Compartir
Publicidad
Publicidad

El exceso de higiene debilita el sistema inmune

El exceso de higiene debilita el sistema inmune
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Ya lo hemos comentado en alguna ocasión: niños limpios, pero no estériles. Lo mismo se podría decir del entorno. Los niños que crecen en un ambiente excesivamente limpio, tienen muchas más posibilidades de sufrir algún tipo de alergia, ya que su sistema inmunitario necesita unas mínimas dosis de gérmenes para estar activo y sano.

Un poco de suciedad puede ser bueno porque mientras los bebés exploran su alrededor, su sistema inmune se entrena para reconocer a los verdaderos agentes infecciosos, y su cuerpo se va poblando de bacterias amigas que protegerán y ayudarán a trabajar a su cuerpo.

Es muy probable por tanto que el exceso de protección de los niños frente a su entorno sea la causa del aumento de las alergias, las dermatitis y algunas enfermedades del sistema inmune.

A la falta de entrenamiento o inmadurez del sistema inmune se atribuye, en buena parte, que las alergias a alimentos hayan pasado entre 1992 y 2005 de afectar de un 6% a un 15% de los niños; que la dermatitis atópica haya aumentado de un 5% a un 11% y que las alergias respiratorias hayan pasado de un 75% a un 80%.

La disminución de la biodiversidad bacteriana en el cuerpo humano también podría influir en otras enfermedades relacionadas con el sistema inmune, como la diabetes, la obesidad e incluso la esclerosis múltiple, otra de las enfermedades que más ha aumentado en las últimas décadas.

Aunque el exceso de higiene es una explicación para este incremento, hay que tener en cuenta otros factores hereditarios o ambientales: la contaminación, el hecho de haber cambiado nuestros hábitos alimentarios con comida tratada y que usamos más medicamentos, antibióticos y detergentes, entre otros.

Estos datos se han puesto de relieve en esta ocasión gracias al proyecto Microbioma Humano en el que investigadores de todo el mundo están construyendo un mapa de las bacterias que habitan en el cuerpo humano, en zonas como la boca, la piel y el intestino.

No se trata de no ser limpios o descuidar la higiene corporal o ambiental, pero no se puede tratar de esterilizar o de ser asépticos por completo.

Vía | El País En Bebés y más | Limpieza extrema, Evitar gérmenes peligrosos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos