio interior o terraza, si es posible.

Pero la mejor opción es, desde luego, por los propios papás y por sus hijos, dejar de hacerlo.

Al fin y al cabo, ¿no está un padre dispuesto a todo por sus hijos?

Foto | Energetic Spirit | Flicker Licencia CC

En Bebés y Más | Se prohibirá fumar en los parques infantiles, Altos niveles de agentes cancerígenos en niños fumadores pasivos, Perjuicios del tabaco para las mujeres, El humo del tabaco afecta a 700 millones de niños, la mitad de la población infantil mundial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos