Compartir
Publicidad
Publicidad

Un poema para el Día de la Madre: "Gracias mamá (y lo siento)"

Un poema para el Día de la Madre: "Gracias mamá (y lo siento)"
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada vez está más cerca el Día de la Madre y ya son muchos los papás que andan escribiendo dedicatorias y poemas para felicitar a sus mujeres este día.

Ayer os mostramos un poema para el Día de la Madre de los “bonitos”, de esos con palabras dulces y rimas tradicionales a los que estamos bastante acostumbrados.

Hoy he querido ofrecer otro poema un poco más infantil y realista, más cercano quizás al sentir de los niños y un poco menos profundo (aunque, espero, con más humor). Digamos que viene a decir lo mismo que el de ayer, pero de otra manera:

Gracias mamá (y lo siento)

Gracias mamá, por esas noches que no dormiste,

por reírte aquellos días en que el pañal no era suficiente, por llevarme en brazos en contra de lo que decía la gente y por todos los besitos que en la barriga me diste.

Lo siento, por haberte vomitado encima,

por haber pintado el sofá con rotulador del que no se lava, por no dejarte tiempo para planchar una triste camisa y por despertarme a las siete los sábados por la mañana.

Lo siento, por pedirte una cosa para comer y no comerla,

por esconder los Cds debajo de los muebles, por dejarte el teclado del portátil apenas sin teclas y por hacerte cambiar mi pijama varias veces.

Gracias mamá, por no dejarme solo cuando fuimos a urgencias,

por quitarle a ese niño "ladrón" mi juguete, por no importarte tener semejantes ojeras y por no insistir en que mee en el retrete.

Lo siento, por abrir la comida cuando aún no la has pagado,

porque hace mil siglos que no ves a la peluquera, por caminar por casa, dando tumbos, con el vaso, y por encontrarme solo, subido en la encimera.

Lo siento, por abrir la puerta y salir al rellano,

por ir por casa con la escobilla del váter, por los SMS vacíos a tus contactos y por tenerte siempre buscando las llaves.

Lo siento, por abrir el congelador y comerme el helado,

por meter el mando de la tele en la lavadora, por no haberte dado cuenta y meterlo en la secadora y por todas las trastadas que aún no he llevado a cabo.

Y finalmente gracias, mamá, por estar a mi lado, haga sol o bien llueva,

por reírte cuando camino con tus zapatos, por los días que sigues en pie, aún cuando fallan las fuerzas y por tus besos, tus "te como" y tus abrazos.

Te quiero, mamá.

Foto | {N}Duran en Flickr En Bebés y más | Un poema para el Día de la Madre, Día de la madre: pequeños y tiernos libros de poemas, Día de la Madre: una carta para mamá, Día de la Madre: un poema para mamá

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos