Publicidad

¿Y si hiciéramos el amor en los hospitales con las mismas atenciones que se da a luz?

¿Y si hiciéramos el amor en los hospitales con las mismas atenciones que se da a luz?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Estamos tan acostumbrados a lo que acontece en un hospital cuando vamos con nuestras parejas a dar a luz que lo hemos normalizado, y si no lo conocemos, porque no hemos ido nunca, pensamos que es el mejor modo de ser atendidos porque confiamos el devenir de nuestros bebés y las mamás a los que se supone que más saben sobre partos.

Sin embargo, hace tiempo que la evidencia está por delante de la práctica y algunas de las cosas que se hacen en un hospital han quedado tan obsoletas que dan hasta grima. Sabedores de que el mejor parto es aquel que discurre de manera natural en la intimidad, como natural es hacer el amor en la intimidad, un vídeo ha querido mostrarnos lo ridículos que son algunos protocolos hospitalarios comparando el sexo con el parto: ¿Y si hiciéramos el amor en los hospitales con las mismas atenciones que se da a luz?

"No me encienda la luz"

Cuanto mayor sea la intimidad, mayor la calma y menor la luz, mayores serán las posibilidades de que la mujer desconecte de su realidad y se deje llevar por los cambios hormonales que suceden durante el parto y que ayudan a facilitarlo. Si en cambio hay mucha luz, ruidos y todos le hablan, pues no, oye, parece que cuesta más, como puede costar que tengas que estar pensando cosas mientras haces el amor. ¿Y si estuvieras en pleno acto sexual y alguien te preguntara algo? Lo primero: "¡Qué demonios hace usted aquí!" y lo segundo "¿!Perdona, no has visto que estamos ocupados!?".

Que hablen de ti estando presente

Es bastante raro y molesto que se hable de ti como si no estuvieras, pero estando presente, como raro y molesto es que te hagan cosas sin que te expliquen qué van a hacer. En el vídeo les miran la temperatura y les toman otras constantes sin preguntarles para qué sirve eso o con qué finalidad: "Mire, no necesito que me mire las constantes para hacer el amor"... y si fuera necesario, "explíquemelo, por Dios". Pues en los partos igual, el parto es un acto íntimo de la mujer y hay que molestarle lo menos posible. Si crees que tienes que hacer algo, explícale con voz baja lo que vas a hacer, despacio, pero sobre todo hazlo porque haya una razón para hacerlo: los mejores partos son aquellos en los que los profesionales solo están por si algo falla y se requiere su atención. Un exceso de control y el coartar la libertad de la mujer de moverse y decidir cómo dar a luz lo dificulta, a veces hasta tener que acabar en cesárea.

"Si no me dejas parir, normal que me tengáis que ayudar"

Llevan un buen rato molestando a la pareja, que no puede tener relaciones tranquilamente. Normal que no consigan tirar hacia adelante, como es normal que si te tumban, si te ponen un monitor y te dicen que te estés quieta el parto pueda frenarse.

Y entonces como te duele porque estás en una posición antinatural acabas por pedir anestesia epidural, y entonces, como el parto se frena un poco, te ponen oxitocina sintética, y entonces muchos bebés no la toleran y la escalada de intervenciones llega a cesárea, que es lo más alejado a lo que se considera el mejor parto posible y lejos también de lo que seguramente una mujer tenía pensado al ir a dar a luz.

Y la lucha tiene que seguir

El vídeo está hecho en Italia, pero creo que es extrapolable a prácticamente todo el mundo occidental. En España hace ya muchos años que se publicaron nuevos protocolos y ahora se ha publicado recientemente un estudio para ver hasta dónde han calado, cuál ha sido la influencia de estos en la práctica clínica. El resultado es bastante desolador. Según leemos en El Parto es Nuestro:

  • Hay el doble de partos inducidos (19,4%) del porcentaje recomendado por la EAPN (<10%).
  • Se hacen tres veces más episiotomías (41,9%) en partos eutócicos de las consideradas ótimas (<15%).
  • Los partos instrumentales son cerca del 20% del total cuando no deberían pasar del 15%.
  • Los partos vaginales tras cesárea son solo el 44,2% cuando se considera que deberían ser entre un 60 y un 80%.
  • El contacto precoz entre madre y recién nacido se produce solo en el 50,2% de los nacimientos, cuando debería suceder en más del 80%.

Así que mujeres, futuras madres, y hombres, futuros padres, hay que seguir luchando para que en los hospitales se os trate con respeto y para que no se os hagan más cosas de las imprescindibles y necesarias: el parto no es una enfermedad y, en consecuencia, una mujer dando a luz no debería ser atendida como a una enferma mientras todo se desarrolle con normalidad.

Vídeo | José Calderón del original de Freedom for Birth
En Bebés y más | El parto vaginal normal, Un parto vaginal no es lo mismo que un parto natural‏, ¿Parto vaginal o cesárea?: diferencias a nivel inmunológico

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir