Compartir
Publicidad
Publicidad

El parto vaginal normal

El parto vaginal normal
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dar a luz a un bebé es una de las cosas más increíbles por las que pasa una mujer y, a la vez, uno de los eventos que más incertidumbre crea. Imaginad hasta qué punto puede llegar este temor al qué sucederá, que hay mujeres que al saberse embarazadas mezclan alegría con preocupación por el miedo al parto.

Con la intención de que las mujeres embarazadas puedan llegar al momento del parto con un poco más de confianza, o conociendo al menos el proceso, vamos a explicar lo que de manera general sucede cuando se da a luz a un bebé en un parto vaginal normal.

Cuándo sucede

El parto vaginal sucede en algún momento entre la semana 37 y la 42, que es el tiempo en que un parto se considera a término. Como veis es un plazo muy extenso, de nada menos que 5 semanas, en el que algunos bebés deciden salir antes y otros después. Todo depende de la maduración de cada bebé, porque no todos llevan el mismo ritmo de desarrollo.

Se suele informar a las mujeres embarazadas de la fecha probable de parto, para tener una referencia de cuándo es posible que nazca el bebé. Sin embargo, como he dicho en alguna ocasión, (ya sabéis que soy de un gracioso que tiro para atrás... hablo irónicamente, claro), deberíamos hablar de fecha improbable de parto, porque un bebé nace cuando tiene que nacer en el plazo de las cinco semanas comentadas, y a veces incluso nace antes o después.

Qué hace que una mujer se ponga de parto

Bien, la verdad es que aún no se sabe a ciencia cierta qué es lo que hace que una mujer que está gestando a un bebé tranquilamente se ponga de pronto de parto, que su útero empiece a contraerse y el bebé acabe por fin naciendo. Se cree que todo se debe a unos intensos cambios hormonales, ya que de hecho han sido ellas, las hormonas, las encargadas de hacer que el cuerpo de la mujer cambie en muchos sentidos durante el embarazo.

Los primeros "síntomas" de parto

Puede suceder que el pistoletazo de salida lo dé la rotura del saco amniótico, más conocida como "romper aguas" o "una de dos, o estoy de parto o me he meado encima". Si bien es cierto que no todas las mujeres sufren dicha rotura del saco, llegando a suceder a veces algo tan increíble como ver nacer a un bebé con su bolsa intacta.

Lo siguiente (o lo primero) será empezar a notar contracciones en el útero, que tienen como misión dilatar el cuello del mismo (el cuello del útero) e ir descendiendo al bebé por el canal del parto.

Esto que se explica tan rápido tiene una duración mucho mayor, porque un parto se divide en las fases de dilatación latente, dilatación activa, expulsivo y alumbramiento y, aunque hay mujeres que en pocas horas pasan por todas las fases, lo más habitual, y sobretodo si la mujer es primeriza, es que pueda durar unas cuantas horas más, llegando a veces a casi un día de parto (a veces hasta más).

Cómo es el momento del parto

Cuando todo sucede según lo habitual lo primero que se ve es la coronilla del bebé, que la mujer podrá observar con la ayuda de un espejo. Si papá sigue de pie, puede hasta documentar el parto con una cámara, pues es posible que quieran recordar ese momento por siempre. El instante de la salida de la cabeza es el más complejo, porque es la parte más ancha del bebé, y se suele recomendar mucha paciencia porque si la mujer puja, si aprieta, corre el riesgo de lesionarse o desgarrarse.

Una vez sale la cabeza el cuerpo le sigue con relativa facilidad, momento en que el bebé sale para volver a estar con la madre, sobre su pecho, en contacto piel con piel. Si todo ha ido bien y el bebé está sano no hay prisa para hacer las revisiones de rutina del bebé y veréis que ya no se les aspira la boca ni la nariz ni se hace eso de darles un cachete en el culo boca abajo (por suerte hace mucho que ya no se hace), porque se considera que ya no hace falta que el bebé llore: muchos empiezan a respirar tranquilamente, en silencio, sin necesidad de sufrir innecesariamente.

Carta a mi futura mamá

Allí, en el pecho de la madre, deberá permanecer todo el tiempo que sea posible para aprovechar que nace en estado de alerta, precisamente para poder hacer su primera toma de pecho. Los bebés son capaces de reptar y moverse ellos solos hasta llegar a su objetivo, girar la cabeza, y cogerse por sí mismos. Cuando lo hacen así, cuando son ellos los que se cogen, las probabilidades de que la lactancia se establezca con éxito porque mamen bien son mucho mayores que si mamá y bebé son separados o si al bebé se le introducen sondas por la boca, chupetes o un biberón. Además, el hecho de no separarles hace que la relación no se rompa en ningún momento y que ambos creen un vínculo afectivo más sólido.

El bebé puede no ser como esperabais

Los bebés que salen en las películas suelen tener ya unas semanitas de vida y un aspecto fabuloso, así que es posible que al ver al bebé los padres se queden un poco impresionados. Nacen con la piel azulada, arrugados por el tiempo que llevan flotando en el líquido amniótico, con la cabeza ligeramente deformada (la cabeza coge forma ovalada para poder pasar por el canal del parto) y relativamente flaquitos, sin esos carrillos tan típicos de los bebés rosados que imaginamos.

Para empezar a coger color, y para aprovechar lo despiertos que están al nacer, hay que disfrutar del contacto, de las caricias, de olerles, de notarles respirar encima y debemos de, en definitiva, empezar a amarles.

Veréis que está recubierto de una sustancia cremosa que recibe el nombre de vérnix. Antiguamente se bañaba a los bebés para retirarla y para dejarlos bien presentables, pero ahora cada vez se hace menos, porque se ha visto que los bebés mantienen mejor la temperatura si no se hace y porque la vérnix se acaba absorbiendo por la piel y parece que tiene algún tipo de función protectora.

Además, es posible que los padres se sorprendan por el tamaño del bebé. Por una parte al ver lo pequeñito que puede llegar a ser un ser humano y por otra parte por tratar de entender cómo podía estar dentro de la barriga de mamá, cómo podía caber, con lo grande que se ve en comparación y cómo ha podido salir con semejante cabeza (como hemos dicho, deformando la cabeza).

Las siguientes horas tras nacer

Poco a poco el bebé irá cogiendo buen color de piel, hará su primera toma y permanecerá tranquilo sobre el pecho de mamá, despierto durante quizás un par de horas. Tras ese tiempo dormirá ya unas cuantas horas en las que irá echando probablemente líquido amniótico por la boquita de tanto en cuanto. Tendrá las manitas y los pies un poco fríos, incluso cuando esté tapado y sobre mamá, aunque a medida que vaya pasando el tiempo y regule mejor la temperatura esto se irá solucionando.

Quizás haya junto a la cama una cunita de bebé. Lo ideal, lo recomendable, es utilizarla lo menos posible, para que mamá y bebé sigan en contacto tanto como sea posible. Incluso si mamá necesita ir al lavabo o si va a darse una ducha, papá puede (mejor, debe) coger al bebé para ir conociéndole y para iniciar así una relación que tiene que ser también fuerte para que ambos puedan crecer juntos.

Fotos | a4gpa, Footloosiety en Flickr En Bebés y más | Qué es un parto normal, Lo que la OMS aconseja para un parto normal, El parto normal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos