Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo es el pipí de los bebés y cuáles son los signos de alerta relacionados

Cómo es el pipí de los bebés y cuáles son los signos de alerta relacionados
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A los padres nos suele gustar, o al menos nos suele hacer sentir mejor, o estar más tranquilos, controlar los diferentes procesos de nuestros hijos. Los hay más obsesivos, que miran cada cuantas horas comen, cuántas horas duermen, las cacas que hacen, los pipís que hacen, de qué color y lo anotan todo en una libretita y los hay que simplemente se reconfortan sabiendo que lo que su hijo está haciendo es normal, sin necesidad de saber con exactitud cada cuánto lo hace.

En cualquier caso, seas de uno o seas de otros, lo ideal es saber cuál es la referencia en la que debes fijarte, es decir, qué es lo que se considera normal. Para ello os vamos a explicar a continuación cómo es el pipí de los bebés (la orina) y cuáles son los signos de alerta que nos deben hacer pensar que pudiera haber algún problema.

Cada cuánto orinan

A la hora de explicar cada cuánto orina un bebé los datos son un poco variables. Hay bebés que pueden orinar cada una a tres horas, es decir, llegar a hacer más de 10 pipís al día, y hay otros que lo hacen de cuatro a seis veces al día, pudiendo ser los dos bebés perfectamente normales. Ahora bien, cuando un niño está enfermo, si tiene fiebre, o bien si estamos en época de calor, puede llegar a producir hasta la mitad de orina, siendo lógico y normal.

Diferente es que de repente el bebé empiece a orinar mucho más de lo normal (en frecuencia normalmente), ya que podría explicar algún problema infeccioso, o que de repente orine mucha menos cantidad, que podría ser debido a una falta de ingesta de leche (o de agua si es más mayor). También podría ser un signo de infección el malestar en el momento de orinar, expresado con llanto o quejas (orinar no debe doler).

El color de la orina

El color normal es el amarillo, que en los bebés bien alimentados suele ser claro. Algunos hacen el pipí más oscuro, lo que nos indica que esa orina está más concentrada porque hay menos líquido ingerido. Vamos, que si está bastante oscuro el bebé podría estar tomando pocos líquidos.

En algunas ocasiones podríamos encontrar una manchita rosada en el pañal que suele asustar porque parece indicar la presencia de sangre en la orina. Normalmente se debe también a la concentración de la orina, superior a lo habitual (son cristales de urato, relativamente habituales en los primeros días tras el nacimiento).

Si el niño llega a mojar al menos cuatro pañales al día, no hay que preocuparse de esa mancha puntual. Si el rosado se sigue viendo de manera persistente en varios pañales habría entonces que comentarlo con el pediatra, por si fuera necesario analizar la orina en busca de alguna alteración.

¿Y si hubiera sangre de verdad?

Si hubiera sangre de verdad en la orina o si viéramos una mancha de sangre en el pañal deberíamos acudir al médico. Primero para verificar que la sangre del pañal proviene ciertamente de la orina y segundo para saber por qué hay sangre. Lo más habitual es que se trate de una infección de orina, que en los bebés debe tratarse cuanto antes mejor por el riesgo de infección y/o lesión en los riñones (pielonefritis) precisamente cuando están madurando.

Foto | Jason White en Flickr
En Bebés y más | Infección de orina en niños: todo lo que hay que saber, Infecciones urinarias en los niños, Cuidados del recién nacido: cambiar el pañal

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos