Publicidad

Las frases más "memorables" escuchadas en la sala de partos

Las frases más "memorables" escuchadas en la sala de partos
18 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es un momento único, irrepetible, diferente para cada mujer y en cada parto. No se suelen decir frases inolvidables, digamos que una no está para pensar buenos "eslogans" a la hora de recibir a un hijo, pero algunas frases escuchadas en la sala de partos son memorables.

Madres que quieren irse a su casa o prender fuego a todo aquel que estuviera contemplando sus contracciones (¿tú tampoco querías estar acompañada?), padres que piden citas con enfermeras o se preparan a recibir al bebé como si les lanzaran una pelota, fórceps que se convierten en pinzas de ensalada, sorpresas cuando las ecografías se equivocaron...

En la web AskReddit en la que se plantean preguntas al personal alguien tuvo la idea de convocar a médicos y enfermeras y preguntarles cuáles habían sido las frases más extrañas o divertidas que se habían dicho ("gritado") en la sala de partos y hay cerca de 2500 comentarios con algunos increíbles (y otros no tan divertidos...).

Seleccionamos algunos de los más sorprendentes momentos vividos en la sala de partos, conversaciones surrealistas en ocasiones pero es que, como suele decirse, la realidad supera la ficción... Aunque una de las conversaciones me ha recordado precisamente a una película: cuando la madre le dice al supuesto padre que el bebé que está naciendo no es suyo.

Mi mamá casi golpeó a su mejor amiga cuando salí (...) Mi mamá dijo, "¿Cómo es ella?" Y la respuesta de su amiga fue... "Algo así como ET". A mi madre no le hizo gracia.
Mi padre me ha dicho que pensaban que yo era una niña todo el tiempo hasta el nacimiento. Salí mediante una cesárea y el médico dijo "Eh, este lo consiguieron con equipamiento extra"
Cuando mi hermano nació tuvieron que usar fórceps para sacarle. Mi madre las vio y gritó: ‘¡Eso son pinzas de ensalada! ¡No vais a meter ningún maldito utensilio de cocina por ahí!
Soy enfermera, pero también madre. Mi marido me dijo que cuando estaba empujando respiré el gas de la risa [óxido nitroso] y grité "¡Soy lady Darth Vader!" Entonces le pregunté al médico si sentía mis amígdalas cuando metía su brazo por ahí. Eran mis compañeros de trabajo.
Después de una larga contracción, dije calmadamente: 'Voy a prender fuego a todo el que está en esta habitación'. Todo el mundo ser rio, incluida la enfermera, pero creo que mi suegra, que es una devota cristiana, se puso a llorar.
Mi esposa me pidió, con una voz satánica, "Obtener mejores trozos de hielo, ¡éstos apestan!". No estoy seguro del tema de la calidad, pero corrí y le dieron una taza llena de hielo diferente.
Durante uno de los partos en los que estaba trabajando mi compañera de piso, la madre y el padre estaban separados, pero seguían siendo buenos amigos. Mientras la mujer estaba empujando al bebé empezó a decirle a mi compañera (medio hablando, medio gritando) que tenía que salir con su ex, el padre del bebé. La conversación fue algo así: –Madre: ‘Reamente deberías (grito de dolor)… salir con él (más gritos). Es muy divertido’. –Padre: ‘No me importaría tomar algo, ¿qué haces esta noche?'
Cuando mi hermana estaba pariendo no paraba de gritar y mi madre trató de calmarla: ‘Todo va a salir bien. Respira profundamente. Todo va a acabar pronto’. Entonces mi hermana miró a mi madre y le dijo: ‘No tienes ni idea de lo que es esto'.
Una paciente completamente dilatada, empieza a empujar y cambia de opinión: ‘No quiero hacer esto, me voy a mi p... casa’. Entonces trató de marcharse.
Soy un médico de emergencias que asistí un parto en la cuneta de una carretera. La mujer grito ‘que me follen’ en mitad de una contracción y el marido dijo de inmediato: ‘Así es como nos metimos en este lío'.
Cuando nací, mi padre no sabía que los bebés suelen nacer boca abajo [sic] y cuando estaba saliendo gritó: ‘¡Oh Dios mío, no tiene cara!'
Soy enfermera y una de las cosas más extrañas que he visto en un parto fue una mujer que decidió decirle en ese momento a su novio que no era el padre… La habitación entera se quedó en silencio y el novio se limitó a irse sin decir nada.
Una pareja joven. El padre y la madre tendrían en torno a 18, y era el primer hijo para ambos. La madre estaba empujando y el padre estaba cumpliendo ese incómodo papel de tratar de ser útil sin saber realmente cómo. En un momento dije: ‘Ok, ya podemos ver la cabeza’. El padre saltó de su silla, corrió al mostrador, se puso unos guantes de plástico y se colocó a tres metros de las piernas de la madre en posición de recibir una pelota de fútbol americano. Todos nos empezamos a reír y el estaba muy avergonzado de no saber que los niños no salían disparados como si fueran una pelota.

Esperamos que estas frases memorables escuchadas en la sala de partos os hagan sonreír y que nos comentéis vuestras propias frases (o de madres, hermanas...) que fueron sorprendentes.

Vía | El Confidencial
Sitio Oficial | AskReddit
Foto | Thinkstock
En Bebés y más | ¿Con qué compararías el dolor del parto?, Parto: dilatación y expulsión en una misma sala, Hasta 16 personas ven a la mujer durante el parto en el hospital (pero esta se siente sola)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir