Publicidad

¿Parto vaginal o cesárea?: diferencias a nivel inmunológico

¿Parto vaginal o cesárea?: diferencias a nivel inmunológico
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En España el debate entre el parto vaginal o la cesárea no es demasiado airado porque la mayoría de mujeres da a luz en un hospital de la seguridad social o en casa, donde siempre se intenta que el parto sea vaginal. Sólo las que van por privado tienen una cierta capacidad de decisión, o directamente se ven influenciadas por ginecólogos con pocos escrúpulos que ponen día y hora a la cesárea porque es cuando ellos están trabajando.

Sin embargo, en muchos países las mujeres sí pueden elegir, y la muestra es que muchas de las lectoras del blog, procedentes de países de América, han llegado a defender la cesárea tanto en algunas entradas como en Facebook como el mejor modo de dar a luz, incluso enumerando los múltiples beneficios, por encima del parto vaginal. El problema es que es una manipulación de la realidad que muchos profesionales de allí llevan a cabo, por cuestiones económicas (una cesárea cuesta mucho más dinero que un parto vaginal) y esto hace que muchas mujeres den a luz por cesárea cuando lo mejor es que no sea así. ¿Por qué? Pues entre muchas razones, porque si comparamos el parto vaginal con la cesárea, a nivel inmunológico (hablamos del bebé), las diferencias son evidentes.

Qué bacterias quieres que colonicen al bebé

Los bebés son relativamente estériles antes de nacer, y no me refiero a su capacidad de tener descendencia, sino a que no tienen demasiadas bacterias en su cuerpo. Pero sabemos que todos tenemos nuestros órganos internos llenitos de bacterias y "bichos" buenos que nos ayudan a hacer la digestión y que nos defienden de muchas enfermedades. Lo mejor para un bebé es que al nacer se llene de las bacterias y "bichos" de su madre, porque sus defensas, las que tiene gracias a la madre, conocen perfectamente esos microorganismos. Para ello, lo ideal es que un bebé nazca de manera vaginal y que, nada más nacer, sea puesto en contacto piel con piel con la madre. Sólo con eso ya recibe gran parte de esos microorganismos maternos y su flora interna empieza a multiplicarse en base a eso.

Ahora bien, si el bebé nace por cesárea no recibe toda esa carga de microbiota materna y tiende a captarla del ambiente en que nace y de las personas con las que está en ese instante, además de la madre. Siendo entonces, muchas de ellas, desconocidas para su sistema inmunológico, y esto es peor.

Nos lo confirma un estudio reciente realizado en la Universidad de Copenhague, que concluye que los partos por cesárea generan a largo plazo déficit de factores claves en la prevención de enfermedades inmunológicas.

No es el primer estudio que habla de esto. De hecho, en Bebés y más lo hemos comentado también en alguna ocasión. La flora intestinal de los bebés nacidos por parto natural es diferente a la de los bebés que nacen por cesárea, y los segundos tienen menos células relacionadas con factores inmunes, teniendo por tanto más riesgo de enfermedades tipo diatebetes 1, enfermedad de Crohn o alergias, muy relacionadas con el papel inmunilógico del cuerpo.

Camilla Hartmann Friis Hansen, una de las autoras del estudio, dice lo siguiente al respecto:

El estudio muestra que las crías que nacen por cesárea desarrollan un menor número de células que fortalecen el sistema inmunológico [...] la primera exposición a los microorganismos parece ser crucial.

Y esa primera exposición depende, obviamente, de cómo llegue al mundo un bebé, a lo que habrá que sumar el tipo de alimentación que reciba después, pues una alimentación con leche materna hará que el bebé reciba células inmunitarias maternas, pero la alimentación con leche artificial no proporciona esas células al bebé.

Parto vaginal antes que cesárea

Por eso, y por muchas otras razones, es mejor que un bebé nazca por parto vaginal, y si puede ser, por parto natural, ya que cuanto menor sea la interferencia de los profesionales, mejor suele ir todo el proceso (si el parto se desarrolla con normalidad). La cesárea no es lo mejor para el bebé por lo comentado y por todos los riesgos que conlleva, que podéis leer aquí. Si hace falta, si es preciso, una cesárea puede salvar la vida de un bebé y/o de la madre. Si no es necesaria, entonces es mucho mejor un parto vaginal.

Vía | La Gran Época, Estudio en The Journal of Immunology
Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Los bebés nacidos por cesárea tendrían más riesgo de padecer alergias, ¿Elegirías parir por cesárea si pudieras?, La forma de nacer determina las primeras bacterias que alberga el bebé

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir