Publicidad

Casi medio millón de bebés en todo el mundo fallecieron de forma prematura en 2019 a causa de la contaminación ambiental

Casi medio millón de bebés en todo el mundo fallecieron de forma prematura en 2019 a causa de la contaminación ambiental
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Que la contaminación ambiental puede afectar al correcto desarrollo del embarazo y a la salud respiratoria futura del bebé, es algo que ya sabíamos. Pero los datos del informe 'Estado del Aire Global 2020' son especialmente alarmantes, ya que revelan que durante el año 2019 medio millón de bebés en todo el mundo murieron en su primer mes de vida como consecuencia del aire contaminado, tanto en el interior de las viviendas como en el exterior.

La OMS alerta de que los bebés son especialmente vulnerables a la contaminación debido a que sus órganos y sistema inmunológico están en pleno desarrollo. Por ello, es de vital importancia seguir investigando en esta línea para encontrar la forma de reducir contaminantes y mejorar la calidad del aire respirado.

Dos tercios de las muertes se debieron a la contaminación del aire en interiores

El estudio, que se realiza cada año y analiza la calidad del aire y los niveles de contaminación en todo el mundo, tiene como finalidad buscar soluciones que ayuden a reducir la contaminación ambiental y con ello mejorar la salud de las personas.

Y es que la contaminación del aire es un factor de riesgo cada vez más importante, y en 2019 ocupó el cuarto lugar entre las principales causas de muerte a nivel mundial, por debajo del tabaquismo y la mala alimentación. No en vano, uno de cada nueve fallecimientos se debió a este motivo.

Si nos centramos únicamente en los niños, el pasado año la contaminación ambiental y del aire doméstico provocó la muerte de casi medio millón de bebés en su primer mes de vida

De este medio millón de muertes, dos tercios se asociaron con la contaminación del aire en interiores, en particular debido al uso de combustibles sólidos para cocinar, como el carbón, la madera y el estiércol de animales. Este tipo de combustibles son especialmente dañinos para la salud cuando se cocina en espacios cerrados, y afectan con mayor incidencia a las mujeres y niños por ser los colectivos que más tiempo pasan en las casas.

A esto habría que añadir la contaminación del aire en el exterior debido al humo de los coches y la industria, especialmente en aquellas ciudades con más densidad de población. Desgraciadamente en estos casos, para una parte importante de la población mundial no habría posibilidad ninguna de librarse del aire contaminado.

Entre los países más afectados se encuentran los situados en África (especialmente en África Subsahariana), Oriente Medio y Asia. Y aunque países como China e India han avanzado mucho en la última década al invertir en energías limpias para cocinar, todavía queda mucho camino por recorrer.

La contaminación daña a los bebés desde el útero materno

contaminacion ambiental

El estudio también pone el foco en la necesidad de proteger a los niños ya desde el útero materno, pues se ha demostrado que los contaminantes ambientales afectan a la salud del bebé desde el embarazo, pudiendo ocasionar un parto prematuro y bajo peso al nacer.

A la larga, los contaminantes a los que el bebé está expuesto también acaban afectando a su salud respiratoria, haciéndoles más vulnerables a infecciones y neumonías. Otros estudios también han asociado la contaminación a una reducida capacidad pulmonar en la infancia, mayores ingresos hospitalarios en UCI, alteraciones en el tamaño de los órganos e incluso autismo o problemas de aprendizaje.

Por otro lado, un análisis reciente ha sugerido que las personas expuestas a la contaminación del aire también podrían tener un mayor riesgo de complicaciones y muerte asociadas al COVID-19. Aunque los científicos del estudio del que nos estamos haciendo eco consideran que es importante seguir investigando en esta línea para sacar mayores conclusiones, además de analizar si la mejora en la calidad del aire provocada por los confinamientos vividos en todo el mundo han repercutido de forma positiva en nuestra salud.

Ante las conclusiones obtenidas por los (cada vez más) estudios que se realizan en esta dirección, los expertos subrayan la importancia de seguir estrategias que ayuden a reducir la exposición prenatal y postnatal a partículas contaminantes, evitando -en la medida que se pueda- las zonas con mayor índice de contaminación, no permaneciendo en ambientes con humo y manteniendo unos hábitos de vida saludables durante el embarazo.

Fotos | iStock

Vía | The Guardian

En Bebés y Más | Aumenta la contaminación y con ella los casos de alergias infantiles, Encuentran por primera vez que las partículas contaminantes llegan de los pulmones de la madre a la placenta, El riesgo de hipertensión en el embarazo aumenta un 50 por ciento si la madre vive en una zona con mucho tráfico, El cambio climático podría afectar de forma negativa al corazón de los bebés en las próximas décadas

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios