Compartir
Publicidad

¿Niño o niña? El estrés de la madre puede estar relacionado con el sexo del bebé

¿Niño o niña? El estrés de la madre puede estar relacionado con el sexo del bebé
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A la hora de ser padres deben ser mayoría aquellos a los que el sexo que tenga el bebé les da un poco igual. Siempre hay a quien le haría más gracia que fuera niña o que fuera niño, pero se deja al azar o al destino la elección final.

Algunas parejas, en cambio, tienen más claro cuál es el sexo que preferirían para su próximo hijo y hacen lo posible por conseguirlo en base a las recomendaciones de dieta, costumbres, etc.

Pues bien, a todos los métodos conocidos, o a todos los factores que sabíamos que tienen relación con el sexo del bebé, se le añade otro: el estrés. Y es que un estudio realizado por el Departamento de Salud Pública de la Universidad de Oxford halló que el estrés de la madre puede estar relacionado con el sexo del bebé.

Cómo afecta el estrés en el sexo del bebé

Según los investigadores, las mujeres que tienen un nivel más alto de estrés a largo plazo, es decir, las que están más estresadas normalmente, antes del embarazo y durante, tienen más probabilidades de tener niñas. Además, tardan más en quedarse embarazadas.

El estudio se realizó con mujeres sanas del Reino Unido que estaban tratando de tener un bebé. El objetivo era conocer los factores que ayudan a que un embarazo acabe bien, de manera saludable, y por contrapartida, conocer cuáles eran los que pueden afectar de manera negativa. Asimismo, conocer las costumbres o hábitos adecuados para lograr un embarazo y los inadecuados, que pueden retrasar el momento de la concepción.

Vieron, como he comentado, que el estrés era uno de los factores que podían causar problemas en el embarazo y en el desarrollo del bebé. De paso, y sin buscarlo, observaron que las mujeres con niveles más altos de alfa-amilasa y de cortisol (esta hormona está vinculada con el estrés a largo plazo) antes del embarazo tendían a tener más niñas.

De las 338 mujeres nacieron 58 niños y 72 niñas, pero hablamos de todas las mujeres de la muestra, las que tenían estrés y las que no. A la hora de separarlas, las que tenían más cortisol (problemas a largo plazo) tenían un 75% más probabilidades de tener una niña que las que no tenían estrés. Si tenían más alfa-amilasa (aumenta cuando tenemos problemas puntuales), tenían un 69% más probabilidades de tener niña.

¿Existe causalidad?

Ahora bien, como dicen los investigadores, la muestra es muy pequeña y podría no ser una relación real causal. Incluso, en caso de que la muestra fuera grande, el estrés podría ser la consecuencia de algún factor que sería en realidad el causante de tener más hijas, como la ocupación, la alimentación y/o otros problemas.

Si pensamos en clave de supervivencia de la especie, tiene cierta lógica. Los niveles de estrés elevados pueden estar "diciendo" al cuerpo de las mujeres que en el exterior la vida no es fácil y que los humanos pueden tener problemas para mantener la población. Como la mayoría de especies han ido evolucionando a lo largo de la vida para tener como objetivo primero la supervivencia de la especie, lo más lógico, en caso de épocas de peligro para la humanidad, es que nazcan más mujeres, que son las que pueden dar a luz a los bebés.

Ahora bien, algo falla en mi teoría: ¿por qué tardan más en lograr un embarazo? ¿No debería ser lo contrario, que a más estrés, más capacidad para procrear? ¿O quizás la limitación tenga también que ver con todo ello, pues el estrés de la madre puede ser perjudicial en su labor como madre e interesa que tenga pocos hijos, para poder cuidarlos, pero que sean niñas?

Ante la duda, sea cuál sea la realidad, no me queda más que recalcar que los métodos para tratar de seleccionar el sexo del bebé no son efectivos al cien por cien, que estar estresada puede afectar a muchas cosas y que no es un estado que haya que buscar voluntariamente para tratar de tener una hija y que, en consecuencia, para evitar desilusiones posteriores, lo mejor es no hacer muchas cábalas ni inventos al respecto, tener claro que tanto puede ser niño o niña, y que, sea lo que sea, debe ser recibido con la misma alegría.

Vía | Telegraph, Mamá Natural, Estudio en Pubmed
Foto | Thinkstock
En Bebés y más | La posibilidad de elegir el sexo del bebé, ¿más cerca?, Estrés en el embarazo: ¿puede afectar a mi bebé?, Acariciar al recién nacido sana los efectos del estrés en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio