Dolores de espalda en niños y adolescentes: posibles causas, tratamiento y prevención

Dolores de espalda en niños y adolescentes: posibles causas, tratamiento y prevención
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Los dolores de espalda, cervicales y lumbares son muy habituales entre los adultos, pues la tensión del día a día, las malas posturas y el desgaste progresivo debido a la edad acaban pasando factura. Pero si nuestro hijo se queja de molestias en estas zonas es normal que los padres nos preocupemos.

Según algunos informes, entre el 20 y el 70% de los niños padecen dolor de espalda en algún momento, antes de los 15 años. Te contamos cuáles son las principales causas que lo provocan, y qué hacer si a nuestro hijo le duele la espalda.

Cómo se manifiesta el dolor de espalda y cuándo debemos consultar

dolor de espalda

Cuando hablamos de "dolor de espalda" podemos estar refiriéndonos a diversas zonas a lo largo de la columna vertebral, o incluso a dolores que irradian hacia las extremidades.

La prevalencia del dolor en una parte u otra suele variar con la edad, haciéndose más notable a medida que el niño se adentra en la adolescencia y etapa adulta. Así, a la edad de 15 años el dolor cervical tendría una prevalencia del 15%, mientras que el dolor dorsal y lumbar podrían llegar a afectar hasta un 36% de los niños de esa edad.

Además, según las estadísticas, se calcula que hasta un 50% de los niños que manifiesta dolor de espalda volverá a sufrirlo de nuevo en algún momento, y en un 8% de los casos el dolor tendrá una evolución crónica, siendo un predictor del dolor en el adulto.

En la mayoría de los casos el dolor de espalda es leve y remite por sí solo al cabo de unos días. En otros casos, es posible determinar la causa exacta que lo provoca, pudiéndose por tanto aplicar el tratamiento adecuado.

Si nuestro hijo presenta dolor de espalda hemos de consultarlo con el pediatra, especialmente en los siguientes casos:

  • Cuando el dolor persiste o empeora con los días
  • Si se presenta de noche
  • Cuando se acompaña de fiebre o escalofríos
  • Si hay también asociada una pérdida de peso
  • Dificultad para mover una extremidad, o entumecimiento y hormigueo de la misma
  • Cambio en la forma de caminar o en la postura
  • Pérdida del control de la vejiga y los esfínteres
  • Cuando el dolor se produce en niños menores de cinco años

Causas más frecuentes de dolores de espalda en niños

  • La debilidad muscular que causa el sedentarismo también puede provocar dolores de espalda por malas posturas o contracturas.

  • Lesiones deportivas: según los expertos, los principales motivos por los que se producen las lesiones deportivas en la infancia son la falta de calentamiento previo y estiramientos, el tiempo prolongado de ejercicio, el sobreesfuerzo y la temprana edad a la que muchos niños comienzan a practicar deporte de forma intensiva.

  • Caídas o accidentes: al igual que en el caso de las lesiones deportivas, una caída o un accidente mientras juegan puede provocar un estiramiento o esguince muscular que derive en dolor de espalda. En casos más serios podrían provocarse lesiones o traumatismos.

  • Peso de las mochilas escolares: según los expertos, un niño no debe cargar más del 15% de su peso corporal, pero en muchas ocasiones llevan sobre su espalda mochilas escolares que sobrepasan estas indicaciones. Esta sobrecarga supone dolores de espalda o incluso otros trastornos músculo esqueléticos. Aunque las mochilas de ruedas pueden aliviar los problemas de espalda, si continúan sobrepasando el peso indicado podrían acarrear otros problemas en hombros y brazos.

En casos más raros, el dolor de espalda podría ser un síntoma de otras patologías como:

  • Infección renal aguda: va acompañado de fiebre, escalofríos, malestar y dificultad para orinar.
  • Espondilolistesis: es la causa orgánica más común de dolor de espalda en niños entre los 10 y los 15 años. Este dolor, que empeora con el ejercicio físico y mejora con el reposo, se debe un debilitamiento de los puentes óseos que unen las vértebras de la parte más baja de la columna.
  • La escoliosis o desviación de la columna inferior a 50 grados puede producir molestias en la espalda o fatiga muscular. En los casos en los que la escoliosis es más severa el dolor de espalda puede ser más intenso
  • Cifosis de Scheuerman que es un trastorno de la osificación vertebral que provoca acuñamiento en cifosis e irregularidades de los platillos
  • Artritis reumatoide juvenil
  • Hernias o tumores

Cómo se trata el dolor de espalda

dolor de espalda

Ante la aparición de dolor de espalda en niños es necesario consultarlo con el pediatra, que será quien determine la causa y establezca el tratamiento a seguir. Dicho tratamiento podría incluir reposo, fármacos para el dolor, fisioterapia, estiramientos específicos... En en casos más severos podría ser necesario el uso de corsés o incluso cirugía correctiva, dependiendo de la patología que se sufra.

Pero los expertos destacan que en un 90% de los casos no es posible identificar la causa que origina el dolor de espalda infantil, por lo que hablaríamos de un dolor inespecífico.

En estos casos, el dolor suele acabar remitiendo a los pocos días sin necesidad de tratamiento, especialmente si ponemos en práctica los consejos que a continuación os compartimos.

Cómo prevenir el dolor de espalda

  • Aligerar el peso de las mochilas escolares y distribuir los libros y cuadernos de forma adecuada, de manera que el material más pesado quede lo más pegado posible a la espalda. Además, hemos de asegurarnos que los tirantes sean gruesos y acolchado, y en caso de llevarla a la espalda se cuelgue de ambos hombros.

  • Evitar el sedentarismo y practicar ejercicio físico con regularidad para mantener un buen tono muscular que fortalezca los músculos de su espalda (además de beneficiarles en otros muchos aspectos)

  • Aunque las características del mobiliario que nuestros hijos utilicen en el colegio queda fuera de nuestro alcance, en casa sí debemos procurar que la zona estudio en la que hacen sus deberes sea adecuada a su altura. De este modo, es recomendable optar por sillas ergonómicas y que puedan nivelarse, mesas de tamaño adecuado, reposapiés...

  • Inculcarle hábitos de higiene postural desde pequeños, para que aprendan a sentarse bien en las sillas y a mantener la espalda en una postura correcta.

  • A la hora de hacer deporte es fundamental calentar y estirar previamente, y atender a las características físicas del niño, su nivel de resistencia y su experiencia.

Fotos | iStock

Vía | Pediatría Integral - Dolor de Espalda, Healthy Children, Traumatología Infantil

En Bebés y Más | El uso prolongado de chanclas y zuecos de goma podría dañar los pies y la columna de los niños, No te pases con el peso: cómo llevar la mochila del cole, "El lumbago de Juan", un cuento sobre los dolores de espalda y cómo prevenirlos

Temas
Inicio