Compartir
Publicidad

Algunos datos sobre la enuresis nocturna

Algunos datos sobre la enuresis nocturna
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchos niños mojan la cama tras la retirada del pañal, aunque poco a poco, conforme crecen, muchos dejan de hacerlo. Se considera que un niño tiene enuresis nocturna cuando se produce una descarga involuntaria de orina después de la edad en la que el control vesical nocturno debería haberse alcanzado.

Es alrededor de los cinco años cuando el niño debería haber adquirido ese control. La enuresis es un trastorno muy frecuente aunque infradiagnosticado. Se estima que la enuresis afecta aproximadamente a uno de cada cinco niños de cinco a seis años, y es más común en varones.

Sin tratamiento, entre el 1-3% de adolescentes y adultos continúan con el problema. Aunque en ocasiones desaparece con la edad de forma espontánea, se dan casos en los que ocurre demasiado tarde o no remite sin tratamiento, y puede llegar a crear un impacto emocional negativo en el niño y la familia, junto a problemas en las relaciones sociales, según los especialistas.

Precisamente los cambios en el estilo de vida de los menores, que en ocasiones les obliga a dormir fuera de casa (campamentos, excursiones...), han hecho que los padres consulten con más frecuencia por este problema a los pediatras.

Entre las medidas generales que los especialistas aconsejan para la enuresis destacan: la desmitificación del problema, evitar castigos, restringir la ingesta de líquidos antes de ir a dormir e ir al baño antes de acostarse.

Los pediatras consideran que dentro del diagnóstico es fundamental realizar una entrevista para saber de qué tipo de enuresis se trata, valorar su gravedad e impacto (nº de noches mojadas/semana), conocer la actitud del paciente y de los padres y si ha habido antecedentes en la familia.

Además, para conocer la capacidad vesical y otros parámetros, aconsejan que se cumplimente un “diario miccional”, haciendo partícipe al menor.

Ante la enuresis, los especialistas han señalado en el reciente 9º Curso de Actualización en Pediatría, organizado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), que los sistemas de alarma y la desmopresina son tratamientos seguros y eficaces, que pueden recomendarse desde atención primaria para solucionar el problema. La elección de uno u otro, en función de diferentes factores, mejorará el resultado.

Para finalizar, recordemos que el control de esfínteres es un proceso madurativo y que existen cuestiones psicológicas que pueden incidir en la eneuresis, por lo que si empieza a afectar a los hábitos, la salud emocional o el descanso del niño es mejor acudir a un especialista.

Vía | Noticias Médicas Foto | Lance Shields en Flickr-CC En Bebés y más | Las infecciones urinarias se encuentran asociadas a la enuresis infantil, Web de ayuda para padres de niños que mojan la cama, Los bebés amamantados mojan menos la cama

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos