Compartir
Publicidad
Publicidad

El exantema en la infancia

El exantema en la infancia
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El exantema es una erupción cutánea asociada a una enfermedad sistémica o general, habitualmente de causa infecciosa. Los exantemas son más frecuentes en la infancia que en ninguna otra época de la vida, y probablemente nuestros hijos los presentarán en algún u otro momento.

En la mayoría de las ocasiones se deben a infecciones virales autolimitadas, pero algunas veces son la manifestación de una enfermedad grave.

Los exantemas son de aparición acusada, tienen una presentación cambiante y sólo constituyen un signo clínico que puede ayudar a diagnosticar la enfermedad, aunque generalmente ésta se diagnostica a posteriori.

En los niños son numerosas las enfermedades que cursan con exantema. Algunas de ellas de causa todavía desconocida y sin un tratamiento efectivo, y otras que se acompañan de fiebre en algún momento de su presentación, como en el caso del exantema súbito o sexta enfermedad, lo cual ocasiona alarma familiar y es, en muchas ocasiones, el principal motivo de consulta.

El primer paso en el diagnóstico será establecer si el proceso es o no infeccioso. La fiebre es el dato fundamental: su ausencia constituye en todo momento de la evolución del exantema un dato para dudar de la etiología infecciosa de éste, aunque no la excluye totalmente.

Hay enfermedades que cursan con fiebre y exantema y que requieren atención urgente o rápida. Éstas son: la enfermedad de Kawasaki, el síndrome de shock tóxico estreptocócico o estafilocócico, las reacciones medicamentosas y el síndrome de Stevens-Johnson.

En ocasiones, es la fiebre la que precede al exantema, como en el caso del exantema súbito que afecta a muchos bebés en el primer año de vida.

exantemabebe2

Clasificación de los exantemas

Hay varios tipos de exantemas, y cada uno de ellos puede estar causado por virus, bacterias y otras causas, con características diferentes y que suelen afectar a grupos de población específicos. Por sus características físicas, estas erupciones pueden ser:

  • Exantemas maculosos y maculopapulosos.
  • Exantemas petequiales y purpúricos. Cualquier exantema petequial o purpúrico es un signo de alerta que requiere una atención urgente y una evaluación analítica para descartar una infección meningocócica.
  • Exantemas que cursan con eritrodermia difusa.
  • Otros exantemas: síndrome boca-mano-pie, pitiriasis rosada, pseudoangiomatosis eruptiva...

La mayoría de los exantemas en niños menores de 4 años se debe a infecciones por enterovirus, adenovirus o herpesvirus 6 y 7. Sin embargo, la prevalencia de enfermedad meningocócica también es mayor por debajo de los 2 años de edad que en cualquier otra época de la vida.

Las infecciones por parvovirus y la escarlatina ocurren, sobre todo, en niños escolares, mientras que las infecciones por Mycoplasma pneumoniae lo hacen en escolares y adolescentes.

Los exantemas víricos más frecuentes eran numerados según iban siendo descritos y diferenciados de los previos, así el primero es el sarampión, la escarlatina el segundo, la rubeola el tercero... La quinta enfermedad es el eritema infeccioso, causado por el parvovirus B19 y la sexta es el exantema súbito o roseola del lactante...

Como vemos, hay muchas clases de exantemas o erupciones cutáneas en la infancia, y ante su presencia, hemos de acudir al pediatra para que valore y haga el diagnostico adecuado, así como para prevenir complicaciones asociadas a los casos graves.

Más información | AEPAP, La piel, SEPEAP Fotos | treehouse1977 y Gracie and Viv en Flickr - CC En Bebés y más | A partir de los seis meses hay que vacunar contra el sarampión, Atención al sarampión, La varicela y su vacuna, Fiebre del bebé: ¿cuándo ir a Urgencias?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos