Compartir
Publicidad

Los expertos alertan del aumento de lesiones deportivas en la infancia: deporte sí, pero con precaución

Los expertos alertan del aumento de lesiones deportivas en la infancia: deporte sí, pero con precaución
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es importante inculcar a los niños la afición por el deporte desde que son pequeños, ya que la actividad física tiene múltiples beneficios para su salud física y mental y para su desarrollo. Pero los fisioterapeutas alertan de la importancia de educar también en la prevención de las lesiones deportivas.

Y es que, según el último estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine, y del que se ha hecho eco la Asociación Española de Fisioterapeutas, el 56,6% de las lesiones de ligamento cruzado anterior de rodilla se producen en niños entre cinco y 14 años por la práctica de ciertos deportes, principalmente de balón.

Lesiones deportivas más frecuentes en niños

A raíz del reciente análisis publicado en el British Journal of Sports Medicine, la Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF) en colaboración con la copa COVAP (Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches) han alertado del aumento de lesiones deportivas en la infancia, así como de intervenciones hospitalarias derivadas de este motivo.

Según afirma Fernando Ramos, presidente de la AEF, los deportes de balón suelen estar relacionados con lesiones de rodilla, mientras que en los deportes de contacto se dan sobre todo lesiones traumáticas, como esguinces, roturas musculares o fracturas.

Los fisioterapeutas alertan de que la gravedad de las afecciones en el aparato locomotor de los niños a causa de traumatismos o sobreesfuerzos, pueden tener graves consecuencias en su salud.
caída en la nieve

Para los expertos, son varios los motivos que pueden estar detrás de las lesiones deportivas en la infancia y adolescencia, si bien los principales podrían resumirse en:

  • La temprana edad en la que los niños comienzan a hacer deporte

"En los menores de ocho años aún no se han desarrollado las habilidades motrices básicas ni las respuestas motoras eficientes, mientras que los niños en edad prepuberal sufren cambios en el crecimiento óseo que pueden derivar en patologías musculotendinosas" - explica el presidente de la AEF.

  • El elevado tiempo de exposición a la actividad física, provocando en ocasiones un sobreesfuerzo que puede lastimar al niño. Además, cada vez hay más menores que realizan deporte de manera competitiva, con una dedicación y un nivel de exigencia que en algunas ocasiones no va acorde a su edad.

  • El diferente nivel de desarrollo que puede haber entre los jugadores de un mismo equipo, y es que es frecuente que las actividades extraescolares deportivas se organicen por edades o cursos académicos, en lugar de hacerlo teniendo en cuenta las habilidades, fuerza, peso y corpulencia de cada niño.

  • Falta de calentamiento y estiramientos antes de comenzar con el ejercicio físico.

¿Qué medidas se pueden tomar para prevenir lesiones?

deporte

La actividad física en la infancia tiene grandes beneficios. Ayuda a prevenir enfermedades del corazón, alteraciones psicológicas, enfermedades de los huesos y algunos cánceres, y por supuesto a prevenir y tratar la obesidad infantil.

Por ello, es importante que los padres inculquemos a los niños la práctica de actividades deportivas desde que son pequeños (montar en bicicleta, jugar al balón, correr, hacer senderismo, nadar...), ya que prácticamente cualquier actividad correctamente guiada, será buena y saludable para ellos.

Aunque algunas de las lesiones que se producen son fortuitas y difícilmente evitables, desde la Asociación Española de Fisioterapeutas inciden en la importancia de educar a los niños en la adopción de medidas que les ayuden, en la medida de lo posible, a prevenir problemas:

  • En primer lugar, es importante que el niño aprenda a identificar correctamente una lesión cuando se ha producido, de manera que pueda ser tratada de forma rápida y eficaz en sus fases iniciales, ya que cuanto más tiempo pase, el pronóstico y las consecuencias serán peores.

Este punto no siempre es fácil llevarlo a la práctica, pues los niños no conocen tan bien su cuerpo como lo conocemos los adultos, por lo que los padres debemos estar pendientes ante pequeñas inflamaciones, rojeces, dolor o molestia que no cesa con el paso de los días.

En en el caso de lesiones graves, Fernando Ramos advierte de la importancia de ser tratadas a tiempo ya que "pueden originar inestabilidades articulares, alteraciones en el crecimiento de los huesos por la afectación de los cartílagos de conjunción o retardos en los procesos de cicatrización que pueden prolongar la sintomatología".

  • Una vez que la lesión se ha producido, los expertos insisten en la importancia de seguir las indicaciones médicas para una correcta recuperación, así como ponerse en manos de fisioterapeutas para la práctica de ejercicios terapéuticos que ayuden al paciente a recuperarse.

Ya sea en el caso de lesiones graves, como de lesiones menores (esguinces, dolores musculares...), los padres y entrenadores deben cuidar mucho el resposo del niño, y evitar que vuelva a jugar o a competir hasta que no esté totalmente recuperado. Y es que una lesión mal curada puede traer graves consecuencias y afectar incluso a largo plazo en la etapa edulta.

  • Por otro lado, los fisioterapeutas aconsejan evitar la especialización deportiva en edades tempranas debido a los movimientos repetitivos y la descompensación del trabajo muscular que supone.

Por ello, aconsejan que los niños practiquen varias disciplinas de forma simultánea para mejorar la adquisición de amplias destrezas motrices de coordinación. Además, en todo momento los entrenamientos deberán estar dirigidos por profesionales y correctamente dosificados.

niños jugando al futbol
  • Tampoco debemos olvidar utilizar un equipo protector de la talla del niño adecuado al deporte que practique. De este modo, el uso de espinilleras, cascos, coderas, muñequeras... según el deporte, pueden ayudarnos a prevenir muchas lesiones.

  • Y ya por último, aunque no por ello menos importante, desde la AEF y COVAP nos recuerdan que los niños deben mantener una correcta hidratación y alimentación saluble ya que, aunque no se trate de una medida preventiva en sí misma, una buena alimentación ayuda a recuperarse de un esfuerzo físico y a mantener el cuerpo en condiciones saludables para la práctica de ejercicio.

Inculquemos a los niños el amor por el deporte y no dejemos de realizar actividad física por miedo a sufrir lesiones, pero recordemos la importancia de una correcta prevención.

Fotos | iStock, Pixabay

Vía | Asociación Española de Fisioterapeutas

En Vitónica | Cómo identificar y tratar las lesiones

En Bebés y Más | Ejercicio en la infancia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio