Compartir
Publicidad

Pasar muchas horas sentados afecta a la salud, también la de los niños

Pasar muchas horas sentados afecta a la salud, también la de los niños
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos conocemos los efectos de una vida sedentaria que no sólo afecta a las personas adultas, sino también a los niños en una etapa en la que están en pleno crecimiento.

Según un estudio de la Universidad de British Columbia, los niños que pasan muchas horas al día sentados tienen mayor riesgo de padecer enfermedades en la edad adulta como obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

La mayoría de niños (y adultos) pasamos mucho más tiempo sentados de lo que quisiéramos, y por supuesto, de lo que deberíamos. Una investigación estudio un grupo de niñas de entre 7 y 10 años de edad tras dos períodos de 3 horas de estar sentadas.

Se las dividió en dos grupos. Uno de ellos permaneció las 3 horas sin levantarse, mientras que el otro fue interrumpido una vez por hora, con un descanso de ejercicio de intensidad moderada de 10 minutos.

Se evaluó la salud de la principal arteria de la pierna y en el grupo de las niñas que habían permanecido sentadas durante 3 horas ininterrumpidas, se produjo una reducción del 33% en la capacidad de la arteria para dilatar. En cambio, en las que habían hecho ejercicio durante de 10 minutos, no se produjo este efecto adverso.

Imaginaos el efecto de las horas que permanecen sentados los niños en el cole hora tras hora y día tras día. Más las horas que están sentados en casa tras el horario escolar haciendo deberes. Otra razón potente para eliminarlos. "Si los niños se habitúan a estar inactivos, sus arterias podrían terminar perdiendo su elasticidad y correrán más riesgo de sufrir un infarto o una apoplejía cuando sean adultos", dijo el autor del estudio.

Al menos 15 minutos diarios de ejercicio

ninos-ejercicio

Estar muchas horas sentados tiene un impacto negativo en los vasos sanguíneos, aumentando el riesgo de enfermedad cardiovascular. Y por supuesto, favorece la obesidad. El sedentarismo es enemigo de la buena salud, sobre todo cuando hablamos de niños que necesitan del ejercicio para un adecuado desarrollo, tanto físico como intelectual.

Al menos, 15 minutos diarios de actividad física son claves. Los niños que practican ejercicio de forma moderada o intensa durante 15 minutos son menos propensos a padecer obesidad que los inactivos.

Si además practican un deporte, estupendo, pues los beneficios se multiplican y el riesgo de obesidad disminuye. Si no, al menos hacer caminatas, ir andando o en bici al cole y que los colegios tengan en cuenta que los niños no pueden (ni deben) permanecer demasiadas horas sentados.

Vía | NYTimes
Fotos | iStockphoto
Más información | NCBI
En Bebés y más | Cinco maneras de que los niños realicen actividad física (casi) sin darse cuenta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio