Compartir
Publicidad

¿Dónde quedaron los polvos de talco?

¿Dónde quedaron los polvos de talco?
6 Comentarios
Publicidad

Hoy quiero hablar un momento, sólo un ratito, de los grandes olvidados de nuestra era: los polvos de talco.

Quiero hablar de ellos porque en su día fueron elemento imprescindible en el cuidado de nuestros culitos, tanto, que muchos aún los recordamos que aquellas épocas en que los padres sujetaban con una mano los tobillos del bebé mientras con la otra hacían el gesto de agitar el tarro para que los polvos de talco salieran a propulsión directos a la zona perianal y a nuestras ingles.

Tan acostumbrado a ellos estaba yo (que he tenido dos hermanos menores), que siempre había pensado que al ser yo padre los utilizaría también. Sin embargo hace ya un tiempo que se dejaron de utilizar, básicamente porque eran perjudiciales para los niños.

No es que afectaran de ningún modo a su piel. Eran maravillosos para proteger la zona del pañal y evitar escoceduras y dermatitis, sin embargo tenían un problema, que eran polvos.

Al ser polvo su uso provocaba una nube blanca que los niños inhalaban con bastante facilidad. La inhalación de sustancias extrañas puede provocar infecciones respiratorias, así que hoy en día, teniendo productos tópicos que hacen la misma función que el talco, no tiene sentido que se siga utilizando y por eso, precisamente, no se utiliza ya.

Algunos padres aún los tienen por si hay que ponerlos en los pies de sus hijos (si sudan), pero ya digo, a nivel del culito del bebé, hoy tenemos cremas de pasta al agua que hacen maravillas y que son las culpables de que los bebés de hoy en día no conozcan un tubo de plástico con una tapa giratoria de la que salía despedido un humo blanco que daba gustito en el culito y que además olía bien (a mí me olía bien, vamos).

Foto | Joe Shlabotnik
En Bebés y más | Intoxicación por polvos de talco, El riesgo de aplicar lociones, champúes y talcos en los bebés, El aseo del bebé precisa productos adecuados

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio